Cinvestav crea maíz que resiste sequías

Elevaría en 13% el rendimiento de la producción y reduciría 14% los costos, dice la Cofemer; el gobierno aún no decide sobre la liberación comercial de productos genéticamente modificados.
MAIZ MODIFICADO  (Foto: Getty)
Ana Paula Hernández Alday

La sequía y el mal clima podrían dejar de ser un problema para los agricultores. El Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), un organismo público descentralizado dedicado a los estudios científicos, obtuvo el permiso para la siembra experimental de cuatro hectáreas de maíz genéticamente modificado, la variedad CIEA-9.

Su desarrollo biotecnológico es una semilla de maíz blanco criollo que resiste la sequía. Con ella, los agricultores podrían reducir 14% los costos de producción y crecer 13% en rendimiento por kilo de grano, dice la Comisión Federal de Mejora Regulatoria, en un artículo de la revista Expansión en su Edición Especial Innovación en México, del 11 de abril de 2014, con el que celebra su 45 aniversario.

En marzo de 2013, una helada azotó el sur de Sinaloa. Entonces, esta variedad probó su resistencia a los cambios climáticos. “Es un hecho, el maíz tolera el estrés ambiental”, dice Beatriz Xoconoxtle, investigadora del Departamento de Biotecnología y Bioingeniería del Cinvestav y líder del proyecto.

Técnicamente, la innovación consiste en cambiar dos de los 40,000 genes que contiene una planta para mejorar sus características, explica Reynaldo Ariel, secretario ejecutivo de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados.

“Este tipo de maíz cambiará la forma de cultivar y dará valor a toda la cadena productiva”, dice Alejandro Monteagudo, director general de AgroBIO México, asociación que integra a empresas desarrolladoras de biotecnología.

En 2013, a causa de la sequía, la producción de maíz de México cayó 600,000 toneladas en 18 estados, según datos de la Secretaría de Agricultura.

El Cinvestav espera la aprobación de la patente para poder comercializarla y todavía analiza un modelo de negocio sustentable.

Ante la polémica que suscitan los cultivos genéticamente modificados, por sus supuestas consecuencias para la salud, el gobierno lleva desde 2012 sin decidirse a pronunciarse a favor o en contra de las solicitudes de liberación comercial de este tipo de productos.

Ahora ve
Estados Unidos revoca el marco normativo de la “neutralidad” de internet
No te pierdas
×