El largo camino al éxito

Los emprendedores mexicanos tiene frente a sí un camino de proporciones épicas; enfrentandóse a una serie de trámites que desanima a muchos y que obstaculiza su crecimiento.
Los emprendedores deben enfrentar un largo camino para llega
Alejandro Ángeles

Los emprendedores mexicanos tienen frente a sí un camino de proporciones épicas. No sólo enfrentan el hecho de que los créditos para arrancar un negocio son difíciles de obtener, sino que la burocracia es un obstáculo que desanima a muchos

Una simple consideración: según el Consejo Coordinador Empresarial, toma un promedio de 58 días abrir un negocio en México. En otras latitudes, el contraste es brutal.

En Canadá toma tres días, cinco en Estados Unidos, nueve en Jamaica. En Chile toma menos de un mes, mientras que en China, un emprendedor tendría que hacer trámites por una semana para arrancar de forma oficial su negocio.

Quizá sea una forma empírica y simple de explicar porqué ese país ha crecido a un promedio de 8% en su Producto Interno Bruto cada uno de los últimos 10 años, en tanto que México ha ido de tropiezo en tropiezo.

Toda esta ‘tramitología’ estaría también ente los detonadores del sector informal. Cierto, la naturaleza humana empuja a la gente a elegir la ruta fácil, algo que se evidencia cada día al salir a la calle y ver cómo los ‘ambulantes’ toman las banquetas en cualquier ciudad del país.

En otro nivel, no necesariamente registrado por entidades como el GEM o el Servicio de Administración Tributaria, o las cientos de incubadoras de negocios existentes en el país, a ese sector informal lo siguen nutriendo miles de tienditas, talleres, fabricantes y artesanos en pequeño. Diversos estudios señalan que casi dos tercios de los trabajadores mexicanos están enrolados en ese amasijo conocido como sector informal.

Ahora ve
No te pierdas