Un perro de copiloto = una bala de pelo

Tener una mascota en el asiento delantero durante un accidente, ejercerá una presión de 1,088 kg; un estudio en EU muestra que más de la mitad de los conductores acaricia a su can mientras maneja.
perro auto coche asiento delantero copiloto seguridad  (Foto: Photos to go)
Peter Valdes-Dapena
NUEVA YORK -

Ese tierno perrito que te acompaña como copiloto puede parecer lindo, pero en realidad constituye un peligro mortal.

Los perros en los vehículos pueden ser un riesgo para los conductores, para otras personas que transitan, e incluso para sí mismos.

De acuerdo con un estudio realizado por la AAA Foundation for Traffic Safety (entidad dedicada a la seguridad vial), un tercio de las personas que dijeron haber conducido con el perro dentro del coche en el último año admitió que sus mascotas los distraían mientras estaban al volante.

Más de la mitad admitió acariciar a su perro mientras conducía. Y 21% dijo que permitían a su perro sentarse en su regazo. Pocos aceptaron jugar o darle agua a su mejor amigo, todo esto mientras manejaban sus vehículos.

Al mismo tiempo, menos de uno de cada cinco dijo que, al conducir acompañado de su perro, usaba algún tipo de accesorio de seguridad para mascotas. Eso supone un peligro para el perro, pero también para los ocupantes del vehículo.

"En un choque a 50 millas por hora (80 kilómetros por hora), un perro de 10 libras (4.5 kilogramos) sin sujeción ejercerá una presión aproximada de 500 libras (226 kilogramos), mientras que en un accidente a sólo 30 millas por hora (48 kilómetros por hora) un perro de 80 libras (36 kilogramos) sin sujeción ejercerá 2,400 libras (1,088 kilogramos) de presión. Imagina la devastación que eso puede causarle a tu perro o a cualquiera en el auto" advirtió la directora de Programas de Seguridad Vial de la fundación.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Los asientos delanteros son particularmente peligrosos para los perros, sujetos o no, indicó la AAA Foundation. Las bolsas de aire, que se activan durante un choque, pueden ser incluso más peligrosas para el perro que el choque mismo.

La mayoría de los dueños de perros dijo que sus mascotas viajan detrás, justo lo que aconseja la AAA. Solamente el 26% dijo que le permitía a su animalito viajar en el asiento delantero.

Ahora ve
Mel Gibson y su padre viajaron a Latinoamérica por este novedoso tratamiento
No te pierdas
ç
×