Corporativos se vuelven coleccionistas

Cada vez a más empresas en México les interesa invertir en arte, aun sin existir estímulos fiscales; la imagen pública puede beneficiarse de esto, aseguran especialistas participantes en la feria...
Patrick Charpenel  (Foto: Alfredo Pelcastre / Mondaphoto)
Rodrigo Sánchez

Hace casi 30 años, el arquitecto mexicano Luis Barragán dijo: “El arte lo hacen los solitarios para los solitarios”. Por las mismas fechas, Alexander Liberman, editor, fotógrafo, pintor y escultor, aseguró que “todo arte es solitario y el estudio es un área de tortura”.

Si el arte es solitario y es para los solitarios, ¿qué es arte sino lo que cada uno de nosotros decide que es arte? La idea no está mal. “El arte entra por los ojos”, dice Patrick Charpenel, curador y director del fondo de inversión Corpus, “pero no sólo participan los ojos, la curiosidad a veces te lleva más lejos”.

“Uno no debe engañarse: o te gusta o no te gusta. El gusto cambia, y si uno se da tiempo, se abre y se permite tener una experiencia que no es sólo de un primer instante, sino que se puede perpetuar, entonces la relación entre la imagen y el sujeto puede crecer”, agrega.

Si se hace a un lado lo subjetivo, el arte sigue siendo solitario, individual y entra por los ojos. Eso no significa que cualquiera sea artista por propia designación. “Es complejísimo. El proceso de legitimación de un artista es muy similar al de las ciencias, la política o la filosofía”, dice el curador. Quizá no todos podamos distinguir las grandes obras de los trabajos mediocres, pero eso no significa que no podamos entrar al mundo del arte; para eso existen las ferias.

De acuerdo con Patrick Charpenel, las ferias son una concentración de galerías y de gente del mundo del arte que casi siempre tienen a los grandes protagonistas: directores de museos, grandes coleccionistas, curadores y, obviamente, artistas. “Una de las ventajas de las ferias es la concentración”, explica Charpenel, “pues se puede ver un gran número de galerías y obras en un mismo lugar”.

La mayor ventaja de las ferias, de acuerdo con Zélika García –directora de la feria Zona Maco– es que son una gran opción para quienes no saben de arte o buscan profundizar sus conocimientos.

México Arte Contemporáneo (Maco), Femaco y Zona Maco son tan sólo tres nombres distintos con los que se bautizó a la feria de arte más grande del país, a celebrarse entre el 22 y el 26 de abril próximos, en el Centro Banamex, en la Ciudad de México. “Maco es la feria mexicana más importante y una de las ferias latinoamericanas de más proyección internacional”, dice Charpenel.

Esta vez, la feria presenta el proyecto Zona Maco Sur, para incluir a los artistas de vanguardia más interesantes de Sudamérica, que participarán por invitación, explica Zélika García.

Si bien el arte en México todavía no es tratado fiscalmente del mismo modo que en otros países, es innegable que está acercándose más a las masas, e interesando a las empresas.

En México existen muchas compañías interesadas en el coleccionismo de arte, pero no existen estímulos fiscales que fomenten el desarrollo de artistas. “En cuanto a incentivos fiscales o de cualquier otro tipo, desafortunadamente todavía estamos en pañales en México”, explica Charpenel.

Aun sin estímulos fiscales, formar una colección privada o corporativa ayuda a mejorar la percepción que el público tiene del coleccionista. Si una empresa colecciona arte, “se percibe como socialmente responsable”, comenta el curador.

El arte permite a la empresa hablar sobre su labor, dependiendo del tipo de obras que su colección persigue. “Un ejemplo notable es Televisa”, explica Charpenel, “que decidió redefinir el objetivo de la colección y reforzar la identidad de la empresa”.

Eso quiere decir que al centrar su obra, por ejemplo, en una temática de medios, ya sea en técnica o contenido, la empresa no sólo está haciendo una inversión, sino que está reforzando su identidad y cambiando la percepción de los consumidores. “El arte tiene que ver con sensibilidad y conocimiento, y eso hace que la gente perciba que es una empresa comprometida”, dice Charpenel.

El curador habla desde la experiencia. Hace dos años, junto con otros siete empresarios jóvenes, formó el fondo de inversión Corpus, para comprar arte.

En ese corto tiempo, Corpus ya influye en las tendencias del arte contemporáneo, tanto que su obra ahora está en comodato en el Museo de Arte Contemporáneo de la unam, con obras de Daniel Guzmán, Francis Alÿs, Isa Genzken y Marcel Dzama.


EN BUSCA DEL NUEVO OROZCO

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Gabriel Orozco ya se puede considerar el artista contemporáneo más conocido de México. Y las galerías ahora buscan una nueva estrella. Tal vez algunas ya la han encontrado en Gonzalo Lebrija, exactamente 10 años más joven que Orozco y formado en Guadalajara.

Con uso de variadas técnicas, que incluyen video, fotografía o escultura, este artista ya ha tenido exposiciones en la Colección Jumex y el Museo de Arte Carrillo Gil de la Ciudad de México, y en Berlín, París y Londres. Artistas como él se encontrarán en esta edición de Maco.

DE RENOMBRE

Las exposiciones más importantes del mundo este 2009.
• Art Basel (Basilea, Suiza: 10-14 de junio)
• Art Basel Miami Beach (Miami, EU; 3-6 de diciembre)
• ARCO (Madrid, España; 11-16 de febrero)
• ArteBA (Buenos Aires, Argentina; 22-26 de mayo)
• FIAC (París, Francia; 23-26 de octubre)
• Frieze Art Fair (Londres, Inglaterra; 15-18 de octubre)
• Shanghai Art Fair (Shanghai, China;
10-13 de septiembre)
Ahora ve
Ken, el eterno amor de Barbie, se renueva
No te pierdas
ç
×