3 revoluciones que sacudirán a México

Innovaciones recientes en manufactura, tecnología y energía cambiarán al mundo, dice jefe del IMCO; México perderá competitividad frente al resto del mundo si no se adapta, agrega el experto.
juan pardinas  (Foto: Ana Blumenkron)
Gonzalo García
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Las más recientes innovaciones en manufactura, tecnologías de la información y energía, van a revolucionar la economía en el mundo y México debe adaptarse o perderá competitividad, asegura el director general del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), Juan Pardinas.

Ante la impresión 3D, el Big Data y la explotación de gas shale, “estamos a punto de vivir la siguiente Revolución Industrial”, dice.

Asegura que estas tecnologías tendrán un efecto disruptivo, que podría hacer desaparecer miles de empleos como sucedió en el siglo XX con la implementación del container, que dejó sin empleo a miles de estibadores en los puertos de todo el mundo.

“En efecto México se juega quedar del lado de los países que van a explotar las oportunidades de estas tecnologías, y no del lado de los países que van a enfrentar los grandes problemas de estas transformaciones radicales”, puntualiza para la revista Expansión.

"¿Cómo nos vamos a adaptar? La respuesta a esta pregunta puede determinar el futuro de la economía mexicana”, dice Pardinas. 

El nuevo orden energético

En una entrevista pubicada en octubre de 2013, antes de la aprobación de la reforma energética, explica que el gas shale es crucial para el crecimiento, ya que desde 2012 el principal obstáculo para le economía mexicana ha sido el desabastecimiento de gas a la industria, lo que ha generado desinversión e incertidumbre en amplios sectores que tienen temor de operar en el país si el abastecimiento no está garantizado.

La manufactura se vio muy afectada, comenta el director del IMCO. “Si tú eres productor de autopartes y tus clientes no reciben el insumo a tiempo porque tienes problemas de abastecimiento de gas, el cliente va a empezar a buscar otro proveedor”, explica.

El experto afirma que sin una reforma energética, México no tendría posibilidad de seguir participando en el sector energético, ya que esta iniciativa le permite al país “adaptarse al nuevo orden de las cosas”.

La reforma fue aprobada en diciembre de 2013, pero las leyes secundarias aún están en discusión. Legisladores del Congreso prevén que las 32 leyes secundarias del proyecto sean aprobadas antes del 30 de abril, día en que concluye el periodo ordinario de sesiones.

Pardinas indica que si México no se adapta con éxito al escenario energético global, las implicaciones no serían sólo para el 6 o 7% del PIB que depende de este sector, sino para el otro 93% que depende del sector servicios e industrial, que a la vez dependen del energético.

“La alternativa no es dejar los hidrocarburos en el subsuelo. Si el gas shale resulta una mala inversión para Pemex, hay que crear las condiciones para que las empresas privadas lo puedan hacer, con una buena regulación del gobierno para reducir y abatir los impactos ambientales”.

Pasan de noche

Juan Pardinas señala que la discusión energética va por buen camino, pero los temas de la transformación de la manufactura por la impresión 3D y el diseño de productos de última generación que implicará Big Data no figuran en el radar de los tomadores de decisiones.

Señala que la impresión 3D es una tecnología que está en su primera infancia, causará en el largo plazo una “transformación brutal” de la economía de manufacturas.

“Ahora sólo se están imprimiendo partes de productos, pero llegará un momento no muy lejano en el que se van a empezar a imprimir circuitos. El tablero madre con el que funcionan un teléfono inteligente o una computadora se van a poder imprimir”.

El director del IMCO ve necesario "un esfuerzo estratégico de imaginación" para entrever cuáles serán las nuevas tendencias globales para que México se adapte a ellas. "En un país con una vocación de manufactura relevante, donde millones de empleos dependen de este sector, esto es fundamental".

Acerca del Big Data, el experto comenta que hará que los objetos se comuniquen entre sí. "Es algo parecido a un 'internet de las cosas'", menciona. Asegura que este sistema va a transformar la manera en que se diseñan las siguientes generaciones de objetos.

“El tanque de gasolina de un automóvil se va a poder comunicar con la llanta para decirle cuál es el nivel de inflado más eficiente para ahorrar gasolina y se va a comunicar con el motor y encontrar cuál es la velocidad ideal para ahorrar combustible y qué peso ideal debe tener el diseño del auto”, explica.

Sin embargo, Pardinas considera que harán falta personas capacitadas para procesar las grandes bases de datos de manera inteligente y racional: “Ése será el gran reto”, y propone hacer un acuerdo desde el Congreso y reorientar el gasto público a un plan de emergencia de capital humano.

Ahora ve
Gracias a la inteligencia artificial, la NASA descubre sistema de ocho planetas
No te pierdas
×