Followers: ¿de tu empresa o tu empleado?

Tener seguidores en cuentas corporativas de redes sociales no garantiza que sean de la empresa; la falta de regulaciones en este tema está causando disputas legales, explican académicos.
redes sociales  (Foto: Getty)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Si un empleado que usa una red social corporativa deja de laborar en la empresa: ¿puede llevarse su cuenta de Twitter o Facebook, o a sus seguidores con él? ¿Bajo qué circunstancias puede una empresa declarar que los seguidores y amigos son sus clientes y no del individuo?

Hasta ahora, éstos y otros cuestionamientos carecen de respuesta, ya que no existe casi ninguna regulación legal sobre el uso de las redes sociales corporativas, a menos que una empresa cuente con una política que determine a sus trabajadores cómo usar estos medios, de acuerdo con un artículo de Knowledge@Wharton, el boletín de la escuela de negocios Wharton.

Ante esta falta de reglamentos, las organizaciones deben establecer acuerdos con sus empleados desde el momento de la contratación, o bien, acudir a su departamento legal antes de abrir cuentas en redes sociales; cita el texto publicado en la edición trimestral CEO de la revista Expansión, correspondiente a agosto 2013. 

En 2010, el sitio de tecnología PhoneDog protagonizó una famosa disputa legal que tuvo con su ex editor y bloguero Noah Kravitz, quien al renunciar cambió el nombre de la cuenta de Twitter @PhoneDog_Noah por @noahkravitz, llevándose con él a los 7,000 seguidores que había ganado con su antiguo título.

Esto derivó en una demanda en la que el sitio de internet alegaba que dichos 'followers' eran de la empresa y no de su ex empleado. El caso abrió un debate sobre el uso que se le da a una red social corporativa.

Janice Bellace, profesora de Estudios Legales y Ética Empresarial de Wharton School de la Universidad de Pennsylvania, lo explica con analogías legales de casos anteriores a los relacionados con medios sociales.

"Si un empleado se fuga con un archivero con listas de clientes, claramente está robando. Pero, ¿si escribe los nombres de los clientes en un cuaderno por años y se lo lleva con él? Podría conservar el cuaderno, a menos que la empresa tenga una política específica al respecto", señala Bellace.

La académica indica que sin una política clara, las empresas no pueden obligar a los empleados a desistir del uso de una cuenta de Twitter o Facebook que incluya un nombre corporativo.

"Las condiciones para el uso de Twitter y de Facebook son para cuentas individuales, no por entidades corporativas", agrega. 

Entonces, ¿a quién le pertenecen los seguidores?

Kevin Werbach, profesor de Estudios Legales y Ética de Negocios de Wharton, dice que nadie es dueño de sus seguidores en términos de propiedad. De acuerdo con el experto, son ellos quienes eligen registrarse y seguir publicaciones. Esto, por la manera en la que funciona Twitter.

Sin embargo, en el caso de un periodista famoso el panorama es diferente, puesto que los seguidores van tras una personalidad consolidada que solamente cambia de empleo. Pero para estas situaciones, sí existen acuerdos laborales entre la persona y la firma.

"Twitter sigue siendo relativamente nuevo. En cinco años, cuando sea común para las personas llevarse a un nuevo empleo una presencia de Twitter existente, resultará más difícil que una empresa pueda reclamar que los seguidores de esa cuenta, durante el periodo de trabajo de un empleado, son propiedad de la firma", dice Kendall WhiteHouse, editor de tecnología y medios de Knowledge@Wharton.

Andrea Matwyshyn, también académica de Wharton, menciona que hace falta establecer con anticipación las prácticas de los medios sociales permitidas en el lugar de trabajo entre el empleado y la empresa. 

"La falta de precedentes legales implica que las disputas sobre los medios sociales, como la de PhoneDog sean un tema de condiciones de contratación", agrega Matwyshyn.

¿Cómo evitar que tu empresa pierda seguidores?

Genera políticas para las prácticas en medios sociales, por escrito y anticipadamente. Si no las tienes, es un buen momento para establecerlas.
Prohíbe el uso del nombre de un empleado y de tu empresa al mismo tiempo, al crear una cuenta en cualquier red
Crea las cuentas y contraseñas de éstas personalmente, y entrégaselas a quien las manejará, especificando que son de la empresa.
Agrega una cláusula de propiedad de información y contenido en los contratos de los empleados que lleven tus cuentas de redes sociales. 
Establece límites sobre el manejo del nombre de tu empresa en cualquier red social, sin importar si la cuenta es personal o empresarial. 
Ahora ve
Esta aplicación te permitirá detectar daños cerebrales desde tu smartphone
No te pierdas
×