Eres un monstruo

Entender al mercado no es fácil, y menos a un mercado en plena transformación: ellos lo hiciero especialistas y la Asociación Mexicana de Agencias de Publicidad colaboraron en este veredicto
Durante el año hubo grandes campañas, pero no una gran y úni

Entre los elegidos hay campañas de bebidas que apelan a la nueva conciencia de la salud: la Tecate Light o la línea de refrescos Spacio Leve, de Coca-Cola.  Para Nicolás Vale, director de la agencia de publicidad Vale Euro RSCG esa campaña “abrió toda una categoría de bebidas con imagen light, más allá de la Diet Coke”.

También está la del champú, Sedal, que se lanza en México y entiende las nuevas exigencias de la consumidora, dispuesta a pagar un poco más a cambio de algún beneficio adicional.

Mabe y Comex, ligaron su crecimiento al mayor gasto en vivienda. Mientras que el “Paquete Telmex” sorprendió a los competidores y continuó en la supremacía.  Toyota fue más allá del automóvil familiar y publicitó Yaris, un producto dirigido a jóvenes –segmento altamente competitivo- pero vendiendo a sus papás el plus de la confiabilidad.

“Una película de huevos” se dirigió a los muy chavos,  mientras que la nueva situación de la mujer, con mayor poder adquisitivo y decisión de compra, se reflejó en el éxito de las campañas de Mujer Banorte.

Las elecciones presidenciales de julio y sus secuelas, -más aún que el Mundial de Futbol de Alemania- fueron las que acapararon la atención (y los presupuestos) en 2006, según la mayoría de los publicistas.

Sin embargo, aún ante tanta diversidad, durante este periodo no hubo una gran campaña de la que todo el mundo hablara. Polo Garza presidente de Ogilvy México, -cuya agencia ganó un León de Oro en Cannes un anuncio para DHL- acepta que en 2006, “no había una campaña en la que todos nos fijáramos”

 

Ahora ve
No te pierdas