¿Dudas profesionales? Pregunta al Sr. Q

El famoso Señor Q de Expansión encuentra solución a los problemas que rodean la vida laboral; tres profesionistas le plantean sus inquietudes sobre ingresos, relaciones personales y motivación.
salario  (Foto: Photos to go)

1. ESTIMADO SEÑOR Q:

Soy ingeniero, tengo 38 años y trabajo desde hace casi 20 en una compañía mexicana exitosa. Me siento inquieto porque creo que no gano lo justo de acuerdo con mi desempeño y mi responsabilidad, a pesar de que soy quien cubre a mi jefe cuando está ausente y quien lo apoya en coordinar el departamento.

Ya he solicitado aumento de sueldo, algo que no me agrada en absoluto. Me han prometido revisarlo, pero no pasa nada. Me motivan los resultados de mi trabajo, pero, en ocasiones, me incomoda la situación de mi sueldo. Más aún: la última vez que platiqué con el jefe de mi jefe me dijo que yo podría estar ganando más desde hace tiempo, pero que yo no he querido.

Lo que quiso decir fue que desde hace cinco años me han ofrecido nivel ejecutivo en plantas del grupo en otros estados y en el corporativo (o en el extranjero), pero yo no me he querido mover de la ciudad porque mi esposa es profesionista, nos gusta donde vivimos y tenemos a nuestra familia.

He pensando en cambiar de empresa, pero temo que no disfrute tanto de mi trabajo como lo hago ahora.

Inquieto

  • El SEÑOR Q RESPONDE

Querido Inquieto: ¿Qué es lo quieres? ¿Más dinero o el nivel ejecutivo? Porque no son la misma cosa. La impresión del Señor Q es que tu empresa valora tu esfuerzo y tu desempeño, y que su manera de recompensarlos es ofreciéndote puestos en otras ciudades, una práctica probablemente habitual para ejecutivos de tu nivel.

Tú has elegido, con razones válidas, quedarte donde estás. Esto debería recordarte que, en las elecciones que hacemos, ordenamos prioridades. Y tú has elegido la profesión de tu mujer y la cercanía con tu familia por encima de tu carrera en tu empresa. Y la compañía lo ha notado.

Probablemente tienes todo el derecho a exigir un aumento o un ascenso. Pero quizá, si quieres hacerlo en tu ciudad, debas tener algo de paciencia.
Impaciente, Q

 

2. ESTIMADO SEÑOR Q:

En la oficina están organizando un juego de ‘amigos secretos’, pero he decidido no participar, porque no me gusta mezclar lo personal con lo profesional. El organizador me insiste para que me apunte, ¿puedo decir que no?

Independiente

  • El SEÑOR Q RESPONDE

Querido Independiente: No. No puedes decir que no. Sé valiente y sé amigable: juega al amigo secreto y hazle un buen regalo al compañero que te toque en suerte. No seas amargado.
Amigo y secreto, Q

 

3. ESTIMADO SEÑOR Q:

Soy un licenciado en Derecho razonablemente inteligente que tiene un importante problema de motivación: no quiero trabajar. Vivo con mi abuela, que no me cobra renta, y a veces hago traducciones del inglés al español para el despacho de abogados donde trabaja mi tío.

No necesito mucho más: leo libros, veo películas y series de TV gratis en internet, a veces salgo con mis amigos a tomarnos unos tequilas por ahí.

¿Cuántos años podré seguir así? Realmente no lo sé. Ahora que tengo 27 años, no me falta nada, pero imagino que si sigo así hasta los 40 la cosa podría ponerse más patética. Igual, la perspectiva de trabajar me genera pánico y me deprime muchísimo: no puedo imaginarme en una oficina 40 o 50 horas por semana. Por favor, resuélvame este intríngulis.
Vago abogado

 

  • El SEÑOR Q RESPONDE

Querido Vago abogado:  Si no quieres y no necesitas trabajar, no trabajes. Disfruta de los placeres de la vida contemplativa mientras te dure este hechizo de vagancia y falta de dirección.

El Señor Q está convencido de que dentro de un par de años empezarás a dejar de disfrutarlo. Voltaire tenía una frase muy buena para tu caso: “El trabajo nos libra de tres males: el aburrimiento, el vicio y la necesidad”.

Si en los próximos años te sientes aburrido, o crees que necesitas más dinero, o sientes que tienes demasiado tiempo libre, entonces el mejor remedio será un empleo.

Esto, sin embargo, no quiere decir que tengas que hundirte en una oficina como un semiesclavo cumpliendo órdenes arbitrarias de tus jefes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Otra cita, ésta de Albert Camus: “Sin trabajo, toda vida se pudre. Pero cuando el trabajo no tiene alma, la vida se ahoga y muere”. Si tienes que trabajar, trabaja. Pero si no, contempla: el Señor Q recomienda, por encima de todas las cosas, The Wire.
Lost, Q

 ¿Alguna pregunta? Escribe a: senorq@expansion.com.mx

Ahora ve
¿Roban animales de zoológico venezolano para comérselos?
No te pierdas
×