Daniel Hajj Aboumrad

La firma más rentable de Grupo Carso no deja de crecer; ¿Quién está detrás de esta historia de éxito?
Hajj demostró que es mucho más que yerno de Slim.  (Foto: )
John Moody
CIUDAD DE MÉXICO -

Daniel Hajj Aboumrad, la cabeza visible de América Móvil desde 1997, es el Hombre de Expansión 2006.

Una de sus cualidades más es su habilidad para contener el gasto de la compañía y mantener el nivel de crecimiento. Los ingresos se incrementaron 25% durante los primeros tres trimestres para llegar a 166,300 millones de pesos, mientras que los gastos administrativos aumentaron sólo 0.8% en el tercer trimestre del año.

“Tiene un buen control de costos, es muy importante para una empresa que crece. Si no, se te dispara por todos lados”, dice Carlos García Moreno, director de Finanzas de América Móvil desde 2001 y el colaborador más cercano de Hajj.

Hajj tiene fama de poseer un sentido casi extrasensorial sobre cuánto debe costar el más ínfimo producto.

El CEO es paciente. “Esperó el momento justo para posicionarse en el mercado, invirtiendo lo apropiado y evitando el desgaste de la burbuja en las telecomunicaciones, cuando muchos rivales perdieron grandes cantidades por precipitarse”, dice Gian Carlo Peccioni, director regional en Cisco México.

La empresa da una cobertura excelente con precios competitivos. A ello se suma su red de distribución: 180,000 puntos de venta que lleva aparatos y tarjetas de prepago a cada rincón del país.

“Tiene la compleja simplicidad y habilidad de hacer cosas complejas que se ven tremendamente simples”, dice Jorge Álvarez Hoth, ex subsecretario de Comunicaciones.

Hoth se enfrentó a Hajj cuando dirigía Sky en 1998 y quiso treparse a su red de distribución. “Me habló y me dijo que él iba a jalar a su red e iba a luchar, y lo hizo, se puso a jalar su red”, recuerda Hoth. Ganó Hajj.

Esa red ayuda a cimentar su posición como líder del mercado, con 77% de los casi 56 millones de usuarios en México. “Vas a un pueblito y en el changarro hay Sabritas, Coca-Cola, Marlboro y Telcel”, comenta Martín Lara, analista de Grupo Financiero Santander.

Hajj es visto como un enamorado del negocio. Ha sido “un visionario de cómo desarrollar la telefonía inalámbrica”, dice García Moreno. En 1997, Telcel tenía 300,000 usuarios, muy por detrás de Iusacell. Ahora, Telcel tiene 41 millones y Iusacell, dos millones.

“En sus orígenes, el celular era un producto de élite”, relata García Moreno. “Lo que catapultó a Telcel por encima de todos fue la creencia de que esto se podía masificar y que no era tan importante el ingreso por cliente”.

Desde abajo

Hajj obtuvo su crecimiento en los negocios lejos del glamour de la tecnología. Descendiente de inmigrantes libaneses, como su suegro, Carlos Slim, presidente de grupo Carso, aprendió los secretos del negocio en áreas poco visibles del emporio.

Bicicletas de México fue una de las firmas que administró Hajj. A partir de eso se ganó la posibilidad de liderar Telcel cuando era una subsidiaria de Teléfonos de México.

La clave para el éxito ha sido la habilidad de Hajj para tomar riesgos y apostar que en el largo plazo el mercado crecería tanto como se ha demostrado, incluso rebasando las expectativas de los analistas.

“Hace tres años, el consenso era que quizá la penetración de celulares podría llegar a 33% y estamos ya en 55%”, recuerda Carlos García Moreno, director de Finanzas de América Móvil, a quien Hajj sacó de la Secretaría de Hacienda, donde manejaba las emisiones de deuda del gobierno.

El estilo de Hajj llega a toda la empresa pues su equipo es ponderado por sus socios. “Ha sabido formar un gran cultivo de líderes para crecer”, dice Juan Carlos Archilla, vicepresidente de Motorola Inc. “Y ellos han crecido con él en su misión de hacer llegar la telefonía inalámbrica a las masas”.

Hajj compra cuando los demás venden. El gran asalto a Brasil llegó en la crisis de 2001, cuando adquirió operadoras en Sao Paulo y Río de Janeiro, fundando los cimientos de una operación que ahora abarca a todo el país.

América Móvil, para estos días, pudiera haber anunciado el control de TIM por 8,000 MDD, dejando tendida a Movistar y haciéndose de más de 48% del mercado brasileño con su marca Claro.

En 2003 compró CTI en Argentina, en una época de recesión. “Hajj tiene claro que si vas a ser un jugador de largo plazo tienes que asumir ciertos riesgos”, dice García Moreno. “Entramos en el mero fondo cuando nadie quería tocar a Argentina con un palo de 10 metros”.

Hajj pagó casi 200 MDD por una empresa que tenía menos de un millón de usuarios y que ahora tiene casi nueve millones. Se necesita de mucho valor para realizar una inversión, sin importar la fe en el crecimiento de la industria. Pero esa fe permea a las legiones de inversionistas en la Bolsa Mexicana de Valores, el Nasdaq, el NYSE y el Latibex.

“Hay gente que le tiembla la mano pero a él no, Hajj no agoniza mucho”, asegura García Moreno.

Otra de sus cualidades es que no se tarda en decidir; nunca deja para mañana lo que puede conseguir hoy. Esto también explica por qué este dedicado padre de cinco hijos trabaja por lo general 12 horas al día.

Ahora ve
No te pierdas