En las laptop, el tamaño sí importa

Las minicomputadoras pesan 500 gr y tienen un disco duro ‘virtual’ que guarda información en la Red; su pantalla mide 8 pulgadas, cuesta entre 300 y 400 dólares y su venta representa 10% del mercado.
Las minicomputadoras sacrifican el disco duro por velocidad  (Foto: Archivo)
Nelly Acosta Vázquez

Para la periodista Fabiola Martínez no hay peor experiencia que cargar más de tres kilos en el hombro –además del equipaje– cada vez que viaja y está en un aeropuerto. “Eso pesan mi computadora y todos los papeles y documentos que siempre tengo que llevar. Estoy harta”, exclama.

Lo que no sabe es que ella es el prospecto indicado para un nuevo producto que está por invadir el mercado latinoamericano: las minicomputadoras.

Se trata de aparatos que no pesan más de medio kilogramo, con pantalla de menos de ocho pulgadas y que sólo realizan las funciones básicas que necesita un viajero o un estudiante: procesador de palabras, navegador de internet, música, videos y mensajero instantáneo. Estos equipos, que trabajan con versiones ligeras de Windows y hasta con Linux, no incluyen disco duro o puerto para DVD.

Uno puede prescindir del peso. Pero ¿qué hay de la memoria? Si bien algunos ofrecen las bondades de la llamada memoria flash (similar a la que ocupan los teléfonos celulares), las facilidades que brinda la ‘nube’ de internet permite que uno tenga discos virtuales prácticamente inagotables y hasta gratis. Es el caso de herramientas como Flikcr, para guardar y administrar archivos fotográficos, o Gspace, para almacenar cualquier archivo.

“Uno no necesita de enormes discos duros, ya todo cabe en la red y los contenidos de los usuarios se pueden subir, guardar y gestionar en sólo unos cuantos clics desde cualquier computadora con acceso. El tamaño sí importa, y si es pequeño, en este caso, es mejor”, dice Mario Teuffer, gerente general de Acer México.

Computer Industry Almanac (CIA), una firma de investigación de mercado, considera estos productos como el híbrido entre una computadora portátil –una laptop pesa dos kilogramos, en promedio, y su pantalla mide 12 pulgadas– y un celular inteligente, como un iPhone, una BlackBerry o una Palm.

Marcas como Asus y Acer figuran como las pioneras del mercado de minicomputadoras. Incluso, el modelo EeePC de Asus tiene el récord como la más rápidamente vendida: un millón de unidades en cinco meses.

A la lista se suman propuestas de alto desempeño de firmas como Hewlett-Packard, Dell, Via Technologies y Nexcom, equipadas con el chip Atom (de Intel), que prometen comportarse como cualquier laptop ‘pesada’.

El valor de estas minicomputadoras no reside en su tamaño o desempeño, ¡está en su precio! Según CIA, su costo es de entre 300 y 400 dólares –menos de lo que valen muchos celulares inteligentes–, por lo que podrían ser el motor de crecimiento tecnológico para economías emergentes y usuarios de necesidades tecnológicas determinadas.

“Hace un año, la idea de estos aparatos pequeños era colocarlos en el mercado para elevar entre 20 y 25% la venta de computadoras por fabricante. Pero, en tiempos de vacas flacas, podrían ser las que salven las ventas del sector”, dice Erick Juliussen, de CIA.

Según cálculos de esta firma, 80% de la base instalada de computadoras está en 57 países. Sólo seis naciones han logrado llevar estos aparatos a más de 50% de su población. “Independientemente de si las ‘mini’ se vuelven una moda, sí van a lograr equilibrar la penetración, tal y como hicieron en algún momento los celulares”, dice Juliussen.

Él estima que, desde 2007, la venta de estas nuevas portátiles no rebasa 10% del mercado total de las computadoras; sin embargo, calcula que para dentro de tres años podrían alcanzar 20%.

Para personas como Fabiola Martínez, las buenas noticias son más simples: “Liberar mi espalda de más de dos kilos de peso es algo que sí estoy dispuesta a probar, sin importar el precio, la marca y hasta las maravillas que la computadora pueda hacer”.

Ahora ve
No te pierdas