Rascacielos de madera, la nueva tendencia en todo el mundo

Los nuevos productos superfuertes, como el bambú armado, están provocando que la madera se popularice como material de construcción
Los expertos dicen que los edificios de madera tienen un efecto psicológico positivo en las personas.
Cambio de actitud  Los expertos dicen que los edificios de madera tienen un efecto psicológico positivo en las personas.  (Foto: Wolfgang Traeger)
JENNI MARSH
(CNN) -

La madera se está volviendo la respuesta para la creación de ciudades más ecológicas: es ligera y sostenible e incluso se dice que es más resistente al fuego que el acero.

La nueva adición a la tendencia del uso de la madera para construcción es el proyecto de una estructura de madera de 19 pisos que se levantará en la ciudad sueca de Skelleftea.

Lee: Los nuevos rascacielos de la CDMX

El diseño, obra del despacho de arquitectos White Arkitekter, fue el ganador de una competencia para diseñar un centro cultural y un hotel en la ciudad sueca.

El proyecto Sida vid Sida (que se traduce como lado a lado) recibió buenas críticas porque rinde tributo a la rica industria maderera de la localidad y a los muchos beneficios que se atribuyen a la madera como material de construcción.

Cuando quede terminada, la estructura de 19 pisos será el edificio de madera más alto de los países nórdicos.

Propagándose como fuego

La moda de las torres de madera, ya sean realidad o proyecto, se ha apoderado del mundo de la arquitectura desde hace cinco años y al parecer, todos tienen un récord en un aspecto u otro.

Lee: MahaNakhon, la locura arquitectónica de Scheeren en Bangkok

En 2012, el conjunto residencial Forte, de 10 pisos y casi 32 metros de altura, se erigió sobre el puerto Victoria, en Melbourne. Fue el edificio de madera más alto de mundo hasta que se construyó The Treet, en el centro de Bergen, Noruega, edificio que le arrebató el título en 2014 con cuatro pisos más.

En 2016, el Cube, un edificio de departamentos en Shoreditch, Londres, se volvió "la estructura de madera contrachapada más alta de Europa", según sus desarrolladores.

En Canadá se empezaron los trabajos de construcción de un edificio que lleva el descriptivo nombre de Tall Wood Building (edificio alto de madera), el cual servirá como dormitorio para los estudiantes de la Universidad de la Columbia Británica. Este iba a ser el edificio de madera más alto del mundo con 53 metros y 18 pisos de alto, hasta que llegó la torre Oakwood.

La torre Oakwood es un proyecto conjunto del despacho PLP Architecture y el Departamento de Arquitectura de la Universidad de Cambridge. Es un experimento con el que se busca rebasar las fronteras de la construcción con madera y es parte de un movimiento creciente para construir con madera.

QUIZZ: ¿Qué tan conocedor eres de la obra de Teodoro González?

Si se autoriza su construcción, la torre de 80 pisos estará hecha de madera, así que será el primer rascacielos de madera de Londres y la estructura de madera más alta del mundo. Con 300 metros de altura, será el segundo edificio más alto de Londres, solo superado por el edificio The Shard.

Diversificación

Una de las causas de esta tendencia son las nuevas clases de madera ultrafuerte.

"Hay un montón de materiales nuevos hechos de madera que son estructuralmente capaces de sostener edificios grandes", dijo Michael Ramage, del Centro de Innovación con Materiales Naturales de la Universidad de Cambridge.

Lee: Los edificios que le dan un segundo aire a la avenida más larga de la CDMX

El contrachapado de madera, por ejemplo, consiste en láminas delgadas de madera dispuestas perpendicularmente y laminadas con pegamento resistente al fuego con el fin de crear una trama más sólida. Pero el bambú, material que se ha usado para la construcción desde hace siglos en Asia, es el que más interesa a Ramage.

El bambú tiene un ritmo de crecimiento cinco veces mayor que la madera, pero tiene propiedades mecánicas parecidas; en todo el mundo hay 31.4 millones de hectáreas de bambú, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

"Estamos trabajando con bambú armado", explicó Ramage. "Podemos tomar las paredes de los tubos de bambú, cortarlos en rectángulos y pegarlos para crear bloques grandes. Obtenemos piezas grandes de algo que parece madera, pero son más fuertes que la madera".

Lee: Reforma, con 20% de oficinas sin rentar

Kevin Flanagan, socio de PLP Architects, agregó que puede imaginar que el sector llegará a hacer modificaciones genéticas a la madera para que sea más apta para la construcción de rascacielos.

¿Londres en llamas?

Obviamente, cuando se trata de edificios de madera, hay una cuestión ardiente.

¿Los rascacielos de madera representan un riesgo de incendio?

Ramage explicó que la torre Oakwood (que será una extensión del Centro Barbican, en el centro de Londres) superará los estándares de resistencia al fuego de los edificios comunes de acero y concreto.


Su centro recibió 250,000 libras esterlinas (alrededor de 6,375,000 pesos) de parte del Consejo de Investigación en Ingeniería y Ciencias Físicas de Reino Unido para la investigación de técnicas de construcción con madera, tales como la resistencia al fuego.

"Hay un gran problema de percepción", explica Ramage. "La madera no se quema como la gente imagina. Los grandes incendios de Londres y Chicago iniciaron con trozos de madera realmente pequeños. Es muy difícil que los bloques grandes de madera se incendien… no sirven como brasa".

Ramage dice que la madera se quema de forma predecible. Por lo tanto, los ingenieros pueden calcular el tamaño óptimo de un bloque de madera para que sirva como capa protectora que sostenga a un edificio durante un lapso determinado.

"Todos los edificios de cierto tamaño en adelante tienen que tener aspersores y sistemas activos de supresión de incendios, sin importar si son de madera, de concreto o de acero", agregó.

Nueva York y sus rascacielos ultradelgados

En los últimos años, una serie de incendios en los rascacielos de Dubái puso de relieve que no solo los edificios de madera corren el riesgo de incendiarse.

¿La madera nos hace sentir más felices?

De acuerdo con Flanagan, los edificios de madera tienen un efecto psicológico positivo en las personas.

"La gente tiende a sentirse relajada cuando está cerca de edificios de madera", dijo. "La gente relaciona la madera con espacios verdes y tiene cierta afinidad con ello. Implementar estructuras de madera en las ciudades en las que la gente vive representaría un beneficio real".

El Instituto de Investigaciones Joanneum de Austria comparó en 2009 cuatro salones de clases: dos tenían piso, techo y libreros de madera y dos tenían piso de linóleo, muros de tablarroca y libreros de cartón prensado.

OPINIÓN: De pueblos a ciudades: transformaciones extremas del paisaje asiático

Los investigadores descubrieron que los niños que trabajaron en los salones de madera estaban más relajados y su ritmo cardíaco era menor.

¿No se supone que deberíamos estar salvando los bosques?

Sí. Según la Organización Mundial para la Vida Silvestre, cada año se pierden hasta 150,200 kilómetros cuadrados de bosques, el equivalente a 48 canchas de futbol cada minuto.

No obstante, Ramage explica que si se aprueba la construcción de las torres Oakwood, se construirían con madera procedente de árboles cultivados a lo largo de 40 años específicamente para la construcción.

"Rusia tiene grandes reservas de madera, principalmente porque finalmente estamos usando menos papel", explicó.

De hecho, sería más sostenible usar madera. Ramage dice que la madera es, en promedio, cuatro veces más fácil de transportar que el concreto, así que se necesita menos energía para transportarla. Es más, es cada vez más frecuente que los edificios de madera se ensamblen en una fábrica y se transporten con una grúa hacia donde se ensamblarán, algo así como un rascacielos "ármelo usted mismo".

"Esto representa grandes ahorros en tiempo y dinero", explicó Flanagan.

¿La madera no se pudrirá?

La madera se ha usado para construir algunos de los edificios más hermosos e icónicos del mundo, desde los arcos Tudor del Westminster Hall en Londres, hasta los techos de madera de la Ciudad Prohibida en Beijing. Y aún no se han podrido.

"A través de una muchos años de construir con madera, hemos aprendido que la madera puede durar: hay edificios de 600 o 700 años de antigüedad en Reino Unido y están en buen estado", dijo Ramage. "El común denominador entre ellos es que los han cuidado bien".

Newsletter
Ahora ve
El caso de corrupción de Odebrecht en México
No te pierdas