El optimismo ‘inunda’ a Baselworld

La asistencia al evento y los comentarios de las marcas confirman el repunte en la relojería; la marca Ball es un ejemplo, luego de reportar un crecimiento de 18% durante el año pasado.
Baselworld4  (Foto: CORTESIA)
Alejandro Estrada/Enviado
BASEL (Suiza) -

La percepción de que la industria de la relojería está en plena recuperación no sólo es evidente por la cantidad de gente que se agita en los corredores de la gran feria de relojería Baselworld, que se lleva a cabo en Suiza. Y es que la concurrencia, si bien no se compara con la que se veía hace un par de años, no es en ningún momento insignificante.

Pero también confirman el repunte los propios ejecutivos de algunas compañías, como en el caso de Ball, quienes no sólo pudieron resistir los momentos más difíciles durante 2009, sino registrar incluso un crecimiento de hasta 18% en comparación con el año anterior.

Prevalece el optimismo, y aunque las novedades se limitan en muchos casos a presentar variantes de modelos ya existentes o a reducir la producción de piezas como una medida precautoria, las buenas noticias se dejan escuchar por todos los rincones. Aerowatch nos deja incluso con las ganas de mirar uno de sus modelos tourbillon, vendido apenas un par de días atrás.

Azimuth muestra algunos de sus prototipos para los próximos años, así como también su nueva línea de relojes para buceo, en donde destaca una pieza con una resistencia al agua de 2,000 metros y una caja de acero cuadrada que aloja al verdadero guardián redondo de la hermeticidad.

El maestro Rainer Nienaber demuestra su especialidad, los movimientos retrógrados, y la firma Krone deja sin aliento ante el dedicado trabajo artístico de sus plumas fuente.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Sin embargo, una de las conversaciones más interesantes de la jornada corrió a cargo del director de la manufactura de Harry Winston, Didier Decker, quien reseña cómo tuvo que resolver, en menos de 10 meses, el proyecto Opus IX, a su llegada a la compañía hace apenas un par de años.

Todo se ve mejor que en 2009, y los distribuidores están decididos a tomar ciertos riesgos. Pero finalmente, el cliente final tiene la última palabra.

Ahora ve
Miles marcharon en la CDMX en contra de la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×