Concreto recarga mantos acuíferos

Un nuevo tipo de hormigón inventado por mexicanos soluciona el desperdicio del agua; el ecocreto cuesta hasta 20% menos que el material normal, un m2 está alrededor de 80 pesos.
La planta había vendido hasta julio 16 mdp. (Gilberto Contre

Paso a paso, la firma Ecocreto pretende revolucionar la industria del concreto. Jaime Grau, Néstor de Buen y Germán Guevara registraron en 1996 la patente de un tipo de concreto que soluciona el desperdicio de agua de las ciudades debido a que permite que el líquido se filtre al subsuelo. El concreto ordinario, al ser impermeable, estanca el agua en charcos o la lleva al drenaje. Así, impide su retorno a los mantos acuíferos.

Con el ecocreto la lluvia se filtra por los tres elementos del material –cemento, grava y adhesivo– y regresa al subsuelo por las grietas de la tierra. Es permeable porque carece de arena. Y su solidez obedece a que el adhesivo potencializa la resistencia del cemento.

Su primer cliente fue la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, cuyos templos en Monterrey adoptaron el material. Luego, la empresa se vinculó con el Instituto Politécnico Nacional, al que le ha hecho 20 obras. Hoy, entre sus clientes están Wal-Mart, TV Azteca, Televisa, Grupo Danhos y Coca-Cola. “Las empresas más importantes del ramo –Cemex, Cruz Azul y Apasco– han querido imitar el producto, pero no igualan su resistencia. Un centímetro de ecocreto soporta 450 kilos sin deformarse”, asegura De Buen, presidente de la compañía.

En 2007, la actividad de la empresa se catapultó: sus ventas, hasta julio, eran de 16 millones de pesos (mdp), cuando en todo 2006 facturó 7 mdp.

Un metro cuadrado (m2) de ecocreto cuesta 80 pesos, hasta 20% menos que el concreto normal.

Ahora ve
No te pierdas