El efecto secundario de trabajar a pedazos

El orden es necesario, pero si éste no favorece la colaboración, puede convertirse en un obstáculo; empresarios, directores de recursos humanos y funcionarios de cualquier tipo de organizaciones.
libro silo  (Foto: Ana Blumenkron)
Aylin Tame*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Gillian Tett, doctora en Antropología Cultural por la Universidad de Cambridge y editora en jefe del Financial Times en Estados Unidos, siempre ha tratado de poner a las personas antes que a los números. Y eso hizo en 2008, cuando inició la crisis financiera.

A diferencia de sus colegas en el periódico, la mayoría egresados de MBA que sólo se dedicaban a recopilar cifras y a narrar sucesos, Tett veía las fallas en cómo se organizaban e interactuaban todos los actores del sistema económico.

Así comienza la primera parte de su libro The Silo Effect, producto de una investigación que comenzó hace siete años.

Pero ¿qué es un silo y por qué aplicar el término a un sistema organizacional? Los silos son estructuras rígidas en las que es posible almacenar cualquier cosa, desde granos y frutos hasta armas y municiones.

La conexión entre un almacén y el mundo corporativo no parece muy obvia. Un silo es una especie de armazón impenetrable o, al menos, ésa es la intención. Es decir, todo lo que está dentro de él está protegido o es privado.

Desde una perspectiva cultural-antropológica, al hablar del ‘Efecto silo’, Tett se refiere a encasillar el pensamiento en estructuras ordenadas, sistemas de información, burocracia, comunicación y operación.

La autora comparte anécdotas sobre diversas organizaciones que cayeron bajo el ‘Efecto silo’. Nadie se salva. Ni empresarios ni ejecutivos ni banqueros. Tampoco los políticos.

Todas las historias tienen algo en común. La falta de comunicación entre diferentes áreas, la burocracia excesiva y la falta de visión.

Muros y puntos ciegos

No hay que confundirse: el orden y las estructuras son positivas y necesarias, ya que permiten mantener el control y el funcionamiento de una organización. Sin embargo, cuando son utilizadas en exceso u homogenizan la cultura, pueden tener efectos adversos. No solamente a nivel organizacional, sino al macroeconómico, ya que “nos ciega para ver que estamos ciegos”, señala Tett.

El ‘Efecto silo’ consiste en la sobre-estructuración de una organización. Ocurre como consecuencia de intentar ordenar los fenómenos naturales y organizacionales en un sistema lógico. Los silos son característicos de una excesiva y mal equilibrada visión vertical de la organización.

Por lo tanto, el ‘Efecto silo’ hace que los problemas o la cooperación interdepartamentales se compliquen, sobre todo en niveles medios o bajos.

Los silos entorpecen los flujos de información, ya que ésta debe fluir hacia arriba y, posteriormente, una vez que se haya tomado decisiones, ha de regresar hacia abajo para ser correctamente ejecutada.

Una organización con silos es sinónimo de una organización burocrática, poco ágil y resistente a la innovación. A la larga, las consecuencias se pueden convertir en problemas comerciales y hasta generar insolvencia en las compañías.

En Crear o morir, Andrés Oppenheimer postula que una empresa que no innova está destinada a morir. Por eso, una compañía que opera a través de silos está imposibilitada de llevar a cabo innovación pertinente y, en consecuencia, tendrá dificultades para permanecer en el mercado.

Hoy, las corporaciones enfrentan más retos que antes. La forma de trabajo está cambiando. La consigna es convertirse en organizaciones más dinámicas, con procesos más eficientes, transparentes y responsables.

¿Cómo es posible derribar los silos? La autora cree que empoderar a los empleados es crucial.

En mi experiencia, la clave está en establecer políticas de infraestructura, tecnología y comunicación, a través de una cultura horizontal. El resultado: empleados más innovadores con visión emprendedora. Otros ingredientes importantes son la comunicación, así como la colaboración multidisciplinaria y entre miembros de diferentes áreas.

¿Qué ambientes favorecen la innovación y eliminan los silos? Los espacios abiertos, sin oficinas cerradas y sin barreras para la libre comunicación horizontal ayudan mucho.

Independientemente del puesto y de la jerarquía de los empleados, este tipo de iniciativas forja la cultura organizacional necesaria para mantener un espíritu innovador y emprendedor que, a través del empoderamiento de los empleados, se traduce en un mejor servicio, en la optimización de productos y procesos y, por lo tanto, mejora la rentabilidad de la compañía.

Es momento de derribar las paredes de la burocracia.

Tips para librar a tu empresa del ‘Efecto silo’

1. Impulsa la inclusión de todos tus empleados. De esta forma, se sentirán más comprometidos con el éxito de la organización y permeará una cultura de inclusión y compromiso.

2. Diseña programas de incentivos a la innovación. Los trabajadores estarán más motivados para tener ideas disruptivas dentro de la organización.

3. Empodera a tus empleados. Un colaborador con una misión alineada a la tuya tendrá mejores resultados y desempeño.

4. Invierte en tu personal. Nada le demuestra más a tus empleados que crees en ellos. Esto, además de ayudar a tener capital humano mejor capacitado, dota de herramientas para afrontar los cambios que puedan surgir.

*Trabaja en Dow como directora de Asuntos Públicos y Gubernamentales para la Región Norte de América Latina. Tiene un MBA por el Tecnológico de Monterrey.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
Fisicoculturista con un raro trastorno murió por comer mucha proteína
No te pierdas
×