El sol sale ¿para todos?

El apoyo gubernamental no es suficiente y las oportunidades de crecimiento son pocas; los empresarios deben buscar otro tipo de créditos y fondos si quieren llegar al éxito.
¿Es suficiente el apoyo gubernamental para llegar al éxito?
Alejandro Ángeles

A pesar de que existen programas de gobierno, como Oportunidades, que es visto como una inversión de ‘transferencias contingentes’ para aliviar la pobreza, mejorar los niveles de educación y prevenir enfermedades, muchos de quienes reciben estos apoyos no lo ven suficiente.

En consecuencia, recurren a otro tipo de fondos, como los créditos que se otorgan por instituciones financieras a sectores productivos en el agro.

De acuerdo con el Banco Nacional de Servicios Financieros (Bansefi), 75% de la población rural que obtiene créditos utiliza esos recursos para solucionar problemas de salud y otros gastos doméstico, mientras que 25% sí lo usan para actividades propias de la producción agrícola.

Con todo, hay optimismo. Datos de la Secretaría de Economía refieren que el sistema de incubación de empresas en México es el más exitoso de América Latina. Simplemente el programa secretarial Fondo Pyme registra a 183 incubadoras de negocios en todo el país.

Desde su implementación en 2001 (cuando nació como el Fondo de Apoyo para el Acceso al Financiamiento) ha apoyado a casi 110,000 empresas (micro, pequeñas y medianas) con 23,500 MDP. Otros centros de ayuda a empresarios destinan casi 250 MDD.

Establecidos como fondos de apoyo para promover el desarrollo económico, fomentar la productividad, la competitividad, crear empleos y alcanzar el bienestar social, este tipo de programas se enfrentan con una realidad apabullante: 60 de cada 100 establecimientos industriales, comerciales o de servicios no logran convertirse en un negocio con perfil de desarrollo, menciona Miguel Ángel Hernández Navarro, del Centro Universitario Vinculación con el Entorno, de la Universidad de Guanajuato.

Las razones principales –afirman analistas, académicos, funcionarios, coordinadores de programas de incubación y emprendedores– son que no hay una articulación de programas de promoción empresarial, no se da el seguimiento necesario para que los emprendedores sepan analizar si van por la ruta correcta y se genera una falla sistémica que condena a las empresas al enanismo o a la muerte.

Ahora ve
No te pierdas