Sacúdase el pesimismo

Dejar de mirar al pasado para predecir cómo se desenvolverá la crisis, sugieren Jack y Suzy Welch; el ex CEO de GE y la ex editora de Harvard Business Review ven que saldremos vigorosos y creativos.
Optimismo  (Foto: Archivo)
Jack y Suzy Welch

PREGUNTA: ¿De qué manera se compara la actual crisis con la de la década del 30, en la Gran Depresión?
Landon Romano, Johannesburgo, Sudáfrica.

RESPUESTA: Sin duda alguna, usted puede escoger una estadística aquí y un dato allá, combinarlos, y argumentar que estamos sufriendo nuevamente una crisis parecida a la de 1929.

Pero no es así. La actual crisis es grave, y ciertamente empeorará. Nosotros pronosticamos que habrá condiciones económicas muy duras para los próximos trimestres, a medida que se reduzca el consumo. Pero no creemos estar en vísperas de otra Gran Depresión.

Parafraseando a Franklin Delano Roosevelt, el principal peligro es mostrar pesimismo ante el pesimismo.Insistimos: habrá dolorosas dificultades. Pero cuando el dolor se atenúe, y lo hará, la economía global será más vigorosa y firme que antes. Lo importante es dejar de anclarnos en la pregunta que nos plantea en su carta.

Comencemos comparando las condiciones que rodeaban la economía que colapsó hace unos 80 años. Seguro hay circunstancias parecidas, pero son pequeñas a la luz de las grandes diferencias.

Por ejemplo, en 1930, la ley Smoot Hawley abrió el camino a una década de tarifas restrictivas y de discordias internacionales. Actualmente, la crisis está marcada por un alto grado de libre comercio y cooperación global.

En 1933, la Ley de Recuperación Nacional de la Industria alentó la creación de carteles de empresas manufactureras y de los sindicatos. Como resultado, disminuyó la competitividad a nivel interno. Y eso en nada se compara con la actual situación. Las empresas estadounidenses se encuentran en mejores condiciones para luchar. Además, es muy difícil que se concrete una segunda Gran Depresión debido a las instituciones que se crearon para enfrentarla. El ejemplo más importante es la Corporación Federal para Asegurar los Depósitos.

No todos los pesimistas están evocando la Gran Depresión. Algunos señalan que nos enfilamos hacia una recesión profunda, como en los años 80, cuando el PIB de EU tuvo saldos negativos en cinco de ocho trimestres. En esa época, la inflación se acercó a 15%, los intereses rozaron 21.5% y el desempleo llegó a 11%. Seguramente, los indicadores económicos actuales empeorarán, pero no llegarán, ni remotamente, a los que vimos entonces.

Y hay otros expertos que pronostican que marchamos hacia un socialismo al estilo de Francia. Creemos que ocurrirá lo contrario. El gobierno de EU tiene una larga historia de lidiar con las intervenciones de manera rápida, y salir de ellas apenas mejora la situación. En 1989, creó el fideicomiso Resolution Trust Company, que solucionó la crisis de las entidades de ahorro y préstamos, y luego cerró sus puertas. El actual plan del gobierno, el TARP (Programa de Asistencia para Activos en Problemas), no será diferente.

En pocas palabras, ya no miren al pasado para descifrar qué ocurrirá en el futuro. Para superar la crisis, como ocurre cada vez, los líderes necesitan mostrar que hay motivos para la confianza. EU es un país repleto de energía y de creatividad, que exalta al emprendedor. Y ese empresario es la fuente de cada recuperación. Muchas personas comenzarán a atender el consejo de Warren Buffett: "Hay que tener miedo cuando las personas se vuelven codiciosas, y hay que ponerse codicioso cuando las personas comiencen a sentir miedo".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

No somos optimistas a ultranza, pero proponemos una actitud diferente. Esta crisis derivará en una sociedad más saludable, productiva e innovadora, con mejores controles de las empresas. No hemos llegado al final. Nos aguarda un nuevo comienzo.

The New York Times Syndicate

Ahora ve
Explosión de camión cisterna en Pakistán dejó más de 100 víctimas
No te pierdas
ç
×