El último reparador de paraguas en París

El último reparador de sombrillas en Francia cobra de 170 a 1,200 pesos por resolver accidentes; se ubica en el corazón del viejo París y a tan sólo unas cuantas calles del Centro Georges Pompidou.
PARIS FRANCIA PARAGUAS  (Foto: Página oficial)
Israel Ayala
PARÍS (CNNExpansión) -

En el corazón del viejo París y a tan sólo unas cuantas calles del turístico Centro de Arte Georges Pompidou, se esconde el último reparador de paraguas de la ciudad luz. Se llama Thierry Millet y es considerado el artesano más mediatizado de toda Francia.

Su historia es, al igual que su profesión, única. Instalado desde los años 60 en su taller ubicado en lo que antaño fue el "Barrio de los Paraguas", Millet repara anualmente más de 10,000 sombrillas.

Diariamente, la gente viene a verlo para componer sus parasoles. "Los clientes me dicen que tienen a un ‘enfermo'. Me preguntan, ‘¿Cuál es su diagnóstico, doctor?'", explica Thierry mientras arregla un colorido paraguas de fabricación china.

Para él la reparación es verdaderamente un buen negocio. "Hay gente que está interesada en no contaminar y económicamente es más interesante componer un paraguas que comprar otro nuevo", explica el especialista originario de Marsella, la segunda ciudad más poblada de Francia.

En una ciudad donde llueve en promedio 137 de los 365 días del año, el principio económico de su profesión se vuelve rentable. En Francia, el precio de una sombrilla de calidad oscila entre los 30 y los 100 euros (unos 510 y 1200 pesos), mientras que la reparación varía de los 10 euros (170 pesos), por una mecánica simple, a los 70 (unos 1200 pesos), si se trata de una avería más grave. 

"A veces el precio de reparación puede aumentar, dependiendo de la rareza de la piezas, ya que algunas pueden tener costos de hasta 1,000 euros (unos 17,000 pesos)", explica Millet.

Y es que las estadísticas favorecen a la profesión de Thierry: uno de cada dos franceses tiene un paraguas que ya no funciona. "Los guardan porque generalmente tienen un valor sentimental para ellos".

Además de revelar la personalidad de la clientela, la sombrilla puede también tener otros significados. "Para las mujeres es un símbolo de elegancia, para los hombre es una prolongación fálica".

Pero también existe un interés ecológico. Los paraguas no son reciclables y se venden en promedio a 3 euros (unos 50 pesos) en las calles de Europa, sobre todo los de fabricación china. Esto genera un problema ecológico puesto que tan sólo en Francia, cada año 17 millones de estas sombrillas terminan en la basura. 

"Son verdaderos cadáveres de nailon y de fibra de plástico", se inquieta Millet, ya que un paraguas no se recicla y además contamina. "Se hace un hoyo en la tierra y se meten allí. El nailon toma unos 50 millones de años en degradarse, es todo un problema", se queja. 

En su taller, Thierry recupera y recicla todas las partes de estos utensilios de la vida cotidiana parisina. Por eso, antes de tirar una sombrilla a la basura, él recomienda a la gente que acuda con los especialistas de la reparación, puesto que así tendrán un paraguas que durará muchos años más y que contaminará menos.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Finalmente, Thierry abre su cajón de secretos. Allí se encuentran artículos que le ayudan a reparar otras sombrillas e incluso hay objetos que le han permitido crear un peculiar parasol en forma de Torre Eiffel, una invención de la que él se siente orgulloso: "En efecto, ver este paraguas sorprende a los turistas. Ya sabe usted, es la Torre Eiffel y bueno, ellos se emocionan".

PEP's. Reparador de paraguas. Passage de l'Ancre. 30, Rue de Turbigo. 75003. París. Metro : Réaumur-Sébastropol - Arts et Métiers.

Ahora ve
Teomirn, el primer profesor de piano que enseña con realidad aumentada
No te pierdas
ç
×