Una visita a uno de los restaurantes operados por Corea del Norte

Al entrar, las meseras dan la bienvenida con sonrisas discretas y tiernos saludos, pero ellas pueden parecer de pronto llenas de pánico y muy descontentas cuando los clientes se alejan del menú.
En los restaurantes operados por Corea del Norte está prohibido tomar fotos.
Bienvenidos  En los restaurantes operados por Corea del Norte está prohibido tomar fotos.  (Foto: CNN, Richard Ehrlick)
Por RICHARD EHRLICH
BANGKOK (CNN) -

En la capital de Tailandia hay un restaurante donde mujeres norcoreanas le quitan a los comensales la libertad de tomar fotografías. Las mismas mujeres cortan fideos sobre tu mesa, pero parecen tener temperamentos cambiantes.

En tanto, tropas armadas y alegres cantantes realizan una presentación, navegando sobre la fina lÍnea entre el entretenimiento y el lavado de cerebro.

Este es el restaurante Pyongyang Okryu, parte de una cadena de restaurantes operados en todo el mundo por el régimen de Corea del Norte, mismo que ofrece un raro vistazo a la vida dentro del estalinista y hermético Estado.

La cadena fue puesta bajo los reflectores recientemente cuando un grupo de sus trabajadores desertó a Corea del Sur.

Al entrar al restaurante, las meseras dan la bienvenida a los comensales con sonrisas discretas y tiernos saludos.

En embargo, tal como se pudo ver durante una reciente visita, ellas pueden parecer de pronto llenas de pánico, exprimidas de emociones y muy descontentas cuando los clientes se alejan del menú.

¿Y la comida? Los comensales pueden disfrutar de deliciosos, pero algo aceitosos y salados platillos en una mesa cubierta de plástico en medio de la decoración con motivos navideños permanente.

"¡No fotos!"

Los que conocen cómo es la vida en Corea del Norte pueden sentir que han pasado a través de una membrana invisible al país en cuanto entran a este restaurante, localizado en una de las mejores zonas de Bangkok.

Eso es debido a que este lugar para comer moderno y limpio ofrece una ventana tensa y rara a la vida de los que están cerca de lo más alto de la brutal jerarquía de Corea del Norte.
Por ejemplo, aunque la mayoría de los ciudadanos de la nación asiática sufren de una distopía orweliana, aqui adentro del restaurante Pyongyang Okryu los trabajadores no sufren de pobreza.

En cambio, sus problemas parecen ser cómo no morir de aburrimiento mientras una gran pantalla digital muestra videos de norcoreanos cantando patrióticamente en medio de tropas marchando, armas desfilando y funcionarios del régimen aplaudiendo.

Durante nuestra visita, tres sirvientes cerca de la puerta principal vieron los videos, balancéandose lentamente y cantando suavemente las letras.

El restaurante estaba vacío durante nuestra visita a media semana. Quien escribe, posando como turista, era el único cliente en el restaurante de 100 sillas.

El personal habla inglés de forma modesta, pero las preguntas sobre el restaurante y Corea del Norte fueron contestadas con un coro de "No lo sé".

Fotografiar la comida estuvo bien por un momento, pero esa libertad fue abruptamente retirada con una orden estridente: '¡No fotos!'.

Escribir en un pedazo de papel blanco también levantó la alarma.

"¿Qué está haciendo? ¿Qué está haciendo?", preguntó una mesera, quien pidió una explicación completa.

Bandeja de fideos fríos por 8.50 dólares.
Platillo  Bandeja de fideos fríos por 8.50 dólares.  (Foto: Reuters, Richard Ehrlick)

Entonces, ¿qué hay en el menú?

Por 150 baht (4.25 dólares), hay jurel frito y cebollas, envuelto en papel aluminio, graciosamente deshuesado por una mesera en tu mesa.

Aun mejor es la bandeja de fideos fríos Pyongyang, por 350 baht (8.50 dólares).

Suficiente como para dos personas, incluye rebanadas de pollo, pepino, huevo cocido, chile rojo, vinagre y mostaza, todo sobre fideos de arroz similares al espagueti, los cuales la mesera cortará con unas enormes tijeras rosas.

El Mumg Bean Jijim viene en la forma de cuatro panqués o muffins de forma circular y aplanados, bañados en aceite, adornados con cilantro, mismos que saben a papas.

También hay cerveza y otras bebidas, junto con pescado, cerdo, carne de res, pollo, vegetales, fideos y sopas.

Los especiales de comida cuestan 99 bath y el plato e incluyen bolitas de masa hervida, fideos, Kimchi Udong, Bibimbab Haeju y arroz frito con pollo.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

A varios kilómetros de distancia, un llamativo restaurante Pyongyang A Ri Rang en el callejón 26 de la calle Sukhumvit de Bangkok también ofrece comida, pero con karaoke y evento en vivo.
Sin embargo, durante una visita reciente, un letrero dice que está cerrado por renovaciones.

Además de los de Bangkok, el régimen de Pyongyang también opera restaurantes en Malasia, Laos, Camboya, Nepal, China, el Medio Oriente y África.

Ahora ve
Cinco consejos para viajar aunque no tengas mucho dinero
No te pierdas
×