¿El gobierno ancla la paridad?

Joel Martínez se pregunta si la baja del dólar frente al peso seguirá estable en el resto del año; el director de Visor Financiero cree que en el último trimestre volverá a cotizarse sobre 15 pesos.
Dólares  (Foto: Archivo)
Joel Martínez

Después de varios intentos, por fin el gobierno logró anclar el tipo de cambio, por lo menos hasta el 5 de julio. Ese día se renueva la Cámara de Diputados, se eligen seis gobernadores y hay elecciones en 13 estados.

Desde octubre de 2008, el peso comenzó a depreciarse de manera violenta. El detonador fue que muchos corporativos tenían varios años vendiendo futuros del dólar, con lo que habían logrado grandes utilidades en el rubro de la hoja de balance de productos financieros.

A raíz de la quiebra de Lehman Brothers, a mediados de septiembre de 2008, muchos portafolios globales (sobre todo hedge funds) buscaron vender títulos financieros (acciones y bonos locales) de los países emergentes, como México.

El efecto fue simple: en México, la paridad cambiaria empezó a subir como espuma para alcanzar una cima de 12 pesos por dólar: por primera vez en casi cinco años, las apuestas millonarias a favor del peso eran perdedoras. Entró el pánico y vinieron las presiones para que el Banco de México (Banxico) vendiera reservas internacionales y así los corporativos compraran dólares, ya que al vencimiento de los futuros, los clientes, en su mayoría extranjeros, exigirían el pago de la operación en ‘especie’.

El banco central terminó vendiendo 15,178 millones de dólares (mdd) entre octubre y diciembre del año pasado. Las divisas de las reservas internacionales abastecieron las necesidades de corporativos y de portafolios globales que vendieron acciones y bonos locales mexicanos para salir en tropel.

En enero pasado vino la segunda oleada de compras masivas de billete verde, ahora como resultado de que los grandes corporativos querían adquirir divisas. Esto porque los vencimientos de deuda en moneda extranjera (bonos y créditos bancarios) no podrían ser renovados o de renovarse sería a tasas exorbitantes y por demanda, para la repatriación de utilidades de algunas trasnacionales.

La Comisión de Cambios (constituida por la Secretaría de Hacienda y Banxico) buscó nuevamente estabilizar la paridad anunciando, a principios de febrero, que intervendría el mercado cambiario de manera directa y discrecional, es decir, a la hora y con la cantidad que quisiera. Sin embargo, no logró la estabilización.

En la Comisión de Cambios, el gobierno (a través de la Secretaría de Hacienda) tiene mayoría y el voto de calidad, por lo que es él quién establece la política cambiaria. Por fin, el pasado 5 de marzo, el gobierno anunció que venderá en lo que resta del año, nada menos que 19,000 mdd de las reservas internacionales con el fin de abastecer la demanda de los grandes corporativos.

Los dólares los obtendrá de dos fuentes: 9,200 mdd del pago que recibirá por las coberturas del precio del crudo y 13,000 mdd de préstamos que obtendrá de la banca de desarrollo mundial. Además, después de ‘bañar’ de dólares el mercado, el gobierno sugirió a las afore no invertir en instrumentos en esta moneda, sino invertir en acciones, títulos y valores emitidos en México.

El dólar ya se ancló, después de cotizar en niveles pico de 15.60 pesos, ha caído hasta 14 pesos y puede bajar aún más. Off the record, el gobierno pregona que el tipo de cambio de equilibrio es de 13.80 a 14.20 pesos por dólar.

De hecho, la medida de anunciar la oferta de 19,000 mdd y el cabildeo con los corporativos fue previamente consensuada en Nueva York con los manejadores de portafolios globales, esto porque son dueños de casi 16,000 mdd de los llamados bonos M con tasas en pesos. Pero hay que tener en cuenta que cualquier nerviosismo de estos tenedores puede engendrar una tercera oleada contra el peso.

Todo ha cuadrado a la perfección, pero habrá que esperar hasta después de las elecciones del 5 de julio, sobre todo en el último trimestre de 2009, cuando los ojos se pongan en 2010 y ya no haya flujos extraordinarios de las coberturas del petróleo y la recesión en EU siga. Entonces volveremos a ver el precio del dólar entre 15 y 16 pesos.

El autor es director de Visor Financiero, empresa de información y consultoría financiera.

 

Ahora ve
Protestas dentro y fuera del Congreso por el proyecto de salud de Trump
No te pierdas
ç
×