TLCAN: un pacto que dejó de cuestionarse

Los beneficios son innegables, incluso para los políticos, dice su principal negociador Jaime Serra; México debe elevar productividad e infraestructura para ser la plataforma exportadora de la región.
tlc  (Foto: Getty)
Norma Jiménez

Aunque el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre Canadá, Estados Unidos y México entró en vigor hace 20 años, fue apenas en 2012 cuando sus beneficios dejaron de cuestionarse públicamente.

En las pasadas campañas presidenciales en Estados Unidos y México, los candidatos evitaron hablar de cancelar o renegociar el TLCAN.

"Esto habla de que sus beneficios ya son innegables, incluso para los políticos", dice Jaime Serra, ex secretario de Comercio y Fomento Industrial durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari y principal negociador mexicano del tratado.

Desde que entró en vigor el acuerdo comercial en 1994, el comercio entre Canadá, Estados Unidos y México se triplicó.

"Los países del TLCAN intercambian bienes con un valor aproximado de 3,200 millones de dólares (mdd) diarios, esto es 130 mdd por hora", dice Juan Gallardo Thurlow, presidente de Cultiba, la principal embotelladora de agua en México.

El PIB combinado de los tres países pasó de 8 billones de dólares en 1993 a más de 20 billones en 2012, asegura Gallardo Thurlow, en un artículo publicado en la revista Expansión en su edición del 8 de noviembre de 2013.

El TLCAN enfocó a México -el primer país de América Latina en firmar un acuerdo comercial con Estados Unidos- hacia las exportaciones. Hoy, el país exporta siete veces más que en 1993.

"Hace 30 años, México era petróleo y no había nada más", dice Claudio Loser, fundador de la consultora Centennial Group Latin America y quien supervisó la labor del Fondo Monetario Internacional en 34 países de América Latina, incluyendo México, de 1994 a 2002.

Esta vocación exportadora obligó a empresas canadienses y estadounidenses a invertir en México. Desde que entró en vigor el TLCAN y hasta 2012, el país -según el Consejo Mexicano de Hombres de Negocios (CMHN)- recibió 200,000 mdd de inversión de Canadá y Estados Unidos.

"El TLCAN es la reforma más importante en la historia reciente de México", dice Carlos Elizondo, ex embajador de México ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Sin embargo, el acuerdo comercial es sólo una herramienta más para impulsar el crecimiento económico de México.

El siguiente paso: mejorar infraestructura y productividad

Si México quiere convertirse en la plataforma exportadora de toda Norteamérica, México debe incrementar su productividad, dice Luis de la Calle, consultor de inversiones. También debe construir los aeropuertos, caminos, líneas ferroviarias y puertos necesarios para agilizar la exportación de productos. Además, debe esforzarse por incluir cada vez más insumos nacionales en las exportaciones.

Por último, debe aprovechar la revolución energética en Estados Unidos impulsada por el gas shale.

Ahora que los políticos de los tres países dejaron de cuestionar públicamente los beneficios del acuerdo comercial, Serra cree que es momento de fortalecer la integración comercial entre Canadá, Estados Unidos y México.

"Se debe establecer una nueva arquitectura de este acuerdo comercial para que se convierta en un solo bloque comercial integrado por los tres países", opina De la Calle.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Para lograrlo, los mexicanos deben aceptar que su bienestar económico está ligado a Norteamérica.

"Es sorprendente que hayamos firmado un tratado y 20 años después todavía no tengamos un sistema educativo que permita que los estudiantes de escuelas públicas aprendan inglés", dice De la Calle.

Ahora ve
El papel que juega Corea del Sur en la histeria actual por el bitcoin
No te pierdas
×