¿Qué hace grande a General Electric?

Por sexta vez General Electric es la firma más admirada mundialmente; y aunque el éxito no le ha sido fácil, sus estrategias son las reglas de oro de los corporativo
Jeff Immelt, CEO de GE, enfatizó la investigación. (Archivo
Geoffrey Colvin

En el papel, la empresa más admirada del mundo no luce tan distinguida. No es la más grande ni la más rentable. Tampoco es la que crece más rápido o la más valiosa.

El precio de su acción no ha avanzado en años. Las acusaciones por alterar sus ganancias trimestrales siguen apareciendo en la prensa. Entonces, ¿por qué el mundo quiere tanto a esta compañía?

En los últimos 100 años se ha encargado de escribir las reglas de las ideas y prácticas de gestión y liderazgo que las demás compañías siguen. Destaca sobre todo la idea de que el producto más importante no eran ni el foco ni los transformadores eléctricos sino el talento gerencial.

Bajo el mando de Charles Coffin, que encabezó la empresa de 1892 a 1912, GE formuló los principios de organización empresarial que servirían de guía a los grandes corporativos.

En 1900 la compañía inauguró su primer laboratorio corporativo de investigación y desarrollo, en 1930 puso en marcha las ideas de relaciones laborales cooperativas. En los 50, GE produjo  sus famosos libros azules  con los que inventó la nueva gestión empresarial.

En la siguiente década abrió el camino de la planeación estratégica y en los 80 y 90 adoptó conceptos como desarrollo de liderazgo, Work Out y Six Sigma mientras que Jeff Immelt, CEO de GE, enfatizó la investigación científica y aprovechó la mercadotecnia.

Muchas compañías no pueden establecer ningún tipo de liderazgo intelectual, ni destruir sus propias creaciones con tanto entusiasmo o mantener los altos niveles de eficiencia a pesar de los reveses bursátiles; así que mantenerla por 100 años es un logro único.

Se trata de una carrera de largo aliento. Immelt lo dice acertadamente: “Nunca dirigiría la compañía para que fuera la más admirada”. Sin embargo, esto debería bastar para que las alarmas sonaran en Fairfield, Connecticut, ya que las dimensiones de GE se basan en algo más que un par de buenos años.

 

Ahora ve
No te pierdas