Calderón cambia inercia ante la crisis

México enfrenta 2009 echando mano de un alto gasto público y el blindaje de los ingresos petrol ¿funcionará al Gobierno de Calderón no recortar el presupuesto ni subir impuestos en plena cris
Hacienda garantizó los ingresos de la exportación petrolera
Gisela Vázquez

Antes, en las épocas de crisis, el presidente en turno exhortaba a los mexicanos a ‘apretarse el cinturón’, anunciaba recortes en el presupuesto y subía los impuestos. Hoy, por el contrario, ante una nueva crisis (importada de Estados Unidos), el gobierno no anunció recortes, le dio la vuelta a la tortilla y tiene más pesos para gastar.

Ante los vientos recesivos del exterior, el gobierno decidió elevar el gasto público e incurrir en un déficit fiscal de 0.7%, para  apuntalar la economía y tratar de preservar las fuentes de empleo. Es la apuesta del presidente Felipe Calderón para combatir  una eventual recesión.

En 2009, el gobierno federal dispondrá de un presupuesto de 3 billones 045,479 millones de pesos (MDP), 13.1% más recursos para gastar que lo ejercido en 2008. El próximo año, el gasto público representará 16.2% del Producto Interno Bruto (PIB), el mayor nivel desde 1990, sin considerar el gasto de inversión de Pemex.

“El que se mantenga cierto ritmo en el gasto refleja el intento del gobierno de que funcione de manera contracíclica”, explica Alejandro Villagómez, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y del Tecnológico de Monterrey.

Ante las perspectivas de debilitamiento económico, el gobierno estableció prioridades de gasto y contó con el visto bueno de los legisladores. De cara al desempleo –que llegó a 4.5%, su nivel más alto en cuatro años–, el presidente Calderón echó a andar un plan anticrisis con 53,100 MDP para impulsar la infraestructura. En paralelo, el Congreso autorizó una ampliación presupuestal de 19,200 MDP para carreteras.

El impulso a la infraestructura permitirá generar “por lo menos, 60,000 empleos en el sector de la construcción”, estima Luis Flores, economista de Ixe Casa de Bolsa.

Además, el Congreso aprobó reasignaciones de gasto que se tradujeron en incrementos en varias secretarías, entre ellas, Seguridad Pública (59.3%), Desarrollo Social (29.8%), Economía (25%) y Comunicaciones y Transportes (18.7%).

Los recursos aprobados y la manera en que se distribuirán “son una inyección de energía a nuestra economía”, aseguró el secretario de Hacienda, Agustín Carstens.

Antes, el presupuesto se aprobaba en la víspera de Año Nuevo y se empezaba a ejercer en marzo; esta vez se autorizó el 12 de noviembre para darle continuidad al gasto público.

Hacienda pensó en todo. Si el escenario se complica, existen unos ‘guardaditos’, para épocas de vacas flacas. El gobierno cuenta con más de 100,000 MDP para enfrentar escenarios adversos. Ahí están los recursos del Fondo de Estabilización de Ingresos Petroleros y el Fondo de Estabilización de Ingresos de Pemex de los estados.

El gobierno ha blindado también los ingresos petroleros para 2009. Hacienda gastó 1,500 MDD en coberturas para garantizar el precio del crudo en 70 dólares por barril (DPB) para 330 millones de barriles destinados a la exportación. “Ésta es una previsión inteligente y responsable del gobierno”, dice Julio A. Millán, de Consultores Internacionales.

Por primera vez en 15 años no hubo miscelánea fiscal (más o mayores impuestos). Los analistas declinan, por ahora, dar un pronóstico de recaudación. “Ésta dependerá de qué tan fuerte sea la desaceleración en 2009”, explica Alfredo Coutiño, economista principal de Moodyseconomic.com

La estrategia contra la recesión está sobre la mesa. Habrá que ver si funciona.

Ahora ve
No te pierdas