Conflictos de familia, errado y placebo

Señor Q encuentra solución a los problemas que rodean la vida profesional; si él no tiene la respuesta, seguramente nadie la tendrá.
Mascara  (Foto: Archivo)
Señor Q

ESTIMADO SEÑOR Q: Tengo 44 años, soy ingeniero, he estudiado tres diplomados en el Tec de Monterrey y la Ibero, y tengo una maestría en Dirección Comercial y Marketing en España. He trabajado en empresas nacionales y trasnacionales; en 2006 me integré, como director comercial, a una empresa familiar dedicada a la producción de pañales.

Mi jefe, el director general y dueño, se la pasó supervisándome como si fuera un niño y exigiéndome que todo lo que hiciera (campañas de marketing, estrategias de comercialización y distribución) primero fuera autorizado por él: sólo se hacía lo que él decía.

Un año después me despidió, a pesar de haber generado un incremento de 15 puntos por encima de la industria y 20 puntos arriba del año anterior. Poco después entré a otra empresa familiar, dedicada al prepago de larga distancia e internet: se repitió la historia y al año fui despedido. Ahora llevo seis meses como director comercial de otra empresa familiar, dedicada a la venta de crema para pasteles, y la situación se repite. Supongo que seré despedido muy pronto.

He tenido entrevistas en empresas institucionalizadas y trasnacionales y he sido eliminado al comentar mi currículum con honestidad. ¿Qué sucede con las empresas familiares?, ¿me debo de resignar a ser sólo un integrante de la empresa?, ¿qué hago?, ¿voy a terminar con una taquería en la esquina? Estoy muy preocupado por mi futuro.

Muy Preocupado

Querido Muy Preocupado: ¡Las empresas familiares siempre son así! ¡Especialmente para los altos ejecutivos no-miembros de la familia! Disculpa los signos de exclamación, pero el Señor Q necesitaba el énfasis: ¿cuántos golpes vas a sufrir antes de darte cuenta? Casi todas las familias tratan a sus empresas como, precisamente, a su propia familia, y les provoca enorme dolor e inseguridad delegar la gestión en otros.

No sufras más. Espera sin angustia tu despido inminente, prométete a ti mismo no volver a trabajar en una empresa familiar (o selecciónala con mucho cuidado) e intenta disimular tus recientes conflictos de autoridad. A ninguna empresa, familiar o trasnacional, le gusta sentir que ha contratado a alguien que se lleva mal con todos sus jefes.

Familiarmente, Q

ESTIMADO SEÑOR Q: Me preguntaron en una entrevista de trabajo en qué empresas me interesaba trabajar y yo respondí que en cualquiera, porque no quería ser visto como demasiado exigente o malagradecido. Los entrevistados se miraron entre ellos y una de ellos me dijo, sonriendo: "Respuesta incorrecta". Pero no me explicaron por qué. Como no volví a saber de ellos, me gustaría saber qué fue lo que dije mal. ¿Alguna pista?

Un Tipo Cualquiera

Querido Tipo Cualquiera: Las empresas quieren ver en ti una idea de futuro. Quieren creer que tienes algo parecido a un plan, que no estás buscando sólo un empleo, sino también una carrera. No tiene que ser real, pero sí deberías hacer por lo menos el esfuerzo. El Señor Q cree que cualquiera es una respuesta malísima, por varias razones. Una es que te muestra como alguien desesperado, y las empresas, como las mujeres, huelen la desesperación desde lejos. La segunda es que viola la regla no escrita de que en una entrevista uno debe decir lo que el otro quiere oír. Una entrevista también es teatro: ponerse una máscara, actuar y dar la mejor versión de uno mismo. No cualquiera.

Actorísimo, Q
Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

ESTIMADO SEÑOR Q: Me deprime la llegada de la crisis. No he perdido mi trabajo y la posible recesión por ahora no me afecta, pero no puedo evitar la angustia. Dígame que durará poco.

Tristón

Querido Tristón: El Señor Q atiende tu petición: la crisis durará poco. En 2009 volveremos a ser felices. Nos endeudaremos, compraremos televisores que no necesitamos y viajaremos a playas de las cuales nos aburriremos al segundo día. Nos quejaremos de lo mucho que trabajamos. Pediremos tiempo, el tiempo que sólo da una buena crisis.

Filosófico, Q
 
¿Preguntas? Escribe a senorq@expansion.com.mx
Ahora ve
Cinco inversiones que puedes hacer en lugar de comprar el iPhoneX
No te pierdas
×