Christopher Cox, el hombre invisible

El presidente de la Comisión de Bolsa y Valores de EU ha pasado desapercibido durante la crisis mientras, la Fed y el Departamento del Tesoro han solucionado el tumulto de bancos y mercados.
El silencio es la característica más notoria de Cox, preside
Jesse Westbrook y Robert Schmidt
(Bloomberg) -

El 19 de agosto, el presidente de la Comisión de Bolsa y Valores de EU, Christopher Cox, llamó a la prensa a la sede en Washington para hacer un anuncio. La nueva tecnología informática del organismo para que la documentación presentada por las empresas resulte más útil a los inversionistas estaba casi lista, y Cox quería darles a los periodistas un adelanto de ella.

Atravesó el escenario, se quitó el saco y se sentó ante una computadora para demostrar el nuevo Extensible Business Reporting Language (XBRL). Los inversionistas tuvieron la oportunidad de hacer preguntas sobre la tecnología en línea mientras un asistente escribía en un blog en vivo.

Sin embargo, cuando llegó el momento de que los periodistas hicieran preguntas, no pasó mucho tiempo antes de que el interrogatorio virara a las noticias del día: la exasperante controversia por la venta de miles de millones de dólares de los llamados títulos valores a tasa de subasta, a inversionistas que encontraron que no podían recibir su dinero de vuelta. Cox les pidió a los periodistas que se limitaran al tema tecnológico y luego dio una breve respuesta.

La Comisión de Bolsa de Valores, (SEC, por sus siglas en inglés) tiene más de una docena de investigaciones iniciadas, señaló Cox.

Los mercados financieros de EU llevaban un año en éxtasis cuando Cox dio su clase de computación. No obstante, ex funcionarios de la SEC y miembros del Congreso dicen que durante el tumulto en bancos y mercados, el funcionario, abogado educado en la Universidad de Harvard, con frecuencia estuvo desaparecido en acción.

Él casi no participó de las conversaciones cuando el presidente de la Reserva Federal, Ben S. Bernanke, y el secretario del Tesoro, Henry Paulson, intervinieron en marzo último para arreglar que JPMorgan Chase & Co rescatara a Bear Stearns del colapso, según personas del Tesoro, la Fed y la SEC familiarizadas con el tema.

En la noche del 15 de marzo, cuando funcionarios de la Fed y el Tesoro elaboraban los términos de una compra de Bear Stearns por JPMorgan, un funcionario de la SEC que buscaba a Cox lo encontró en una fiesta de cumpleaños.

Cuando Paulson, dos semanas después de la crisis de Bear Stearns, propuso una reorganización de los reguladores de Washington que aboliría la SEC, Cox no defendió fuertemente a su organismo. Dijo que no pensó que el Congreso tomara tal propuesta seriamente.

“Muchos inversionistas miran a la SEC y dicen, ‘¿Dónde estaba cuando aparecieron los títulos valores a tasa de subasta?, ¿dónde estaba durante la titulización de hipotecas residenciales?’”, dice el senador demócrata Jack Reed, de Rhode Island y miembro de la comisión de banca del Senado.

El presidente de la comisión, Christopher Dodd, demócrata por el estado de Connecticut, ordenó una investigación de la Oficina Gubernamental de Contabilidad (GAO, por sus siglas en inglés) este año, cuando la SEC reveló que las sanciones contra compañías e individuos acusados de violar sus reglas cayeron 51%, a 1,600 millones de dólares, en el año fiscal finalizado en septiembre de 2007.

No sólo los demócratas están enojados con Cox. El 18 de septiembre, el candidato presidencial republicano John McCain pidió la renuncia de Cox.

“El presidente de la SEC se desempeña por designación del presidente y, desde mi punto de vista, ha traicionado la confianza pública”, dijo McCain en una reunión durante la campaña en Iowa. “Si yo fuera el presidente, lo despediría”.

El 15 de septiembre, Carly Fiorina, ex responsable ejecutiva de Hewlett-Packard y asesora económica de McCain, dijo: “Hemos tenido un regulador en la SEC que en muchos sentidos ha estado dormido al volante”. Dana Perino, portavoz del presidente George W. Bush, aseguró que Cox tiene la confianza de Bush.

Ralph Ferrara, un republicano que fue asesor letrado general de la SEC, dijo que Cox ha sido muy indiferente. “Existe el riesgo de que la SEC quede marginada, a menos que su presidente insista en sentarse a la mesa”.

Acto de presencia

Cuando la crisis financiera escaló, a mediados de septiembre, Cox se aseguró un lugar. Estuvo presente en el maratónico fin de semana de conversaciones en Nueva York que terminó con la quiebra de Lehman Brothers y un acuerdo para que Bank of America comprara Merrill Lynch. La SEC emitió un comunicado donde anunciaba su presencia.

Luego, mientras los mercados de valores del mundo se derrumbaban, del 15 al 17 de septiembre, Cox encabezó lo que terminó siendo un ataque de dos continentes a la venta en corto de acciones financieras.

El 19 de septiembre, la SEC prohibió la venta en corto de acciones de bancos, compañías aseguradoras y firmas de títulos valores de EU hasta el 2 de octubre, mientras que la Autoridad de Servicios Financieros de Reino Unido prohibió la venta en corto de acciones financieras por el resto del año. La medida de la SEC afectó a 799 compañías financieras y aseguradoras.

Una venta en corto es cuando un inversionista toma prestadas acciones y las vende, esperando reponerlas más tarde con nuevas acciones a un menor precio. La venta corta al descubierto, que viola las reglas de la SEC, pasa cuando el inversionista no toma prestadas las acciones antes de venderlas.

James Angel, profesor de Finanzas en la Universidad de Georgetown, duda que la medida tenga efecto. “Cox trata de mostrar que está haciendo algo con esta situación, pero es fundamentalmente un político, no un individuo del mercado”, señala Angel. Cox dice que dejará el cargo al finalizar el gobierno de Bush, en junio de 2009.

Ahora ve
No te pierdas