Los camiones híbridos ‘se venden solos’

La empresa Vehizero tiene solicitados 1,000 vehículos ‘verdes’ que cuestan 200,000 pesos cada uno; tras una crisis de flujo recibió apoyos de Conacyt, CleanTech Fund y el gobierno de Aguascalientes.
sean ohea icaza  (Foto: Gilberto Contreras)
Dino Rozenberg

¿Cómo es la transición de una empresa que no tiene para pagar ni la renta, a una de 200 trabajadores que vende 200 mdp anuales?, ¿cómo se hace para pasar de emprendedor a empresario? Sean O'Hea Icaza, director de Vehizero, responde: "No lo sé. Lo estoy averiguando".

Aun así, este ingeniero químico mexicano va camino al estrellato: su planta en Aguascalientes fabricará en los siguientes 12 meses 1,000 camiones ‘verdes' que cargan una tonelada y alcanzan una velocidad de hasta 150 kilómetros por hora. Grupo Bimbo le compró su primer lote de 25 unidades, pero Vehizero ya tiene pedidos de otras flotillas y distribuidores. "El camión híbrido ni siquiera hay que ofrecerlo, porque es un gran producto y se vende solo", comenta.

O'Hea no parece impresionado y todavía despacha en una oficina sin puertas que comparte con su secretaria, en el barrio de Tlalpan. La punta del hilo, recuerda, hay que buscarla en la contaminación de la Ciudad de México y en los millones de vehículos que tardan horas en llegar a su destino. "Un motor de gasolina consume aunque el automóvil esté detenido, mientras que uno eléctrico sólo utiliza la energía cuando se pisa el acelerador. Con el precio de los combustibles, contaminar es un lujo muy costoso", dice.

Los camiones híbridos cuestan unos 200,000 pesos y utilizan un banco de baterías que se carga en cualquier enchufe eléctrico; además, llevan un generador para recargarse durante la jornada de trabajo. Es un motor tan pequeño que en las versiones de prueba el tanque de combustible era ¡una botella de refresco de dos litros!

El empresario se financió con dinero propio y de fondos de riesgos, que le ayudaron a diseñar tecnología y prototipos. Durante dos años, cuando se secó el flujo, dejó de cubrir la renta y hasta los salarios. "No le pagábamos ni a la secretaria", recuerda, y, aun así, muchos trabajadores siguieron leales.

Ahora se hizo la luz: recibió recursos de Conacyt y de CleanTech Fund, un fondo ‘verde' administrado por el Grupo Econergy. Con apoyos del gobierno de Aguascalientes se construyó una planta. A pesar de la crisis, O'Hea no tiene problemas para producir las 1,000 unidades, ya que están totalmente vendidas.

Ahora ve
No te pierdas