Automotrices, consentidas de México

Este sector del ranking 'Las 500' ha invertido más de 14,000 mdd en el país de 2007 a 2012.

México, ‘la meca’ del auto

1
En 2011, las armadoras mexicanas exportaron poco más de 2 millones de vehículos, lo que generó casi un cuarto de las ventas que México hizo al exterior en 2011. (Foto: CNNMoney.com)
general motors  (Foto: CNNMoney.com)

El Parque Tecnoindustrial de Castro del Rio, en Guanajuato, se ha convertido en ‘la meca' del sector automotriz en México. La concentración de varios fabricantes automotrices en un solo lugar ha reducido las divisas que pagan las armadoras instaladas en México para importar autopartes, asegura José Luis Valls, directivo de Nissan Mexicana.

De hecho, las armadoras instaladas aquí cada vez incluyen más autopartes mexicanas en sus unidades. El Beetle que Volkswagen fabrica para todo el mundo en su planta de Puebla contiene 60% de autopartes fabricadas en el país.

General Motors, por ejemplo, compró para sus operaciones mundiales el equivalente a 11,000 millones de dólares (mdd) de autopartistas instalados en México y Ford adquirió 8,000 mdd, aunque para 2015 espera comprar 10,000 mdd.

En 2011, las armadoras exportaron más de 2 millones de autos (casi 86% de su producción total), lo que generó casi un cuarto de las ventas que México hizo al exterior ese año.

Esa vocación exportadora ha convertido México en un trampolín comercial estratégico para muchas armadoras, afirma Mauricio Kuri, director de Relaciones Públicas y Gubernamentales de General Motors de México.

Los tratados comerciales que México tiene con más de 40 países le permite atender mercados emergentes como Latinoamérica, que en la última década han aumentado su capacidad de compra, incluyendo la compra de automóviles, dice Guido Vildozo, director asociado de Global Insight.

Nissan, por su lado, atiende parte del mercado latinoamericano desde México. "El país es clave para el crecimiento de Nissan en la región", señala Valls.

También Mazda eligió invertir en México por las facilidades que el país le ofrece para atender otros mercados. En la nueva planta de Salamanca, contará con una capacidad de producción anual de 140,000 unidades cuando opere al 100% y prevé ensamblar 30,000 vehículos para abastecer el mercado local pero, sobre todo, al resto de América Latina, explica Leopoldo Orellana, presidente de Mazda Motor en México.

El lado vulnerable del sector

2
El índice para Estados Unidos mostró que la actividad manufacturera se contrajo nuevamente en julio. (Foto: Duilio Rodríguez)
fabricas automotor  (Foto: Duilio Rodríguez)

Aunque gran parte de la producción automotriz mexicana se destina al exterior, con la decisión de Brasil de limitar las exportaciones de autos fabricados en México se evidenció la vulnerabilidad que existe en el país. En marzo de 2012, luego de tres meses de negociaciones bilaterales, Brasil anunció su decisión de modificar el Acuerdo de Complementación Estratégica (ACE) 55 con México.

El resultado fue que el gobierno mexicano y la industria automotriz  aceptaran la decisión brasileña de imponer cuotas de exportación de 1,450 millones de dólares (mdd) en 2012 (40% menor a lo logrado en 2011), 1,560 mdd en 2013 y 1,640 mdd en 2014, con la promesa de eliminar todas las cuotas en 2015.

Las cuotas significan que las armadoras venderán este año a Brasil 50,000 unidades menos que en 2011. Pero la consultora Global Insight estima que se dejará de exportar poco más de 100,000 autos, porque esperaba que en 2012 se llegara a unos 200,000.

Pocos directivos del sector se atreven a asegurar que la decisión de Brasil no inhibirá futuras inversiones de armadoras que quizá veían a México como un trampolín para exportar a Sudamérica.

Mauricio Kuri, de director de relaciones públicas de General Motors, afirma que las marcas con mayor dominio en el mercado brasileño serán las más golpeadas. De enero a abril 2012, Nissan aportó 45% de las 66,000 unidades enviadas a Brasil, seguida por Ford, con 16%, y Chrysler, con 15%.

Lo sucedido con Brasil hace mucho más urgente la diversificación del mercado de exportación de la industria automotriz en México. En 2011, 71% de las exportaciones automotrices del país terminaron en Norteamérica, 14% fue para Sudamérica y 10.2%, a Europa según la AMIA.

Esa falta de diversidad podría romper con la buena racha del sector, sobre todo porque el mercado interno depende del ritmo de la economía de EU, explica Manuel Molano, director general del IMCO.

Sin embargo, Global Insight cree que la producción de autos en el país aumentará en 2013 y 2014, cuando entren las inversiones anunciadas por Ford, Honda, Mazda y Nissan, que harán que México alcance 3.3 millones de unidades hacia 2015 (32% más que los vehículos producidos el año pasado).

El ‘gran motor’ de México

3
Alemania, la primera economía de Europa, registró la décima contracción consecutiva de su sector manufacturero. (Foto: )
fabricas automotor  (Foto: )

En 2011, la industria automotriz de México vivió uno de sus mejores años al alcanzar una producción total por encima de los 2.5 millones de unidades. Este año, cinco armadoras están entre las primeras 20 empresas del ranking de ‘Las 500 empresas más importantes de México' de la revista Expansión. "México se posiciona como el principal jugador de Latinoamérica, el octavo país manufacturero y el quinto exportador (del mundo)", comenta Gabriel López, presidente y director general de Ford Motor Company México.

Desde que Ford decidió en 1930 construir su primera planta en la Ciudad de México para fabricar su modelo T, cada vez más compañías automotrices, como General Motors, Chrysler, Nissan y Volkswagen, decidieron establecerse en el país. Hoy, 16 de las 19 principales marcas del mundo se han instalado en México.

En los últimos cinco años, las armadoras han invertido 14,000 millones de dólares (mdd) en México, lo que significa 12% de la inversión extranjera directa que se captó en ese mismo periodo.

La presencia de grandes armadoras le ha permitido a los trabajadores mexicanos adoptar mejores prácticas, según Manuel Molano, director general adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Estas cualidades han hecho de México un referente en cuanto a calidad en producción automotriz. Tres plantas en el país -Ford en Hermosillo, General Motors en Silao y Nissan en Aguascalientes- son consideradas por sus casas matrices como las mejores en términos de calidad a nivel mundial.

También, gran parte del éxito del sector en el país se debe al surgimiento de empresas que logran producir autopartes de calidad y a precios muy competitivos para las grandes armadoras, asegura Óscar Albín, presidente ejecutivo de la Industria Nacional de Autopartes (INA).

Las armadoras instaladas en México pagan 20% menos por autopartes en comparación con otras regiones de Norteamérica, de acuerdo con un análisis de la consultora KPMG publicado en 2010.

Actualmente ya son más de 1,100 empresas que proveen al sector automotriz, de las cuales 300 venden sus productos directamente a las plantas armadoras.

Sin embargo, aunque el país se ha convertido en un lugar estratégico para la industria automotriz, el límite que impuso Brasil a las importaciones de autos desde México podría limitar el rendimiento de varias marcas en los próximos años.