Escuelas de negocios, más selectivas

Los MBA mexicanos blindan el nivel de sus estudiantes con altos costos y requisitos más rigurosos.

Universidades de difícil acceso

1
Las escuelas de negocios blindan sus programas de MBA, a través de requisitos más rigurosos. (Foto: Getty Images)
obstaculo  (Foto: Getty, )

Cursar un MBA resulta cada vez más difícil. Las escuelas de negocios más demandadas en México blindan el nivel de estudiantes que hay en sus aulas a través de requisitos de ingreso cada vez más rigurosos, costos elevados, inversiones en acreditaciones, profesores con experiencia nacional e internacional y mejoras en sus planes de estudios, publica revista Expansión del 1 de marzo de 2014.

El networking es lo que más protegen las instituciones que ofrecen un MBA y que más demandan los aspirantes. Por eso, las universidades de más prestigio en México buscan distinguirse de las más de 300 escuelas públicas y privadas que tienen posgrados de administración de negocios en el país.

Frente a esa extendida oferta, que en cinco años creció 22%, los mejores MBA marcan aún más su distancia del resto, incluso, al elevar el precio de sus programas. “Estos beneficios cuestan”, dice Sergio Picazo, coordinador del MBA de la Universidad de las Américas (UDLA), de Puebla, que está en la quinta posición del ranking anual de ‘Los mejores MBA en México 2014’ de Expansión.

Los estudiantes mexicanos en maestrías de administración de negocios suman 16,900, según datos de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES). De esa cifra, sólo 15% estudia en el Top 3 del listado de Expansión: el IPADE, el ITAM y la EGADE.

El costo de las maestrías de estas tres universidades aumentó en promedio 18.2% entre 2011 y 2013. En el ITAM, el incremento fue de entre 4 y 13%; en el IPADE, 11%; y en la EGADE, entre 7 y 40%, según el programa. Los costos de las tres escuelas van de 279,000 a 856,000 pesos.

Los directores de MBA de las instituciones en los primeros lugares del ranking coinciden en que el costo ya no es el único indicador que avala el prestigio y la calidad de un programa.

Los requisitos y criterios cada vez más estrictos para ingresar son la manera como se garantiza el nivel de selectividad y la calidad del talento, dice Álvaro de Garay, director de la EGADE Business School, del Tecnológico de Monterrey. “Los estudiantes valoran mucho quiénes son sus compañeros”.

“El networking es sobre todo prestigio”, dice Roberto Sánchez de la Vara, coordinador de posgrados del Departamento de Estudios Empresariales de la Universidad Iberoamericana (UIA), en la Ciudad de México, octava posición del ranking 2014 y cuya maestría en negocios ronda los 400,000 pesos.

Los MBA que tienen más ‘estrellas’

2
En México sólo el ITAM y la EGADE tienen la triple acreditación. Están certificados por AMBA de Reino Unido, EQUIS de Europa y AACSB de Estados Unidos. (Foto: Getty Images)
certificado  En México sólo el ITAM y la EGADE tienen la triple acreditación. Están certificados por AMBA de Reino Unido, EQUIS de Europa y AACSB de Estados Unidos. /  (Foto: Getty, )

Las certificaciones abren aún más la brecha entre los MBA más reconocidos de México y el resto de los competidores del sector. “Son como la auditoría externa para las empresas y representan el gran cambio de los últimos cinco años”, dice Álvaro de Garay, de la EGADE.

Para acceder al proceso de acreditación de las más reconocidas certificadoras internacionales, hay que presentar una solicitud, esperar la asignación de un comité internacional que visita la universidad, y que posteriormente elabora un informe con sus observaciones, recomendaciones y evaluación.

“Revisan planes de estudio, solicitudes, aceptaciones, crecimientos, métodos de enseñanza y ambiente académico”, comenta De Garay.

Son procesos complejos y exigentes, que pueden durar entre dos y cinco años, según directivos de la UIA, el IPADE y la EGADE.

La UIA, por ejemplo, comenzó en 2011 su proceso de certificación ante la Southern Association Of Colleges and Schools (SACS), la organización más importante en Norteamérica, dice su coordinador, Roberto Sánchez de la Vara.

Las más respetadas son la Asociation of Advance Collegiate Schools of Business (AACSB), la Asociation of MBA (AMBA) y la European Quality Improvement System (EQUIS).

En el ranking de Expansión, la mitad de las universidades privadas posee la certificación de alguno de estos organismos, pero sólo el ITAM y la EGADE tienen ‘la triple corona’. Están certificados por AMBA (Reino Unido), EQUIS (Europa) y AACSB (Estados Unidos).

Es una distinción que estas universidades comparten sólo con 1% de las escuelas de negocios en el mundo, dice Alejandro González, director de Mercadotecnia y Comunicación en la EGADE. Las certificaciones internacionales son un aval de peso en el mundo internacional de los MBA, comenta Ricardo Murcio, director del full-time MBA del IPADE. Sin embargo, no todas las universidades pueden tenerlas.

“La licencia que expiden tiene un costo, y los gastos de visita de los comités acreditadores corren por cuenta de la escuela”, dice González, de la EGADE.

Acreditadoras mexicanas, otra opción

3
En México, la única institución que puede acreditar la calidad de las maestrías y los doctorados es el Conacyt. (Foto: Getty Images)
sello  En México, la única institución que puede acreditar la calidad de las maestrías y los doctorados es el Conacyt. /  (Foto: Getty, )

A las universidades que no pueden acceder a las certificaciones internacionales les queda la opción de contratar los servicios de una acreditadora mexicana.

Entre ellas están la Federación de Instituciones Privadas de Educación Superior (FINPES), la Asociación Nacional de Facultades y Escuelas de Contaduría y Administración (ANFECA) -ambas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)- y el Consejo de Acreditación en la Enseñanza de la Contaduría y Administración (CACECA).

CACECA está reconocido por el Consejo para la Acreditación de la Educación Superior (COPAES) como el único organismo acreditador para los programas de contaduría, administración y afines en el país. Su proceso inicia a solicitud de una universidad.

Cuesta 100,000 pesos y lo hace un comité que expide la acreditación si la institución cumple con “los estándares de calidad”, dice Eduardo Ávalos, presidente del CACECA, sin revelar más detalles.

Sin embargo, agrega, “la única institución que puede acreditar la calidad de las maestrías y los doctorados en México es el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), a través de su Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC)”. Pero esta acreditación no es obligatoria, y de las 335 universidades que ofrecen maestrías de negocios, “sólo 2% está registrado”, según Ávalos.

Conacyt lo reconoce: no hay obligación de acreditarse. En su registro, sólo tres programas relacionados con MBA tienen la acreditación del PNPC: la maestría en administración de negocios del Tecnológico de Monterrey, campus Nuevo León, y las maestrías en negocios y estudios económicos, y administración de negocios, de la Universidad de Guadalajara (UDEG).

Hasta ahora, la única regulación que deben cumplir todas las instituciones es el registro de sus programas ante la Subsecretaría de Estudios Superiores de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

La dependencia revisa los planes y programas cada cinco años y vigila que las universidades cumplan con los requisitos que impone la Ley de Coordinación de Educación Superior.

También evalúa los contenidos, establece un número de créditos y obliga a cumplir condiciones de infraestructura.

Sin embargo, Ávalos dice que la SEP admite planes de estudio de un año para maestría, y año y medio para doctorado. Esto “deja al país muy lejos de los estándares internacionales”. Al cierre de su edición del 1 de marzo de 2014, Expansión no obtuvo respuesta de la SEP a una petición de entrevista.

El presidente del CACECA dice que hay una falta de regulación y claridad en la norma que rige los programas de maestrías en México que incluso afecta a las universidades más reconocidas.

La cima no es para todos

4
En el IPADE, la EGADE y el ITAM, el número de solicitudes de ingreso creció entre 20 y 60% en el último año. Sólo entre 30 y 60% de los aspirantes obtuvo un lugar. (Foto: Getty Images)
grupo  En el IPADE, la EGADE y el ITAM, el número de solicitudes de ingreso creció entre 20 y 60% en el último año. Sólo entre 30 y 60% de los aspirantes obtuvo un lugar. /  (Foto: Getty, )

Al ritmo de la demanda crece la oferta. Pero a la cima no llegan todos. De Garay, de la EGADE, considera que sólo tres instituciones concentran la oferta de calidad de los MBA en México.

“Son las que compiten entre sí porque son las de mayor interés para las empresas”, dice. Éstas son la EGADE, el IPADE y el ITAM, las únicas que forman parte de los rankings internacionales.

En estas universidades, el número de solicitudes de ingreso creció entre 20 y 60% en el último año. Sólo entre 30 y 60% de los aspirantes obtuvo un lugar: aquellos que pasaron los exámenes, comprobaron tener entre dos y cinco años de experiencia mínima, un buen nivel de responsabilidad y decisión en la empresa donde trabajan y que se desempeñaron apropiadamente en las entrevistas personales.

En escuelas como el IPADE y la EGADE también tienen peso criterios como el emprendimiento y la experiencia internacional de los aspirantes, así como sus expectativas de crecimiento en la empresa.

“Nuestros esfuerzos se concentran en los niveles altos de dirección y en atraer estudiantes internacionales, especialmente de América Latina”, dice Murcio, del IPADE.

Tanto el IPADE como el resto de los MBA mejor posicionados quieren ganar la preferencia de los estudiantes extranjeros para fortalecer su prestigio global y distinguirse aún más en el mercado doméstico.

Este propósito de internacionalización obligó a los MBA de más tradición en México a emprender una etapa de cambios profundos que significó la revisión de planes y programas de estudio, la creación de áreas de especialización, cambios en su visión y misión, y planes de expansión para competir en nuevos nichos.

Los directivos de la UIA y la UDLA dicen que el reto es adaptarse a las necesidades de las empresas mexicanas y globales, además de asegurar el networking que los distinga del resto y les permita escalar posiciones en el Top 10 de México.

“El mercado es más exigente porque los empleadores se han vuelto más selectivos en los procesos de reclutamiento y de apoyo financiero para sus empleados”, dice De Garay, de la EGADE.

Beneficios a largo plazo

5
Universidades como Unitec o UVM satisfacen las necesidades de un mercado más modesto integrado por mandos medios y recién egresados. (Foto: Carlos Aranda)
unitec  Universidades como Unitec o UVM satisfacen las necesidades de un mercado más modesto integrado por mandos medios y recién egresados. ✓  (Foto: Carlos Aranda)

Se han incorporado a la competencia otras universidades que satisfacen las necesidades de un mercado más modesto, formado por mandos medios y recién egresados, dice Ricardo Nieto, director general de Incrementum Consultores y responsable del diplomado en alta dirección de empresa de la UIA.

La constante actualización de conocimientos es una tendencia que se ha filtrado en empresas más pequeñas, cuyos mandos medios miran los MBA como la herramienta para poder trabajar en compañías de mayor tamaño y así obtener mejores ingresos.

“Entre 60 y 70% de nuestros egresados mejora su posición laboral al concluir la maestría y 5% cambia de empresa”, dice Alberto Domínguez, coordinador de la maestría en negocios de la UVM.

En la Unitec, Alejandro Domínguez, director académico de posgrado, dice que entre 20 y 30% de sus egresados ascenderá de puesto al cursar su maestría.

“El costo es una inversión a largo plazo, que se traduce en una mejor posición en la empresa”, dice Domínguez. Además de profesores nacionales e internacionales, con experiencia en empresa y doctorado, la universidad tiene vinculación con firmas de todos los sectores y sus programas están certificados por la FINPES, una de las acreditadoras nacionales, asegura Domínguez.

En México, operan otras universidades que no pueden asegurar el networking que desean los egresados. La Universidad Sierra Madre, de Zacatecas, reportó un alumno en su maestría en administración de negocios en 2012. La Universidad Tecnológica de la Mixteca tuvo tres. La Universidad Interamericana para el Desarrollo terminó el año con tres alumnos en su campus de Tapachula, cuatro en el de Uruapan y 10 en el de Monterrey.

Otras universidades como el Centro Universitario Grupo Sol (CUGS) anuncian la próxima inauguración de su MBA. “Aunque su organización académica todavía no está concluida”, dice Carlos García, director general del Grupo.

La Unitec ofrece desde 2010 la maestría en administración de negocios “con terminaciones particulares en áreas asociadas a un MBA”, dice Domínguez. Este programa tiene un costo de 140,000 pesos que los estudiantes cubren al pagar 8,100 pesos por materia y su titulación.

Tiene 800 alumnos en su maestría de negocios, más que cualquiera de las universidades de la lista de Expansión. Según información de la institución, entre 20 y 30% de sus egresados ascenderá de puesto al cursar su programa.