Susan Boyle pasa a la final con ‘Memory’

Ve la nueva actuación de la cantante sensación de internet que impactó a los televidentes ingleses; la anterior presentación de la escocesa de 48 años ha sido vista 60 millones de veces en YouTube.
LONDRES (CNN) -

Susan Boyle, la desaliñada solterona escocesa cuya impactante voz se ha convertido en una sensación a nivel global, asombró nuevamente el domingo cuando logró pasar a la final del programa de televisión británico "Britain's Got Talent".  

Favor de actualizar flashplayer

Get Adobe Flash player

Cantando "Memory" del musical "Cats", Boyle, de 48 años, superó sus nervios iniciales para producir otra imponente presentación que le permitió ganar la votación telefónica en el programa de talentos.

"Eres una dama especial, debo decir, realmente lo eres", dijo Simon Cowell, uno de los tres jueces del panel, tras la presentación de Boyle que dejó a la audiencia a sus pies.

Con un brillante vestido púrpura, Boyle se veía mucho más acicalada que en su primera aparición en el programa el mes pasado, cuando su aspecto torpe y estrafalario provocó risas disimuladas del público, que asumió que ella no podía cantar.

Esta vez, su pelo estaba arreglado, sus pestañas estaban rizadas y se veía casi completamente como una estrella.

"¿Qué presión?", preguntó al ser consultada posteriormente sobre si estaba nerviosa. "Esta noche fue realmente buena, de verdad lo disfruté (...) Estoy muy feliz de estar aquí y gracias a todos por su apoyo", afirmó.

Boyle dejó a los jueces con la boca abierta el mes pasado con su interpretación de "I Dreamed a Dream" de "Los Miserables", que casi inmediatamente se convirtió en una sensación en internet y fue vista más de 60 millones de veces en YouTube.

Con apariciones desde entonces en los programas estadounidenses de Oprah Winfrey y Larry King, Boyle -que bromea con que nunca ha sido besada- se ha convertido en una celebridad global.

DISCULPA

Tras su presentación del domingo, Cowell se disculpó con Boyle, diciendo que había sido subestimada.

"Sabes, quiero disculparme por el modo en que te tratamos antes de que cantaras la primera vez", le dijo. "Mi hiciste a mi y a todos vernos muy estúpidos y estoy muy feliz por ti, muy orgulloso de ti", agregó.

Boyle, que cantaba en coros cuando era más joven pero que siempre soñó con una carrera en el West End de Londres, trató de hacerlo callar, diciéndole que no ella no prestaba atención al furor global.

Desde su actuación en abril, equipos de televisión de todas partes del mundo han acampado fuera de su casa en la parte rural de Escocia y los diarios le dedican innumerables páginas.

Un sitio de fanáticos dedicado a Boyle se llama "Nunca juzgues a un libro por su tapa".

En la semifinal del domingo, Boyle derrotó a siete rivales, incluyendo a una bailarina de danza del vientre y a un imitador de Darth Vader.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

En la final del próximo sábado deberá competir con Diversity, una agrupación de bailarines callejeros que obtuvo el segundo lugar el domingo, y con otros dos rivales que deben ser elegidos de la segunda semifinal.

La meteórica carrera de Boyle a la fama la ha convertido en la favorita de apuestas para ganar el concurso. El ganador actuará en el Royal Variety Show y recibirá un cheque por 100,000 libras.

Ahora ve
En 20 frases, así fue la defensa de Emilio Lozoya sobre el caso Odebrecht
No te pierdas
×