Los nuevos Nostradamus

Luis Miguel González reivindica a Nouriel Roubini y Robert Shiller, quienes anticiparon la crisis; recuerda que el FMI no les creyó cuando predijeron la debacle, y ahora los invoca y los convoca.
Nouriel Roubini y Robert Shiller  (Foto: CNN)
Luis Miguel González

La crisis no tiene forma de V, será una U larga. Lo dice Mr Worst-case scenario y lo apoya su amigo, el Dr Doom. No son los villanos de la nueva película de Superman, ni un par de rudos luchadores. Estamos hablando de Robert Shiller y Nouriel Roubini, dos economistas que han alcanzado estatus de celebridades por haber anticipado la situación económica en la que estamos.

Las cosas se pondrán mucho peor antes de mejorar, anticipan. En el mejor estilo oracular, se sirven de las metáforas para hablar del futuro. El estallido de las burbujas apenas comenzó, dice Nouriel Roubini. Los espíritus animales están en horas bajas, afirma Shiller.

El futuro tiene cara de U larga, dicen el Dr Doom y Mr Worst-case scenario, como si estuvieran escudriñando el fondo de una taza de café turco. Descartan la V porque no creen que habrá una recuperación rápida. Nos hablan de una U larga porque piensan que duraremos un rato caminando en el fondo antes de que termine el temblor.

Escucharlos y leerlos se volvió una especie de obligación. El establishment que desdeñaba sus visiones hasta mediados de 2008 ahora los convoca y los invoca, como si fueran la reencarnación de Nostradamus. Debemos asumir la responsabilidad de no haber prestado atención a aquellos que vieron venir la crisis, dijo Klaus Schwab, presidente y fundador del Foro de Davos.

En agosto de 2006, Nouriel Roubini estuvo en una reunión con la elite del Fondo Monetario Internacional (FMI) y les comunicó lo que veía: la burbuja inmobiliaria estaba a punto de estallar, el mercado petrolero estaba a punto del colapso y el índice de confianza de los consumidores era insostenible. No le creyeron. Este señor habla más como un profeta que como un experto, no utiliza modelos matemáticos en su presentación, dicen que comentó uno de los principales economistas del FMI, luego de escucharlo.

Robert Shiller se graduó de clarividente en marzo de 2000 cuando su libro Irrational Exuberance (Exuberancia irracional) llegó a las librerías. Pronosticó el estallido de la burbuja de las empresas puntocom y la crisis bursátil que marcaría el final de esa década. Su vocación de Casandra no paró con esa experiencia. Shiller fue el primer economista reconocido que habló del inminente estallido de la burbuja inmobiliaria. Fue el primero que demostró con modelos econométricos por qué era insostenible el boom inmobiliario.

Los precios de un bien no pueden subir a una tasa superior a la inflación en un contexto en el que hay un crecimiento sostenido de la oferta de ese bien. ¿Cómo es que las casas siguen subiendo de valor si hay un incremento sustancial en la inversión para construcción de vivienda?

Las cosas han cambiado de manera tan radical que Roubini y Shiller se convirtieron en dos de los conferencistas económicos más cotizados del mundo. Su caché está por encima del que tienen varios premios Nobel. La empresa de Shiller, llamada Case, Shiller y Weiss se ha vuelto la referencia obligada para el comportamiento de los precios inmobiliarios en Estados Unidos. Roubini sigue dando clases en la Universidad de Nueva York, pero su sitio rgemonitor.com se colocó en la estratosfera. Es uno de los mejores website de análisis económico del mundo, según The Economist.

El éxito no ha alterado su escepticismo. “La pandemia financiera que viene”, se llama el más reciente trabajo de Nouriel Roubini. El fenómeno subprime no se agotó en el sector inmobiliario. El sistema financiero completo está sostenido en pilares que tienen la misma lógica de las hipotecas chatarra, argumenta.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los espíritus animales: cómo la sicología humana conduce la economía es el título del más reciente libro de Shiller. Está lleno de referencias a Keynes, empezando por el título. Los espíritus animales se refieren a la irracionalidad del comportamiento colectivo. Se acabó un periodo caracterizado por un exceso de confianza colectiva. Estamos viviendo el principio de una etapa de desconfianza excesiva.

* Luis Miguel González es director editorial de Público Milenio / Guadalajara.

 

Ahora ve
México podría ir a la semifinal de la Copa Confederaciones sin ‘Chicharito’
No te pierdas
ç
×