¿Cuándo es el momento perfecto para vender una empresa?

Todo recae en los inversionistas, asegura Arseny Lepiavka, experto en compraventa de compañías; existen factores que no son determinantes a la hora de llevar a cabo una fusión o adquisición, dice.
compraventa  (Foto: iStock by Getty Images)
Carmen Murillo
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

¿Es posible saber cuándo es más conveniente vender una empresa? La realidad es que nunca puedes definirlo; sin embargo, más que el presente, a los inversionistas les interesa el futuro, dice el fundador de Zimma Corporate Finance, Arseny Lepiavka, una firma especializada en fusiones y adquisiciones.

“Los empresarios, tanto extranjeros como mexicanos, están acostumbrados a vivir en la incertidumbre. Cuando van a comprar una empresa no lo hacen pensando en los próximos cinco o 10 años, sino en los próximos 50”, asegura Lepiavka a la edición del 10 de abril de 2015 de la revista Expansión.

El ingeniero, que tiene más de tres décadas en el sector financiero y ha participado en el consejo de administración de empresas como FEMSA, Serfin y Nacional Financiera, opina que aunque vender una empresa en situaciones de crisis sociopolíticas implica más retos, ésta no pierde atractivo para los inversionistas.

“El mejor momento siempre es cuando una compañía es atractiva para los inversionistas, no cuando tiene problemas”, dice a la publicación cuya suscripción está disponible en el Kiosko Digital de Grupo Expansión.

Por eso, aunque el valor de una compañía sufre algunas alteraciones, no es un factor determinante para que un inversionista deje de considerar comprarla.

Zimma Corporate Finance también da asesoría en reestructuras de deuda y obtención de capital y deuda para empresas con ventas superiores a 15 millones de dólares anuales.

Vender en tiempos revueltos

¿Qué sucede cuando un país atraviesa situaciones de inestabilidad social, política o económica? ¿La empresa sigue siendo atractiva para los probables compradores?

A nivel internacional, todos sentimos que hoy es un momento un poco volátil, un poquito álgido, pero si te vas cinco años para atrás, estábamos peor. Siempre hay elementos de gran volatilidad.

Si tú hablas con cualquier grupo de empresarios, y están contemplando una inversión en México o en el extranjero, no les es tan relevante lo que ocurre en este momento en el entorno internacional, sino lo que pueda ocurrir en 10 años.

Y en cuanto al tema de seguridad nacional, ¿considera que puede mermar el interés de los inversionistas aunque haya condiciones económicas favorables?

Definitivamente, no es algo que ayude. Sin embargo, hace unos meses estaba en un desayuno con unas 10 personas, eran directivos de grandes empresas de diversos sectores. Nombres muy reconocidos.

Cuando tratamos ese tema dijeron: 'Bueno, se ve que tú no has hecho negocios en Nigeria. Se ve que no has estado en Brasil. Se ve que no has estado en tal parte. Lo que México está viviendo es realmente mínimo comparado con otras partes del mundo', decían.

Lee: México 'le come el mandado' empresarial a Brasil

El inversionista extranjero está acostumbrado a ver situaciones de violencia más fuertes que las que vivimos en México. La visión que el extranjero tiene sobre el país es más positiva que la de nosotros, que la vivimos día a día.

Cuando uno habla con inversionistas extranjeros sobre México, en cierta forma pareciera que se trata de otro país. Hay que tratar de proyectar el crecimiento que una empresa pueda tener y con qué tasas de volatilidad voy a obtener rendimientos. Por decir algo, si me roban un camión al mes, probablemente deba suponer que me lo van a seguir robando.

Eso va a implicar dos cosas: redefinir el monto de las utilidades y añadir un grado de riesgo un poquito mayor, porque puede que te vayan a robar dos o tres camiones, o que dejen de hacerlo. La volatilidad ocurre tanto en sentido positivo como negativo.

Dado el entorno actual, ¿ha notado cambios en los movimientos de fusiones y adquisiciones?

Este 2015 en particular es muy engañoso. Aunque el número de transacciones ha bajado ligeramente, el monto de transacciones aumentó 13% contra el año pasado. Digo que es un poco engañoso porque no hay estadísticas públicas confiables de qué se ha vendido y en qué precio.

Lee: Negocio inmobiliario lidera fusiones y adquisiciones en 2015 

La mayoría de las transacciones que se hacen, sobre todo las que van de 10 a 100 millones de dólares, son privadas. Antes se podía anunciar la venta de una empresa en el periódico, ya no.

¿Qué más ha cambiado, además de ya no poder anunciar las compraventas en los medios?

A la hora de hacer la valuación, hay un impacto en el costo de venta ligeramente más alto que si todo fuera sobre ruedas. Sin embargo, también es un hecho de que en México hay muchos sectores que tienen potencial de crecimiento importante, mientras que en Estados Unidos y Europa ya están muy acotados y agotados.

¿Qué se debe destacar para atraer a esos inversionistas extranjeros?

Que tienes una marca reconocida, con buena distribución, un equipo de ventas bien organizado y posibilidades de desarrollo a futuro.

También puedes destacar las habilidades de tu talento. Por ejemplo, en el sector de tecnología vale mucho que tengas ingenieros trabajando en desarrollar soluciones para los clientes.

Ahora ve
La tormenta en la CDMX llegó a este departamento de una forma inesperada
No te pierdas
×