Mitos y curiosidades del Museo Nacional de Antropología en su aniversario

El recinto ha recibido millones de visitas, sufrido un robo y dado la bienvenida a la tecnología
Habitantes destacados del Museo de Antropología
Jorge Eduardo Gómez

El Museo Nacional de Antropología cumple un año más de albergar en sus 24 salas una de las colecciones arqueológicas y etnográficas más importantes de México.

Con más de 50 años, este edificio tiene mucho que contar: ha sido reconocido internacionalmente por su belleza arquitectónica, sufrió un robo, se ha adaptado paulatinamente a los cambios tecnológicos e incluso algunos mitos rodean a una de sus piezas distinguidas.

Te presentamos 10 datos de la historia de este recinto que, desde su apertura el 17 de septiembre de 1964, se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de México.

1. Llovió y llovió ¿por Tláloc?

El monolito de Tláloc, atribuido a la cultura teotihuacana y que recibe a los visitantes del museo sobre la avenida Paseo de la Reforma llegó a la Ciudad de México el 16 de abril de 1964 procedente de San Miguel Coatlinchan, municipio en el Estado de México donde fue desenterrado de la barranca de Santa Clara.

La imponente escultura prehispánica del dios de la lluvia -de más de 165 toneladas y siete metros de altura- es considerado el quinto monolito más grande del mundo y su entrada a la Ciudad de México -a donde llegó en dos camiones especialmente adaptados para su enorme peso- coincidió con un torrencial aguacero que inundó varias colonias, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Otro mito detrás de su transportación es que, desde entonces, San Miguel Coatlinchan sufre de falta de lluvias, según narraron algunos de sus habitantes en el documental La Piedra Ausente, dirigido por la antropóloga Sandra Rosental y Jesse Lerner.

Además, un misterio rodea al monolito: ¿es o no es Tláloc? El arqueólogo Leopoldo Batres identificó a la escultura en los años 80 como el dios de la lluvia, aunque hay quien aún insiste en que el coloso representa a la diosa Chalchiuhtlicue, “la de la falda de piedras preciosas”, diosa azteca de los lagos y corrientes de agua, según el INAH.

2. El museo vive ‘el más grande robo’

El recinto sufrió un robo el 24 de diciembre de 1985 que fue descrito por el entonces director del INAH, Enrique Florescano, como “el más grande despojo al patrimonio arqueológico mexicano”.

La Nochebuena de ese año, dos personas sacaron 140 piezas arqueológicas de vitrinas de las salas Maya, Mexica y Oaxaca. Los ladrones entraron al museo saltando la reja del Paseo de la Reforma -una de las principales avenidas del país- y se metieron a las salas a través de los ductos de aire acondicionado, de acuerdo con periódicos nacionales que relataron el hecho.

El gobierno de México, en ese entonces presidido por Miguel de la Madrid, ofreció una recompensa de 50 millones de pesos a quienes dieran pistas sobre los ladrones, según informó el diario español El País, ese año. Pero fue hasta años después que la PGR pudo localizar las piezas y detener a uno de los ladrones, reportó el diario La Jornada en 1999.

"A raíz de este robo, en el cual se recuperaron las piezas y están en salas, se trabajó intensamente en la seguridad del recinto y ahora la situación es completamente distinta", dijo Antonio Saborit, director del museo, en entrevista. El historiador asumió la dirección del recinto en 2013.

3. ¿Hay tesoros ocultos?

Más de 8,000 piezas se exhiben en las salas permanentes del museo, que también cuenta con una bodega donde existen piezas que nunca han estado en exposición. El total de las dos colecciones -la expuesta y la de bodega- "quizá ronde el cuarto de millón", es decir, 250,000 piezas, informó Saborit.

"Muchas veces se piensa —es una idea un poco romántica— que la bodega esconde tesoros a los ojos del visitante, es una idea muy popular e imprecisa (…) En la bodega se busca la conservación de las colecciones, se les trabaja en todos los sentidos desde la restauración al estudio y salen hacia la sala; pueden transitar del mismo modo que de la sala transitan a exposiciones itinerantes fuera del museo", señaló.

El director consideró que no es por falta de espacio que las piezas no estén en exhibición sino que depende del discurso museográfico. "Hay que recordar que en cada una de las salas se cuenta una historia, cada una busca poner frente a los ojos del visitante las piezas más representativas de una civilización o una región y contar una serie de relatos significativos", explicó.

4. El museo y el cine de oro

El cine de oro mexicano también forma parte del museo, en cierta forma. María Félix, reconocida actriz mexicana recorrió el recinto para su programa María Félix, una conversación, grabado en los años 90. Muy a su estilo, explicó a la audiencia las razones para visitarlo.

Pedro Armendáriz Jr., actor mexicano y arquitecto de profesión, participó en la construcción del edificio, que inició en febrero de 1963 y duró 19 meses.

5. Un edificio con medalla de oro

Pedro Ramírez Vázquez, afamado arquitecto mexicano fue el encargado de diseñar este museo, que un año después de su apertura obtuvo la medalla de oro en la Bienal Internacional de Arquitectura, efectuada en Sao Paulo, Brasil.

Ramírez Vázquez también construyó la Basílica de Guadalupe, el Museo de Arte Moderno, el Museo del Templo Mayor y el Estadio Azteca.

6. Museo y también escuela

El recinto también funcionó un tiempo como centro educativo, en la década de los 60. Ahí se encontraban la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), que en 1979 fue trasladada a su actual ubicación, en la zona arqueológica de Cuicuilco, al sur de la Ciudad de México.

Sin embargo, el museo continúa siendo sede de talleres, diplomados y otras actividades académicas.

7. Tamayo y Carrington también viven aquí

El museo no solo es casa de piezas arqueológicas y etnográficas. También resguarda obras de pintores mexicanos, entre ellos el mural Dualidad de Rufino Tamayo, que representa a Quetzalcóatl y Tezcatlipoca.

El mundo mágico de los mayas, de la pintora surrealista Leonora Carrington, puede verse en la sala Pueblos mayas de las montañas. Representa la vida cotidiana de los indios chamulas y sus creencias religiosas.

Antropología, la cultura como obra de todas las razas del mundo de Jorge González Camarena y Boda Purépecha de Pablo O’Higgins son otras de las creaciones que viven ahí.

8. Casa de una celebración ancestral

No solo dentro del museo pueden encontrarse legados culturales de México. Los voladores de Papantla realizan su ceremonia a la entrada del recinto, manifestación ancestral fue declarada patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la Unesco en septiembre de 2009.

9. Un museo presidencial

Aún no se había inaugurado, pero la entonces primera dama de Estados Unidos, Jacqueline Kennedy, ya lo había vistado. Era junio de 1962 cuando John F. Kennedy y su esposa llegaron a la Ciudad de México para reunirse con el entonces presidente Adolfo López Mateos.

La pareja fue recibida con un banquete en Palacio Nacional, visitó Los Pinos y ella acudió al museo, que sería inaugurado dos años después. En abril de 2010 lo visitó otra primera dama estadounidense, Michelle Obama.

Dos años después, su esposo y presidente de Estados Unidos, Barack Obama dio un discurso ante estudiantes en mayo de 2013, durante su cuarta visita a México. "Es adecuado que nos reunamos en este gran museo, que celebra a las civilizaciones del México antiguo y sus logros en artes y arquitectura, medicina y matemáticas", les dijo.

Pero también ha sido sede de ceremonias presidenciales mexicanas. El 2 de septiembre de 2011, el entonces presidente Felipe Calderón pronunció ahí el mensaje con motivo de su quinto informe de gobierno, sede que eligió de última hora luego de que canceló un acto programado en el Auditorio Nacional.

10. Un gigante de medio siglo se adapta al internet

En 50 años, el museo ha vivido paulatinamente la incorporación de la tecnología, que se ha usado principalmente en materia de divulgación, expresó Saborit, quien dijo que el acervo del museo está en proceso de ser colocado completamente en el sitio web del recinto.

"Estamos en ese proceso, es sumamente laborioso y complejo y trabajamos con materias muy delicadas, ya se digitalizó toda la colección arqueológica en salas, ya está, eso quiere transitar hacia el sitio web del museo y lo irá haciendo paulatinamente", explicó.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

El museo también forma parte de Google Art Project, una colaboración entre el gigante de internet y 250 museos del mundo. El buscador permite hacer un recorrido virtual con imágenes de 360 grados y observar de cerca 148 piezas con su respectiva explicación.

Aquí puedes hacer un recorrido virtual por el museo.

Ahora ve
Esto es lo que verás en ‘La forma del agua’, del mexicano Guillermo del Toro
No te pierdas
×