Las agroalimentarias se ponen a dieta

Las empresas del sector tratan de blindarse de la crisis con la reducción en costos de producci Malta Cleyton, por ejemplo, los redujo 12% entre enero y octubre de este año.
Los empleados de Grupo Bafar cuidan calidad y costos. (Mauri
Karla Martínez

La crisis financiera, el alza de precios en los commodities agrícolas, el petróleo, las tarifas eléctricas y la gasolina, han puesto en jaque a las empresas agroalimentarias en México. Malta Cleyton, Cargill de México y Grupo Bafar, ven en la reducción de costos de producción una opción para blindarse.

Cargill, la mayor comercializadora transnacional de granos, cuida sus tiempos. “Por un barco de 30,000 toneladas nos cobran 7,000 dólares diarios por cada retraso, los evitamos. Se redujo de un minuto a 30 segundos la apertura de compuerta para sacar el grano”, señala Laura Tamayo, directora de Asuntos Públicos.

Malta Cleyton, que fabrica alimento para animales, logró reducir en 12% sus costos entre enero y octubre de este año, esto le permitió solventar los incrementos de 30% registrados en igual lapso. Antonio Pedroza, director general, precisa que la baja se ha dado en la sustitución de materias primas, reducción de gastos, reformulando y cambiando procesos, pero sin recortar el personal. “Buscamos obsesivamente la reducción”, agregó.

El Grupo Bafar, con 12% de mercado de productos cárnicos, sabe que debe apretarse el cinturón. Con marcas como Parma, Sabori y Campestre, entre otras, ha hecho de la reducción de costos “una práctica obligada”, indica Raúl de la Paz, director de Asuntos Jurídicos. Esta empresa mexicana ha aumentado la productividad en 60% en el tiempo de carga y descarga.

Ahora ve
No te pierdas