Hedge funds al borde de la desaparición

Tanto la crisis como el escándalo Madoff han provocado gran aversión al riesgo en inversiones; el capital administrativo de fondos de cobertura ha caído alrededor de 1.5 trillones de dólares.
Hedge funds  (Foto: Especial)
Bernardo Paasche

Existe mucho glamour alrededor de los famosos hedge funds o fondos de cobertura, pero poca gente entiende qué son. Los hedge funds son fondos de inversión con escasa o nula regulación, y esta característica les otorga gran flexibilidad y les permite participar en cualquier estrategia de inversión: renta fija, renta variable, notas estructuradas, convertibles, valor relativo, arbitrajes entre monedas, arbitraje estadístico, etc. Los hedge funds son tan variados como los seres humanos; hay pequeños, grandes, especializados en algún sector o en varios, internacionales o locales.

Originalmente, estos fondos estaban orientados a individuos o empresas con varios millones de dólares para invertir. El simple hecho de que su clientela fuera gente adinerada justificaba la falta de regulación, ya que se trataba de individuos o entidades con capacidad para administrar y cuidar su riqueza.

Esto cambió con la entrada de los fondos de fondos, que invierten principalmente en hedge funds y que dieron entrada a pequeños inversionistas. De esta forma, la industria llegó a administrar en 2008 aproximadamente 4 trillones de dólares en activos, es decir, cuatro veces el PIB anual de México.

Los hedge funds cobran 2% sobre el capital administrado más 20% sobre utilidades generadas. Sus comisiones son mayores que las de un fondo de inversiones común, por lo que atraen a los inversionistas más talentosos y mejor pagados. De ahí también el glamour que rodea a la industria.

Durante el auge de estos instrumentos, las barreras de entrada en la industria eran bajas. Casi cualquier inversionista con algo de experiencia podía levantar entre 50 y 100 MDD y listo, empezaba a existir un nuevo hedge fund. Esto multiplicó rápidamente el número de fondos.

Pero, a consecuencia de la crisis, varios fondos quebraron. Ahora, la industria enfrenta una oleada de retiros de capital ya que la prima que requieren los inversionistas por riesgo, así como por falta de transparencia, aumentó considerablemente.

La aversión al riesgo está por los cielos. Los inversionistas están retirando su capital de inversiones menos transparentes y se están refugiando en bonos del tesoro estadounidenses. Además, el escándalo de Bernard Madoff ha llevado a los fondos de fondos al borde de la desaparición.

Los fondos de fondos representaban cerca de 40% del capital invertido en hedge funds. Por lo tanto, sobra decir que la crisis de los fondos de fondos afecta en forma directa a los hedge funds. A raíz de la crisis global, el capital administrado por los hedge funds ha caído alrededor de 1.5 trillones de dólares y los activos administrados se desplomaron mucho más debido a la disminución en el apalancamiento de la industria. Esto lleva a una caída de más de 50% en activos administrados.

El futuro de esta industria dependerá, en parte, de los siguientes factores:

Transparencia y regulación: es posible que los gobiernos obliguen a los hedge funds a informar con más transparencia sobre los riesgos. Es crucial que la regulación no sea exagerada ya que esto podría acabar con la industria. La flexibilidad de los fondos es su razón de ser.

Experiencia: los más grandes y con mayor experiencia sobrevivirán. Debido a que los fondos que tuvieron pérdidas no pueden cobrar comisiones hasta recuperar esas pérdidas, tal vez los fondos pequeños no retengan a sus clientes más talentosos.

Retiros: mientras la incertidumbre y la aversión al riesgo permanezcan en niveles elevados es posible que los retiros continúen, por lo que aquellos fondos que no cuenten con liquidez quebrarán.

Cabe aclarar que, a pesar de los tiempos difíciles, estos instrumentos cumplen una tarea clave para el buen funcionamiento de los mercados. En principio, los hedge funds buscan distorsiones en los precios de cualquier activo financiero y las aprovechan para obtener retornos extraordinarios. Esto hace a los mercados más eficientes, es decir, los precios reflejan el valor real de los activos. El boom en el que cualquiera podía abrir un hedge fund se acabó pero, a menos que el gobierno intervenga en una forma destructiva, la industria continuará realizando su tarea esencial de dar eficiencia a los mercados.

El autor es director de MD Advisors, asesores en inversiones de capital.
Comentarios: opinion@expansion.com.mx

 

Ahora ve
30 datos de Lionel Messi a sus 30 años
No te pierdas
ç
×