Un cronomegáfono, antecesor del cine parlante, vendido en más de 21 mdp

Su comprador original, Charles Proust, tenía la ambición de hacer fortuna con el artefacto realizando giras por México
El cronomegáfono, repartido en cuatro maletas con un peso total de unos 450 kilogramos
El cronomegáfono, repartido en cuatro maletas con un peso to  El cronomegáfono, repartido en cuatro maletas con un peso total de unos 450 kilogramos
(Reuters) -

Un modelo raro del ancestro del cine parlante, el cronomegáfono, inventado por Léon Gaumont en 1902, fue vendido este domingo por 1 millón 240,000 euros (unos 21 millones 648,664 pesos) en una subasta en Tours, Francia, a un representante de la sociedad Gaumont, según el responsable del remate.

"Es una locura, es el récord mundial, en todas las categorías, de un aparato de cine", comentó Aymeric Rouillac, tras la venta realizada en el castillo de Artigny, cerca de Tours.

Lee: El diamante "perfecto" de 100.2 quilates es subastado por 22.1 mdd

Este aparato es "el único que queda íntegramente conservado y con todos sus accesorios: las maletas y su contenido, carteles y 14 fonoescenas, siete de ellas con discos, y una decena de películas mudas", explicó antes de la venta.

Comprado a comienzos de 1912 por 2 millones de euros actuales (34 millones 917,200 pesos), el cronomegáfono estaba tasado en un millón de euros (17 millones 458,600 pesos).

Repartido en cuatro maletas con un peso total de unos 450 kilogramos, el ingenio se encontraba hasta ahora en posesión de la familia de su comprador original de Tours, Charles Proust.

Éste tenía la ambición en la época de hacer fortuna realizando giras por ciudades de México para mostrar sus "fotoescenas". Este modelo funciona con corriente continua de 70, 110 o 220 voltios.

El sonido, registrado en un fonógrafo y amplificado gracias a una bomba de aire, está sincronizado con la imagen de la película por un aparato bautizado "director de orquesta".

Sólo se fabricaron en Francia medio centenar de cronomegáfonos, que fueron exportados inmediatamente a Europa, Canadá, Estados Unidos, México, India, Australia y Japón, según el inventor francés Léon Gaumont.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Charles Proust realizó su sueño en México con este cronomegáfono hasta que puso fin a su aventura a causa de la Revolución mexicana. El equipo del primer cine parlante en América Latina partió el 30 de setiembre hacia Cuba y luego a Costa Rica el 7 de marzo de 1913.

Este cronomegáfono fue llevado de regreso a Francia donde quedó guardado en sus cajas hasta su reciente venta, más de un siglo después de sus aventuras latinoamericanas.

Ahora ve
“Salí con ayuda de venezolanos”, narra desde Brasil la exfiscal Luisa Ortega
No te pierdas
×