Green Corner masifica la comida orgánica

La tienda busca productores de México dispuestos a producir lo justo con tratamientos adecuados; la empresa por ahora perfecciona el concepto tienda-restaurante orgánico en la Ciudad de México.
greencornerbotellas  (Foto: Cortesía Green Corner)
Aurora P. Rodríguez Curiel
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Green Corner ("La Esquina Verde") es más una comercializadora que una marca. Si entras a una tienda, verás quién es el responsable de cada producto y cómo hallarlo. En realidad si quieres tratar directamente con el fabricante, para eso sirve la tienda.

El fundador de la tienda Bensy Levy empezó Green Corner porque no había un contacto para lanzar productos de los agricultores al mercado. Mientras mejor conectados se encontraran,  los precios también bajarían.

Levy llegó de conocer técnicas y costumbres japonesas de agricultura muy amigables con el medio ambiente.

Cuando se enteró de que ya existían en México, halló que podría masificarlas: hasta 2003, un alimento orgánico era simplemente inaccesible.

Ese año, la Condesa vio abrir la primera Green Corner, con los productos del rancho Levy y más productores que se sumaron a la iniciativa.

El crecimiento de la empresa

En seis años, ya hay cuatro sucursales más: Coyoacán, Polanco, Cuajimalpa y Satélite.

"Actualmente tenemos 250 productores", dijo Soledad Hernández, directora de operaciones de Green Corner. La mayoría pertenecen al sur, "porque el mercado orgánico del Norte está más enfocado a la exportación", dijo.

Hay de todo: frutas, verduras, lácteos, carne, artesanías, productos de limpieza biodegradables, hasta pañales ecológicos, que están hechos con fécula de maíz y algodón. .

Los productores más grandes en esta industria suelen corresponder a empresas medianas dentro del sector común.

Se buscan productores nacionales

La Esquina Verde busca nacionales: el 85% del portafolio es mexicano y el 15% restante son productos que no existen en el país, como leche en polvo de almendras.

Los precios no siempre son más elevados que mercado. Por ejemplo, los pañales se encuentran dentro de su media, entre 117 y 127 pesos por paquete de 40 piezas.

"Si estás pagando un precio mayor y conoces un poco el producto orgánico, sus cualidades y bondades te das cuenta del costo - beneficio", contó Hernández.

Es decir que al no usar hormonas, fertilizantes ni plaguicidas, el producto lleva hasta tres veces más tiempo, salarios y recursos.

La ventaja es que los alimentos no pierden sus nutrientes: las espinacas pierden el 88% de su hierro y las naranjas el 50% de la vitamina C con los tratamientos convencionales.

La directora detalló: "nuestro organismo no está diseñado para procesar plaguicidas y sin embargo con los productos convencionales, al tiempo que te estás comiendo el alimento te estás comiendo esas sustancias".

Ella ejemplificó con las madres en lactancia: si una madre toma fresas convencionales, el 80% de los plaguicidas se queda en su cuerpo y se los dará a su hijo.

Productos Orgánicos y Fair Trade

Hernández especificó que la producción orgánica requiere garantizar que el suelo en donde se cultivó no hubo sustancias como plaguicidas en los 5 años anteriores.

Los animales y sus productos derivados no debieron consumir hormonas sintéticas ni transgénicos.

La idea es que se pague un precio justo por el trabajo realizado. Debe ser más que sólo pensar en los niveles salariales sino "¿qué puedo hacer yo, distribuidor, para ayudarte a ti, productor, a que generes condiciones que te permitan continuar con tu trabajo?", especificó.

Las tiendas hasta ahora se han planteado como objetivo llegar a que el porcentaje de ganancias se distribuya 70% al productor y 30% para Green Corner.

Además, trabajan en desarrollar un restaurante por tienda, para asegurar que todo el material comprado a los productores sea aprovechado.

 

Ahora ve
Así han ayudado los eclipses a la humanidad a lo largo de la historia
No te pierdas
×