Antes de innovar, piénsalo dos veces

Crea un nuevo producto o mejora el que ya tienes, pero debe satisfacer la necesidad del cliente.

¿Qué es mejor: innovar o mejorar?

1
La innovación es un campo fértil para los emprendedores, sin embargo, Bendis considera que las nuevas empresas deben crear productos funcionales. (Foto: Getty Images)
Idea  (Foto: Getty, )

Si eres emprendedor y has creado un productor innovador con el cual crees que tendrás éxito, detente un momento y analiza: ¿tu producto realmente satisface una necesidad del consumidor? ¿estás seguro de que en el mercado no hay algo que ya esté satisfacinedo esa necesidad? Ésa es la recomendación de Richard Bendis, CEO de Innovation America, para evitar un fracaso.

Durante un viaje de negocios, se enteró de la existencia de un nuevo producto: un bolígrafo con cámara fotográfica y de video integrada, muy similar a los gadgets que utilizan los espías en las películas de acción. El CEO de Innovation America, una organización dedicada a acelerar el crecimiento del emprendedurismo y de la innovación en Estados Unidos se preguntó: "¿Quién necesita esto?" La respuesta fue: nadie, pero es un buen ejemplo de que en una era en la que parece que ya se inventó todo, cada día surgen nuevos productos.

La innovación es un campo fértil para los emprendedores, sin embargo, Bendis considera que las nuevas empresas aún enfrentan el desafío de que sus nuevos productos tenga éxito en el mercado.

Y lograr ese objetivo "significa que tienes que hacer una investigación de mercado y un análisis de operatividad, realizando una búsqueda global", dice el ejecutivo. "También debes mirar en las oficinas de patentes, para ver si hay registros relacionados con tu idea", comenta en una entrevista para la edición CEO de la revista Expansión correspondiente a noviembre-diciembre de 2013.

¿Qué características debe reunir un producto para ser innovador?

Antes que nada, debe satisfacer una necesidad que no esté siendo satisfecha por el mercado. ¿Cómo determinas eso? Generalmente, los emprendedores detectan esas necesidades en personas cercanas a ellos, como amigos o familiares.

Por ejemplo, cuando la gente envejece, sus familiares requieren tecnologías médicas que les hagan más fácil el cuidado de sus padres o abuelos ancianos. Esto obliga a desarrollar aplicaciones electrónicas enfocadas en la salud que permitan, por ejemplo, conectar a un anciano con su doctor mediante un iPhone o una computadora.

Este tipo de aplicaciones están diseñadas alrededor de una necesidad y una manera de resolverla es mediante la tecnología actual.

¿Es innovador tomar un producto que ya existe y agregarle alguna nueva característica? ¿O debes crear un producto completamente nuevo?

Creo que hay necesidad de ambas. Mejorar lo que ya existe es, por lo general, la manera en la que progresamos. Mira lo que pasa con los teléfonos celulares. Si éstos satisficieran todas las necesidades, no habría por qué actualizarlos.

Hay mucha gente que no tiene teléfonos fijos y funciona con celulares únicamente, sin embargo, existía la necesidad de mejorar la comunicación que ya existe. Al mismo tiempo, a los desarrolladores se les ocurrió que podías escuchar música a través de un aparato que se usa como un teléfono móvil.

Consigue asesores para trabajar tu idea

2
Las influencias emocionales y psicológicas pueden impactar en las decisiones financieras de las personas. (Foto: Thinkstock.)
inversionista estresado  (Foto: Thinkstock.)

¿Qué pasa cuando no necesitamos el producto? ¿Cómo aseguramos que permanezca en el mercado?

Bueno, la clave es que si no lo necesitas, nadie lo va a comprar y va a salir del mercado. La manera de determinar si se necesita o no un producto es el mercado, porque éste va a dictar siempre si la innovación es necesaria o no.

Entonces, ¿cómo deciden los emprendedores qué producto introducir al mercado?

Una vez que el emprendedor ya analizó si su producto es necesario, se debe preguntar si es comercialmente relevante. Primero hay que determinar que existe una necesidad no satisfecha en el mercado, corroborar que es viable manufacturar el producto y averiguar si puede aportar alguna ganancia. Ése es el camino para saber si un producto puede volverse competitivo en el mercado.

También hay que dotar al producto de alguna cualidad que lo haga único, hasta que surja otra cosa que suponga una competencia. Entre más continúes innovando tu producto, y entre más lo diferencies de los otros, más aseguras su poder en el mercado. También está la calidad. Si la calidad de tu producto es baja, pierdes a tus clientes. O si la calidad de otros productos es mayor a la tuya, también los pierdes.

¿Es aconsejable contratar a consultores externos para el desarrollo de nuevas ideas y productos? ¿O es más conveniente entrenar a un equipo interno para crear ideas?

Puedes ser una persona de negocios exitosa que entiende el campo de energía verde, pero no eres un científico y necesitas encontrar a gente que te defina en ese campo. Por eso, lo que yo le aconsejo inmediatamente a todo emprendedor es que forme un comité de asesores que estén dispuestos a trabajar contigo en el desarrollo de una idea innovadora.

¿Qué opciones tienen los emprendedores para financiar sus proyectos de innovación?

Los emprendedores se enfrentan al reto de encontrar acceso al capital, ya que es difícil contar con inversionistas dispuestos a financiar ideas de alto riesgo en las etapas tempranas de una empresa.

En algunos países existen 'inversionistas ángeles': individuos adinerados que han sido exitosos en los negocios e invierten directamente en proyectos de emprendedores, los que, por lo general, representan un riesgo demasiado alto para el gobierno. En México, por ejemplo, tendríamos que educar a los inversionistas acerca de cómo la inversión estratégica en proyectos de emprendedurismo sería una buena inversión.

Afortunadamente, en México ya hay un departamento dedicado a las empresas nuevas que no existía antes, el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem). En Estados Unidos tenemos el Programa de Investigación para la Innovación en la Pequeña Empresa, creado por el gobierno federal para que las compañías pequeñas y medianas compitan por fondos del gobierno, y para ayudar al progreso de tecnologías que están todavía en una etapa de riesgo y que no cuentan con fondos de patrocinio.

Redes: mejores amigas del emprendedor

3
La inversión en comunicación de marca se se traduce en crecimientos entre 31.2 y 39.2% en ventas. (Foto: Archivo)
Publicidad  (Foto: Getty, )

Una vez que ya tienes el nuevo producto, ¿cuál es la mejor manera de difundirlo?

Un emprendedor no tiene acceso a todos los recursos que poseen General Motors o Coca-Cola para difundir sus innovaciones. El reto es lograr que su producto se convierta en algo viral. Las grandes compañías tratan de hacer lo mismo, pero tienen sistemas enormes de mercadotecnia para alcanzar ese objetivo.

Los emprendedores, en cambio, tienen que intentar hacer marketing viral tan efectivamente como puedan, y utilizan todas las herramientas que tienen a la mano para esparcir la noticia sobre el producto que están tratando de vender.

Asimismo, están las redes sociales, como LinkedIn, Facebook o Twitter, para ayudar a promover tu producto. Si tienes un presupuesto limitado, debes usar primero redes sociales hasta que puedas pagar medios tradicionales.

En Latinoamérica hace falta autopromoción, algo que sí existe en Estados Unidos. Es importante entender que si creas una marca, la marca eres tú, y no puedes esperar a que los demás te reconozcan si no te das a conocer.

¿Cómo sabes cuál es el tiempo adecuado para lanzar un producto al mercado?

Generalmente, es el mercado el que dice cuándo. Puedes esperar hasta que creas que es el momento perfecto, o dejar que el producto salga y ver en qué necesita afinarse, mientras recibes retroalimentación directa de los usuarios.

Sin embargo, existe un riesgo en tratar de llegar a la perfección. A veces la mejor manera de introducirlo es lanzarlo al mercado, dejar que el usuario lo utilice. Posteriormente encontrarás maneras de corregirlo.

Algunas personas son perfeccionistas y quieren tener todo a prueba de errores antes de lanzar sus innovaciones al mercado, pero si te esperas demasiado, corres el riesgo de que alguien más copie lo que estás haciendo y se te adelante. No hay una prescripción exacta.

¿Algunos ejemplos de emprendedores que han introducido nuevos productos?

El mejor innovador ha sido Steve Jobs. Mark Zuckerberg es tal vez el más grande emprendedor nuevo, ¿y qué fue lo que hizo? Probó su idea en el campus de su universidad, la idea se esparció hasta otros campus a lo largo de Estados Unidos y en el mundo, continuaron haciendo ajustes y mejorando Facebook de acuerdo con la retroalimentación que recibían de los usuarios.

También está Dean Kamen, el inventor del Segway, un aparato de dos ruedas con motor en el que te paras para moverte más rápido. El Segway fue originalmente inventado para tratar de mejorar la silla de ruedas, pero Kamen descubrió un uso alternativo. Ése es un buen ejemplo de renovación con innovación.