¿Por qué los coleccionistas invierten en rocolas retro?

Las ventas de Sound Leisure se han duplicado en los últimos cinco años y la compañía ha recibido pedidos muy anticipados para su último modelo: la rocola Vinyl Rocket Jukebox.
Para Sound Leisure, una de las empresas en el mundo que mantienen la producción artesanal de consolas, el negocio está teniendo un crecimiento.
Boom  Para Sound Leisure, una de las empresas en el mundo que mantienen la producción artesanal de consolas, el negocio está teniendo un crecimiento.  (Foto: Sound Leisure)
Josh Sims
(CNN) -

“Algunos piensan que es como preferir una carreta cuando se puede tener un Ferrari", dice Chris Black mientras introduce números en una de sus rocolas. "Pero a diferencia de una caja aburrida en el rincón de una habitación, éstas máquinas atraen a la gente. Quieren hasta tomarse una foto con ella, es un producto feliz".

Black es el director gerente de Sound Leisure, uno de los dos últimos fabricantes en el mundo de rocolas hechas a mano.

La compañía, fundada por su padre en 1978, está afincada en Leeds, en el norte de Inglaterra, no en Estados Unidos. Y acaso lo más sorpresivo, el negocio marcha muy bien.

"Aunque el mercado de las rocolas para bares casi ya no existe, más y más personas quieren una en su casa, como cuando quieres una chimenea real o un horno AGA. Se ha convertido en un producto de estilo de vida", dice Black.

Atractivo retro

Su último modelo solo reproduce viniles.
Sound Lesure  Su último modelo solo reproduce viniles.  (Foto: Sound Lesure)

Las ventas de Sound Leisure se han duplicado en los últimos cinco años y la compañía ha recibido pedidos muy anticipados para su último modelo: la rocola Vinyl Rocket Jukebox.

"Es lo que debe ser una rocola porque es lo que era en su forma original", dice. "Hay toda una puesta en escena: carga el disco, posiciona la aguja antes de que suene la música. Abreva más profundamente de esa época estadounidense de la que hemos tomado numerosas ideas".

Para Sound Leisure también significa un cambio. Hasta la fecha, sus modelos estaban basados en los CD, donde cada rocola contenía unas 2,000 pistas, frente a los 70 discos, incluyendo los lados A y B, que tendrá el modelo para vinilo.

Eso no es todo lo que los distingue de los diseños clásicos de los años 50 que han definido la forma del aparato. Si la máquina original usaba bulbos para crear las luces fluorescentes, Sound Leisure usa LED.

Lee: Nintendo Classic Mini, nostalgia y masoquismo

Y los plásticos que ahora se usan son, como explica Black, de “fortaleza antidisturbios, así que si tienes una fiesta particularmente agitada, tu rocola sobrevivirá".

Para que las unidades posean una mayor practicidad en el siglo XXI, cada una tiene también conectividad Bluetooth, función de reproducción aleatoria (shuffle) y control remoto.

La nostalgia que revivió al Nintendo NES

Pero ofrecen el mismo exterior y nivel de artesanía - en el mueble tanto como en la electrónica- de las famosas rocolas Wurlitzer. (De hecho, cada rocola de Sound Leisure tarda unas 70 horas en construirse).

Un nuevo clásico

Black atribuye la extinción de la industria menos al avance de la tecnología de audio que a la implacable reducción de costos. En contraste, la rocola de vinilo de Sound Leisure -con todas las partes diseñadas y hechas en casa- no te costará menos de 9,990 dólares, si bien las personalizadas cuestan aún más.

Lee: México, país de melómanos, según Spotify

"Ciertamente hay puristas de las rocolas que dicen ‘¿Para qué comprar una nueva si puedes comprar una original?’" concede Black.

"Pero una rocola nueva es más como una réplica de un coche clásico. Ofrece todo el estilo sin el mantenimiento. No tienes que repararla cada vez que la enciendes. Además, los puristas son cada vez menos quisquillosos porque aprecian el aporte que hacemos a la historia de la rocola. Las que construimos seguirán aquí otros 50 años y serán pasadas de generación en generación como pasó con las antiguas".

Cada consola toma 70 horas construirla.
Artesanal  Cada consola toma 70 horas construirla.  (Foto: Sound Leisure)

Black está seguro de que todavía habrá demanda de rocolas en las próximas décadas.

"A menudo los adolescentes se sienten atraídos por el sonido de una rocola cuando la escuchan", dice. "Es un sonido distintivo, a diferencia del muy nítido de los equipos modernos de alta fidelidad, es más grave. Podríamos fabricar una rocola que suene nítida, pero no sería su naturaleza. Nos esforzamos mucho en mantener ese sonido profundo".

Por supuesto, admite, en la era Spotify no todo el mundo lo entiende. Aunque Sound Leisure vende sus rocolas en todo el mundo, algunos mercados se les han resistido.

Lee: ¿Cómo sabe Spotify qué música te va a gustar?

"Queríamos vender en Rusia, por ejemplo, pero llevan tanto tiempo aislados de la cultura estadounidense que la vieron y dijeron, ‘¿Qué es esto?, ¿para qué sirve?’", ríe Black.

Y, lo más sorprendente de todo, Estados Unidos, la cuna espiritual de la rocola, no ha sido un país receptivo.

Lee: Los mexicanos consumen menos productos importados

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"Creo que es porque los estadounidenses vivieron esa década de 1950, por tanto todo lo que nosotros consideramos atractivo en esa época y lugar simplemente les parece parte del pasado", dice.

Pero quizá Sound Leisure puede aún ganar sus voluntades con una buena canción.

Ahora ve
“Salí con ayuda de venezolanos”, narra desde Brasil la exfiscal Luisa Ortega
No te pierdas
×