Emprendedores 2013, amantes del riesgo

Trabajar para otra empresa siempre es seguro pero no satisfactorio, coinciden los 20 finalistas; algunos aseguran que es difícil innovar al interior de un corporativo con reglas ya establecidas.
riesgo  (Foto: Getty)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Para los 20 finalistas de la edición de Emprendedores 2013 de la revista Expansión y CNNExpansión, tener un empleo y salario seguros no siempre es gratificante. Por ello, decidieron correr el riesgo de abandonar sus puestos en otras empresas para perseguir lo que realmente les apasiona, crear su propio negocio y ver su sueño hecho realidad.

"Mucha gente que busca emprender es porque quiere ver sus sueños realizados en un proyecto que ellos crearon, con el que ellos soñaron", dice Gerardo Obregón, fundador de Prestadero, proyecto finalista en la categoría Menos de 3 años.

En algunos de los participantes, la necesidad de emprender surge de los valores familiares y cultura con los que crecieron. Otros, siempre han sentido que su vocación no es la de ser empleado o trabajar en el sueño de un tercero. 

"Nunca he tenido una razón para trabajar para alguien", dice May Alba, finalista en la categoría Menos de 3 años con su proyecto de distribución de condones a domicilio Rubberit, una iniciativa que nace de su inquietud por los embarazos no deseados en adolescentes.

"Mi papá corrió coches durante 30 años, siempre fue ganador y creo que nos metió la semilla de buscar algo propio, de hacer algo nuevo", explica Guillermo Echeverría, quien junto con su hermano Iker y Alberto Chapa lanzarán Vuhl 05, el primer vehículo de ETXE Diseño, empresa participante en la categoría Más de 3 años.

Desde 2004 la revista Expansión ha realizado la edición Emprendedores del Año. Sin embargo, a partir de 2012 la publicación y el sitio CNNExpansión se unieron para lanzar el proceso en conjunto; ahora con 20 finalistas divididos en dos categorías: Menos de 3 años y Más de 3 años.

La edición 2013 se prolonga de mayo a septiembre, periodo durante el cual los 20 finalistas acuden a una serie de mentorías gratuitas en preparación a su evaluación final ante un panel de jueces, quienes decidirán al ganador de cada grupo.

Cuando el ímpetu innovador es frenado

La mayoría de los finalistas de Emprendedores 2013 coincide en que innovar dentro de un corporativo con reglas ya establecidas, es una tarea difícil.

"Sí, sí es más seguro trabajar para otra empresa, pero tanto Arturo (Barragán) como yo tenemos ese ímpetu de salir de tu círculo de confort y atreverte a más", dice Argenis Gómez, de la empresa BioSoluciones de Menos de 3 años.

Isaac Farca y Ricardo Arriaga, de Ironbit siempre quisieron "hacer las cosas diferentes, de manera distinta, de una manera positiva", así como tener un equipo de trabajo de acuerdo a su filosofía y sus ideales.

En la opinión de Carlos Iglesias, fundador de Tecnologías Netemedical, las personas que idean algo novedoso tienen pocas oportunidades de desarrollar su proyecto en una empresa.

La satisfacción de crear empleos ¿Cómo puedes impactar a millones de personas? Fue la pregunta que Diego Solórzano y Jimena Pardo quisieron responder un día en el aula de clases.

La respuesta fue Carrot, empresa de Menos de 3 años, que con su esquema de renta de autos busca ser una opción viable al problema del tránsito y la contaminación de la Ciudad de México.

José de Jesús González, emprendedor de Más de 3 años con su proyecto Barared, indica que siempre tuvo la inquietud de aportar a México y crear una compañía que facilitara transacciones bancarias a los segmentos D y E de la población mexicana.

Los 20 finalistas sienten una gran satisfacción por haber creado no sólo un negocio novedoso sino puestos de trabajo.

"(Ondore) ya no sólo es mi sueño; he logrado que muchas otras personas sientan esta compañía como suya y que realmente formemos un gran equipo", dice Fernando Luege al referirse a su firma, que implementa tecnología para la comprensión de datos.

Por su parte, José Luis Llamosas y Roberto Galindo, en la categoría Menos de 3 años, se dicen satisfechos por crear empleos y ver familias que viven a través de lo que ha logrado Digisign, y no sólo con sus internos, sino con los clientes que viven una experiencia nueva con sus productos.

A los mexicanos les falta atreverse

Luis Armando Bravo, de Probionics, categoría Más de 3 años, señala que en México falta una cultura de emprendimiento.

"Si nosotros como país queremos cambiar la realidad, debe existir un grupo de personas que se sume a otro grupo de líderes que se atreva a hacer las cosas diferente, es decir, estar a la caza de las millones de necesidades que hay a nivel sociedad", dice.

El finalista, cuya empresa se dedica al desarrollo de prótesis biónicas, insiste en que si se logra crear una cultura de emprendimiento, habrá personas que se atrevan cada vez más a hacer cosas diferentes que favorezcan a la sociedad.

Guillermo Farías y Vidal Cantú, de Veramiko, piensan que su red social empresarial, inTeam, puede generar un impacto y aumentar la competitividad de las empresas.

Si "uno se encapsula en una empresa, realmente dejaríamos pasar muchísimas oportunidades que podemos resolver nosotros con tecnología, que en este caso es lo que nos apasiona", dice Farías.

Ahora ve
Con López Obrador, tres precandidatos ya están en el ring electoral hacia 2018
No te pierdas
×