Cofre rosa, negocio al estilo tupperware

Bajo el esquema multinivel esta empresa mexicana vende juguetes sexuales femeninos; el sistema consiste en reunir a cinco personas que integren otras tantas e inicien un negocio p
Esta empresa espera vender 120 mdp en 2009. (Especial)
Cynthia Modesto Castro

Todo empezó hace casi dos años. Verónica Viniegra quería iniciar un negocio de venta de productos de salud femenina, plenitud y crecimiento personal bajo el esquema de multinivel. Al poco tiempo se unió con Kathia Mayén, quien la convenció de integrar otro tipo de mercancías a su proyecto: juguetes sexuales femeninos.

Así nació Cofre Rosa, empresa que se lanzó en julio de 2008 y en 2009 espera vender 120 mdp. Para echar a andar su negocio, ambas acudieron a familiares y amigos. El esquema de la empresa es sencillo: reunir a cinco personas, que integren cada una a otras cinco como vendedoras y éstas, a su vez, a otras cinco.

A dos semanas de iniciar, Cofre Rosa ya tenía representantes en Puebla y otros estados del país. “Sentimos la necesidad de promover el desarrollo de las mujeres mexicanas. El modelo está dirigido a iniciar un negocio a quienes menos recursos tienen”, señala Viniegra, directora de la empresa.

La fórmula no es nueva, “existe hace 60 años. El modelo se basa en una matriz forzada 5 x 5”, explican ambas, pero las ventajas son más que vigentes: la posibilidad de crear una gigantesca fuerza de ventas y bajos costos de distribución, no requiere grandes inversiones en instalaciones físicas ni en mercadotecnia; no hay horarios, edad, escolaridad; tampoco hay costos de nómina, ni seguridad social y el incremento en ventas es resultado de la suma de esfuerzos de la masa de ‘vendedores-emprendedores’.

Cada ‘afiliada’ adquiere un maletín con productos para empezar sus demostraciones. La cabeza de la cadena motiva a su grupo y lo capacita.

Sobre las ventas obtienen comisiones por cada producto, y regalías por las ventas del grupo, que se depositan cada mes en la cuenta bancaria de cada afiliado.

Ahora ve
No te pierdas