¿Qué tan ecológica es tu vida amorosa?

Llega a librerías “Eco-Sex”, un libro con consejos sexuales pero que mantienen conciencia ecológica; con juguetes sexuales de cuerda o ropa interior ecológica el texto da tips para cuidar el ambiente.
SEXO ECOLOGÍA JUPITER IMAGES  (Foto: Jupiter Images)
LOS ÁNGELES (CNN) -

Puede que conduzcas un coche híbrido, comas productos orgánicos y recicles con pasión. Pero, ¿qué tan ecológica es tu vida amorosa?

Piensa en esas rosas tan bonitas de San Valentín, y en el costo medioambiental de cultivarlas y las emisiones de dióxido de carbono que costó traerlas desde tierras lejanas.

¿Y qué hay de esos condones usados, tirados por el retrete y que viajan por cañerías que quizá contaminen el océano?

Si no se te ha ocurrido pensar en una vida sostenible entre las sábanas, sigues siendo un "total neófito medioambiental", según la autora Stefanie Iris Weiss.

Pero la ayuda está en camino, con el nuevo libro "Eco-Sex" de Weiss, que no pasa nada por alto en su misión de poner el dormitorio en la vanguardia de la batalla para salvar el planeta.

"Siempre he querido escribir un libro sobre sexo. Soy una ecologista muy comprometida, y llevo 20 años siendo vegetariana. Vi un hueco en el mercado y no podía creer que nadie hubiera escrito sobre este tema", afirmó.

"Eco-Sex" llegará a las estanterías estadounidenses el 31 de marzo, por cortesía de la editorial Ten Speed Press.

Desde juguetes sexuales de cuerda o con manivela (y páginas web sobre dónde reciclar los viejos dispositivos a pilas) a ropa interior sana y ecológica (de bambú) o páginas de contactos para guerreros ecologistas, "Eco-Sex" pretende mostrar a los lectores cómo reducir las emisiones contaminantes de su vida amorosa, y divertirse mientras lo hacen.

EXPERIENCIA REAL

Weiss, que dice que ha probado o evaluado todo lo que aparece en el libro, entrevistó a cocineros de comida cruda para obtener recetas de platos afrodisiacos para dos, sugiere la cita ecológica ideal (dar un paseo en bicicleta) y recomienda colchones de látex natural (pero advierte que botan menos que los fabricados de materiales elásticos, rollos y espuma sintética).

La autora encuentra cosméticos orgánicos o naturales, condones fabricados con látex que también son biodegradables y recursos para encontrar joyería ecológica, porque ni los diamantes ni el oro son el mejor amigo de ninguna chica ecologista que se precie.

"En mi vida me había divertido tanto investigando para un libro", afirmó Weiss que admitió que algunos se reirán del concepto de ecosexo.

En cuanto a las flores, el auténtico ecosexual las cultiva en su jardín, o al menos las compra en su zona de un mercado de agricultores.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"Lo primero que puede hacer la gente para ser un ecosexual es tener menos hijos, o ninguno en absoluto", aseguró Weiss, que no tiene hijos.

Si esto le parece escandaloso, piensa en que se calcula que el 90% de los pañales vendidos cada año terminan en vertederos. O en cómo las emisiones de una persona más superan de lejos todo lo que ahorran las bombillas de bajo consumo que tengas instaladas.

Ahora ve
Científicos hallan en Portugal un raro tiburón calificado como ‘fósil viviente’
No te pierdas
×