Elena Gallego: reina de la manufactura

Preside 30 empresas con más de 6,500 empleados y es una de ‘Las 50 mujeres más poderosas’; dice que la capacitación es fundamental para la igualdad de género al interior de las empresas.
Maria Elena Gallego  La ejecutiva entró a Sonitronies-Collectron en 1982 como asistente administrativo.  (Foto: Duilio Rodríguez)
Mildred Ramo y Hugo Domínguez

Desde que María Elena Gallego de Rigoli llegó a Sonitronies ha logrado cerrar 180 acuerdos para que distintas maquiladoras inviertan y operen en Sonora. Eso y ser presidenta y directora en un sector predominantemente masculino, le han valido a la ejecutiva ser parte del ranking 2013 'Las 50 mujeres más poderosas' de México de la revista Expansión.

La directora ocupa el lugar 25, tras haber estado ausente en 2012.

Sonitronies pertenece a Collectron International Management, grupo dedicado a atraer y operar inversiones en la industria maquiladora. La firma que lidera Gallego de Rigoli canaliza el capital productivo y la tecnología de las compañías internacionales: hace el plan de negocios, crea los puestos de trabajo, gestiona los trámites y administra todos los recursos.

Sonitronies atrajo a 250 maquiladoras extranjeras a Sonora que crearon 425,000 empleos. María Elena ha cerrado 180 de esas inversiones.

Entre sus clientes de Sonitronies están Energizer Holding, empresa de baterías y cuidado personal, que tiene una planta de su división de Personal Care en Ciudad Obregón, Sonora, con 1,200 empleados.

Con base en el promedio de sus ventas anuales, Sonitronies-Collectron por sí misma aporta aproximadamente 1.4% del Producto Interno Bruto (PIB) de Sonora y cerca de 7% de su PIB manufacturero, según cálculos de la revista Manufactura.

De las 30 empresas que hoy conforman el conglomerado, la mitad está en la industria aeroespacial y el resto, en equipo médico, tecnologías de la información y autopartes.

Temple de mujer

María Elena 'Meg' Rigoli, como aparece su nombre en su tarjeta de presentación, trabaja y vive en dos Nogales: el de Sonora y el de Arizona.

La ejecutiva vivió desafíos, dice, entre ellos tratar de cambiar la percepción de seguridad que tiene México y sus fronteras, además de ver a la maquila como una industria que tiene mano de obra calificada. 

"(Antes) había que esforzarse en atraer inversiones", dice. "Hoy tenemos todo para lograrlo: estadísticas favorecedoras y mano de obra calificada".

Le preocupa que la reforma fiscal haga de México un destino caro de inversión y el país pierda competitividad.

La Secretaría de Hacienda analiza la viabilidad de mantener, reducir o quitar beneficios fiscales a maquiladoras que operan en el país. "El tema presenta incertidumbre", añade. "Si no es equitativo o parejo con otros países, va a ahuyentar las inversiones".

Hasta ahora se ha dedicado a promover entre su clientela a Sonora como destino de inversión, pero sus planes son extender la fuerza de su empresa a todo el país.

A corto plazo aprovechará el crecimiento industrial de Guanajuato (496.8 mdd en Inversión Extranjera Directa, IED, en 2012, según la Secretaría de Economía) y de Querétaro (529.9 mdd en IED).

Roberto Moreno, gerente general de Collectron y una de las personas más cercanas a la ejecutiva, dice que a ella "no le da pena decir las cosas abiertamente".

Una ejecutiva con responsabilidad social

Cuando una planta se instala en una ciudad, existen importantes beneficios, pero también riesgos ambientales y sociales. Gallego de Rigoli tiene la misión de hacer que las comunidades en donde opera su empresa "se sientan orgullosas de tener a la compañía"

Por eso, creó en la empresa un área de medio ambiente y lanzó un proyecto para que los niños de primaria de Sonora tengan mayor conciencia ambiental.

Cuando se reúne con el gobernador sabe poner sobre la mesa las necesidades de los maquiladores de todos los municipios donde opera la empresa.

"No, no creo que sea una desventaja para ella ser mujer. Al contrario, como que le da más fuerza", dice Susana Gaxiola, gerente de Marketing de la empresa.

Sus dos colaboradores más cercanos no saben, entonces, que sí le resultó difícil desenvolverse en ese ambiente masculino. "Al principio de mi negocio sí me sentí en desventaja", comenta la ejecutiva. "Pero ahora ya no les sigo la corriente, aunque tampoco me intimida el desafío".

Hechos y no discursos

Ésas son todas las palabras que dedicará al asunto de la desigualdad, pues no le gusta manejarse desde ese discurso. Ella elige a sus colaboradores "por su capacidad", dice, "no por su sexo".  Por eso es que en sus negocios cada día hay más mujeres. En el corporativo, por ejemplo, representan más de la mitad de las plazas existentes.

"Para abrir oportunidades igualitarias, el tema fundamental es la capacitación", comenta. De hecho, participa activamente con programas de vinculación con la Universidad Tecnológica de Nogales.

La ejecutiva, de 53 años de edad, tuvo su primer trabajo como aprendiz de agente de bienes raíces a los 17 años. Seis años después, tenía sus primeras propiedades, que compró, remodeló y puso en venta.

Administradora de empresas, en 1982 se acercó a Sonitronies-Collectron como asistente administrativo. Luego, fue promovida a la gerencia de prácticamente todos los departamentos de la empresa: medio ambiente, ingeniería de procesos y desarrollo organizacional.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En 1994, fue nombrada presidenta y directora general del grupo.

(EN LA FOTO: Vestido: Max Mara; Coordinadora de Moda: Yulene Galera) 

Ahora ve
Colombia captura a Juan Carlos Mesa, uno de los narcotraficantes más buscados
No te pierdas
×