Sonríe, estás en el Big Brother digital

Las empresas emplean análisis de Big Data para saben quién eres, a dónde vas y tomar decisiones.

De tus correos a tus transacciones

1
Con la lupa en México  La Organización de Gobierno Abierto diseñará una política para responder a casos de países que cometan espionaje.  (Foto: Getty)

Tus correos electrónicos, tus compras en el súper mercado, la encuesta que respondes por teléfono, entre otras transacciones en línea, forman parte de una gran base de datos que las empresas utilizan para pronosticar el comportamiento del mercado y así tomar mejores decisiones.

Las bases de datos masivas, lo que en inglés se denomina Big Data, exigen una inversión grande en tecnología y capital humano, pero la recompensa es generosa.

"Los sistemas de análisis de datos permiten tener un conocimiento privilegiado de las tendencias que hay detrás del desempeño de la empresa", dice Lino Espinosa, gerente del área de Análisis de Datos de la consultora Accenture en México.

Por ello, cada vez más compañías se interesan por este tipo de servicios. "De acuerdo con un estudio que hicimos recientemente, 69% de las 600 empresas internacionales que entrevistamos usan algún tipo de herramienta de análisis de información para la toma de decisiones", dice Espinosa.

Según este especialista, estas soluciones permiten crear estrategias que economizan recursos y mejoran el desempeño de las empresas.

Pero el Big Data no sólo permite conocer lo que está pasando en una empresa, sino lo que pasará. Así, las compañías pueden anticiparse a las tendencias del mercado e ir un paso por delante de la competencia, dice Ricardo Balmaceda, de SIS Organización.

"Este concepto ya existía desde la década de 1990, con nombres como datawarehousing o inteligencia de negocios", agrega Balmaceda. Pero la idea de usar la información obtenida en los procesos de negocios de una empresa para planear nuevas estrategias y anticipar tendencias del mercado se comenzó a extender la década pasada, con la popularización de sistemas con grandes bases de datos como Google, Amazon y Netflix, dice este experto.

Las empresas mexicanas aún están descubriendo el análisis de datos. De momento, sólo sectores muy específicos como gran comercio, finanzas y telecomunicaciones han mostrado interés en este tipo de soluciones, dice Espinosa.

Big Data, el nuevo nombre del juego

2
dispositivos  Las empresas que analizan la información la obtienen desde cualquier dispositivo y almacenan los datos en la 'nube'. /  (Foto: Getty)

El cofundador y director general de Descifra, Roberto Wong, cataloga información. Desde los resultados del último censo poblacional hasta la densidad de tiendas por kilómetro cuadrado en cualquier rincón del país. Su empresa se dedica a proporcionar análisis de mercados para pequeñas y medianas empresas. Es un nuevo sector que transformará la forma de operar de las compañías.

Descifra, que empezó a trabajar a inicios de este año, pertenece a una generación de nuevas empresas dedicadas al análisis de bases de datos masivas. "No existe una definición oficial, pero podemos hablar de bases con miles o millones de registros", dice Ricardo Balmaceda, director general de SIS Organización, una empresa dedicada al análisis de datos.

"Antiguamente, la caja registradora era la única fuente de información de una empresa", añade Beatriz Rumbos, directora de la división académica de Actuaría, Estadística y Matemáticas del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), que desde el año pasado imparte una Maestría en Ciencias de Datos.

"Sin embargo, en la última década, con la digitalización de procesos en la cadena de valor de la empresa, las fuentes de datos se han multiplicado: los sistemas de gestión corporativa, logística, control de calidad, almacenamiento, ventas, distribución de productos y servicios de atención al cliente proveen información que se puede almacenar y analizar".

Por ejemplo, Descifra ofrece datos a las empresas que quieren abrir un local en una zona determinada. Por 6,000 pesos, esta compañía entrega un reporte en forma de mapa con información como la densidad poblacional y el nivel socioeconómico del sitio donde el emprendedor quiere colocar su negocio.

Aunque las fuentes de información se han multiplicado, el problema es organizar e interpretar todos los datos que se reciben.

El primero de estos retos, clasificar la información, es un desafío por los grandes recursos que requiere. "Sin embargo, estos costos han disminuido con la aparición de programas de almacenamiento y análisis bajo el paradigma de desarrollo denominado software libre, y que no tienen costo por descarga", dice Beatriz Rumbos, del ITAM.

No basta con la tecnología. Para interpretar la información, las empresas necesitan talento. "Para nuestro proyecto de integración y análisis de bases de datos, estamos trabajando con un equipo de más 200 personas", dice Javier Salgado, director general adjunto de Planeación y Finanzas de Grupo Financiero Banorte, que desde marzo inició un programa para unificar sus bases de datos y analizar la información acumulada.

Roberto Wong es optimista. "El reto es que todas las empresas conozcan su potencial", dice. "Incluso una cafetería puede saber si es bueno crear un menú infantil o si debe cambiar de ubicación".