12 consejos para salir a flote

La crisis lanzará a muchos a la calle;tres profesionistas te dan tips de trabajo independiente.

Cómo caer en blandito

1

Tener un título y una carrera corporativa fue, por mucho tiempo, un seguro de empleo. Pero esta crisis está sacudiendo esa idea tan cómoda de las personas que trabajan en empresas. Los profesionistas son el grupo más castigado. Del total de personas que perdieron el empleo en 2008, 35% tenía grado universitario, y 8.6%, primaria incompleta, reporta el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Los observadores esperan que, a partir de la presente crisis, más personas se sumen al trabajo independiente. La Secretaría de Hacienda tenía registro, hasta septiembre de 2008, de más de ocho millones de trabajadores por cuenta propia (personas físicas, formales).

“A veces se nos olvida que la mayoría en México somos independientes y no empleados”, dice John Smith, un reconocido headhunter fundador de la firma Smith Search, en el DF. Podrá ser una forma de trabajo extendida, pero brincar de la nómina al autoempleo es un salto difícil, advierte el profesor del IPADE Mario Zavala Ojeda. Y es que los mexicanos no somos educados para trabajar por cuenta propia, plantea: no sabemos administrar el tiempo, presupuestar o incluso cotizar los servicios.

Lo más complicado de este camino no es tanto manejar la irregularidad en el ingreso, sino identificar una verdadera oportunidad de negocio, tener la capacidad para olfatear una necesidad insatisfecha en el área que se domina. “Después viene la talacha de definir con quién hago alianzas para sacar adelante el proyecto, qué infraestructura necesito, cómo le doy viabilidad”, dice Zavala.

¿Qué se necesita para salir mejor librados? Una financiera, una contadora y un químico que dieron ese salto comparten sus tips para la vida independiente.

Cristina Hernández iba a cumplir 40 años cuando decidió en 1998 dejar su muy buen salario y el puesto que ocupaba de analista bursátil en la entonces casa de bolsa BBVA-Probursa. Le apasionaba su trabajo, pero sabía que no sería empleable muchos años más. Hernández se asoció con un colega, y desde sus casas atienden la firma Consejería Bursátil; además, es consejera independiente de varias empresas.

La sicóloga Natalia Ortiz Mena estudiaba una maestría en California, cuando se topó con la disciplina de coaching (entrenamiento). Desde 2002 asesora a ejecutivos y a dueños de empresa. Un préstamo familiar le permitió hacerse de equipo de cómputo y rentar una oficina. Con la asesoría en administración de su esposo, empresario, lanzó Coaching y Desarrollo en la Ciudad de México.

Arie Schwartzman estudió química, pero se especializó en Terapia Ocupacional en una maestría que hizo en Colorado, Estados Unidos. A su regreso, en 2005, decidió dedicarse a la práctica privada en este tipo de terapia, en manejo del estrés y el bienestar.

¿Cuáles son sus mantras? Todos sus consejos tienen en un común denominador: disciplina.

Aprender a venderse y disciplinarse

2
Disciplina  Las profesionistas independientes sugieren establecer horarios y vestirse como si se fuera a la oficina. ✓  (Foto: Archivo)

1. Hacerse visible

En las universidades no te enseñan a hacer negocio o a vender tus servicios, dice el químico Arie Schwartzman. Así que buscó desarrollar esas habilidades a través de un curso en línea sobre mercadotecnia de la salud que tomó con un coach estadounidense.

Schwartzman aplica de manera sistemática las estrategias de mercado que aprendió ahí. Cada mes imparte una conferencia gratuita sobre bienestar y manejo de estrés. Además envía un boletín electrónico mensual a sus contactos. Por estos medios le llegan clientes.

2. A checar tarjeta En los primeros meses de vida independiente, Cristina Hernández no fue disciplinada con sus horarios. Empezaba a trabajar a mediodía porque iba al club y ahora lo ve como un error. Los horarios son importantes para tener ritmo y facilitar la transición.

3. Marcar límites

Natalia Ortiz Mena recomienda arreglarse todos los días, como haría para ir a la oficina. Nada de pantuflas o ropa deportiva hasta el mediodía. Eso le ayudará a tener el foco puesto en que trabaja y hará más fácil el cambio de un empleo al trabajo por la vía libre. Además facilitará que familiares y amigos lo reconozcan así y aprendan a respetar esa nueva condición y el espacio donde ahora trabaja.

Enfocarse, hacer sinergias y ahorrar

3
Sinergia  Tender redes con colegas potencia las especialidades de cada quien. ✓  (Foto: Archivo)

4. Ejercitar el "no"

Cristina Hernández sabe que decir "sí" a todos los proyectos fue una equivocación casi necesaria. Esa experiencia le enseñó que debía enfocarse en lo que mejor sabía hacer. "Es muy importante estar enfocado, no alejarte de tu área; esto me pasó varias veces al intentar abarcar demasiado", coincide Natalia Ortiz Mena.

A ella le ocurrió además que tanto "sí" la llevó a trabajar largas jornadas. "Llegó un punto en que me empecé a sentir mal, muy presionada, con demasiadas cosas por hacer". Decir "no" a un proyecto "fue un aprendizaje interesante; me enfoqué en mi especialidad, afiné mi estrategia, puse un límite al tiempo que dedicaba a mi trabajo para estar más con mi familia y cuidar de la mejor manera mi bienestar".

5. Lograr sinergias

Aunque Natalia Ortiz Mena no tiene empleados, afirma que no se puede estar solo: "Es necesario hacer sinergias con otros profesionistas". Ella tendió redes con colegas y crearon así Alianza Coaching. Trabajan por su cuenta pero se vinculan para atender proyectos más grandes. "Nos apoyamos de una manera muy útil, pero cada uno en su especialidad".

6. Cuidar el ahorro

El principal reto de los trabajadores independientes es manejar el ingreso variable, esto impide hacer planes de largo plazo porque no saben cuántos clientes tendrán. Cristina Hernández dice que es indispensable contratar un seguro de gastos médicos y ahorrar para el retiro y sugiere prepararse para el mes de enero y tocar lo menos posible el ahorro.

Arie Schwartzman ha sorteado la irregularidad en el flujo del dinero controlando sus gastos; de hecho, prefiere vivir por debajo de su ingreso promedio para evitar angustias. Nadie que sea empleado piensa en el peso de una factura de Telmex. El Messenger y la telefonía por internet son grandes aliados.

Pruebas, outsourcing y trabajo en casa

4
Oficina en casa  (Foto: Archivo)

7. Pruebas gratis

"El trabajo independiente es una inversión a mediano y largo plazos: es necesario que el cliente potencial pruebe el producto (servicio) de manera gratuita, porque ésta es tu carta de presentación, no una página web, ni una oficina grande. Un cliente te refiere con otro", dice Schwartzman.

8. ‘Outsourcear' lo posible

No es sólo para grandes. A Arie Schwartzman, el outsourcing le ayuda a mantener bajos sus costos de operación. Él subcontrata servicios de contabilidad, oficinas y paquetes de computación. Y le ayuda a delegar, a ser más productivo y a enfocarse en aquello que le está rindiendo frutos (en algún momento quiso ser ‘todólogo'). La tecnología es su aliada para mantener el contacto con colaboradores y clientes.

9. La casa, tu oficina

La inversión en una oficina propia puede ser una carga muy grande para el arranque. Cristina Hernández se acopló bien al trabajo en casa.

"No tener una oficina propia no ha impedido que concretemos negocios; nos basta una plática para convencer a nuestros clientes potenciales de que somos muy buenos en lo que hacemos", dice. Ella trabaja a distancia con su socio, por Messenger y por teléfono. Natalia Ortiz Mena, en cambio, renta una oficina con servicios administrativos.

Manejo del estrés, revisiones y control

5
Meditacion  Según Schwartzman, periódicamente hay que cerrar la laptop y evaluar objetivos, logros y nivel de bienestar. ✓  (Foto: Archivo)

10. Manejar la frustración

"Cuando siento que me estoy frustrando porque los resultados no se dan, decido renunciar por un periodo corto a mi objetivo. Cierro la laptop y hago otra cosa: camino, voy al cine, voy a tomarme un café y así logro ver el asunto desde otra perspectiva. Me apoyo mucho en colegas, platicar con ellos me ayuda", dice Arie Schwartzman, que se dedica profesionalmente al asesorar a otros en el manejo del estrés.

11. Hacer cortes de caja

Según Schwartzman, otro riesgo del trabajador independiente es perderse, por eso recomienda hacer revisiones trimestrales y preguntarse: "¿Dónde estaba, dónde estoy, a dónde voy?". Revise periódicamente sus objetivos y logros, y su nivel de bienestar. "El trabajador independiente (...) debe tener buena visión estratégica del mediano y largo plazos. Saber a dónde va, tener seguridad en sí mismo", aconseja Natalia Ortiz Mena.

12. Aplacar al jefe interior

En opinión del reclutador y coach John Smith, los retos para los profesionistas independientes son interminables -lo sabe por experiencia propia; él fundó su empresa Smith Search-: "Primero tienes al peor jefe que has tenido en tu vida, que eres tú. Y a ese jefe hay que aplacarlo de vez en cuando. Porque nunca se te olvida el negocio (24 horas al día, siete días a la semana); además hoy, como nunca, tienes competencia nacional e internacional. Es como ser madre de familia", dice, "nunca se acaba".