Peligros a la vista

Que EU supere la crisis no significa que México salga anclado, dice el director de Visor Financiero; él explica cómo los indicadores de debilidad fiscal propios provocarán un último trimestre...
Crisis  (Foto: Cortesía SXC)
Joel Martínez

La economía mexicana vivirá un segundo semestre en el que los mercados financieros tendrán un entorno externo menos agresivo. Pero esto no significa que el PIB en México crecerá de manera automática y que habrá tranquilidad en el tipo de cambio, las tasas de interés y en las bolsas locales.

Los índices adelantados de la actividad económica de mayo en EU, como el de confianza al consumidor, el de gerentes de compra (Institute for Supply Management) y el de precios de vivienda (S&P/Case-Shiller), muestran que su economía está en franco proceso de superar la recesión.

Las discusiones en EU serán si en el cuarto trimestre de este año o en el primer trimestre de 2010 el PIB comenzará a registrar un incremento así como la velocidad a la que se recuperará el crecimiento.

Por el contrario, en México apenas en el segundo trimestre la recesión habría tocado fondo. La caída del PIB del segundo trimestre (medida anualmente) será igual o peor que la del primero, que fue de 8% anual.

Aunque EU superará el ciclo recesivo, esto no significa que México podrá salir anclado, ya que nuestro país tiene sus propios motores hacia la depresión económica:

1. Los efectos de la influenza han sido devastadores para los polos turísticos y cobrarán su factura en el crecimiento económico y en el deterioro de la cuenta externa.

2. La tardanza en la recuperación de la industria automotriz de EU. En promedio, de enero a abril las exportaciones cayeron 38% hacia Estados Unidos y 46% al resto del mundo.

Las quiebras de Chrysler y General Motors indican que su relanzamiento tardará entre tres y seis meses, y esto afectará a México. La mayor profundidad de la recesión está derivando en una caída en la recaudación tributaria, que se ha juntado con menores precios del petróleo.

La debilidad fiscal es clara, tanto, que la calificadora Standard & Poor’s ha puesto en revisión la calificación de la deuda soberana de México. Los tiempos son cortos. Y esto porque la debilidad de las finanzas públicas tendrá que resolverse en el marco de la propuesta de la Ley de Ingresos y el presupuesto para 2010, que el Congreso tendrá que discutir a más tardar en noviembre.

Bajo este escenario, viviremos un último trimestre de incertidumbre en cuanto a los caminos que se tomarán para combatir la debilidad fiscal: nuevos o más impuestos, recorte al gasto o mayor déficit fiscal. Hasta ahora, el secretario de Hacienda muestra una tendencia a usar un poco de cada opción; pero falta ver qué dice el Congreso, y cómo reaccionan los mercados financieros.

Una recesión más profunda y duradera, y la debilidad fiscal ya cobró factura al peso.

Del 16 de septiembre de 2008 (día de quiebra de la correduría Lehman Brothers y del inicio de la crisis de liquidez global), a la última semana de mayo, el peso mexicano se devaluó 22.5%; el real brasileño, 12.5%; el peso colombiano, 6.7%; el peso chileno, 3.9%, y el sol peruano, 0.8%.

Todo parece indicar que viviremos con una paridad volátil, fluctuando entre un piso de 13 a 13.10 pesos por dólar y un techo de 13.30 a 13.40 pesos por dólar. Un techo tan bajo en la paridad es resultado del blindaje realizado por las autoridades monetarias que lograron, gracias a las líneas de crédito con el FMI, la línea de swap con la Reserva Federal y las coberturas de precio del petróleo, entre otros.

En el mercado de tasas se podría esperar que el relajamiento termine entre junio y julio. La tasa de referencia puede alcanzar un mínimo de 4.75 a 5.25%. Pero, hacia fines de 2009, reaparecerán las presiones y subirán las tasas, debido a dos factores:

1. La economía en EU podría observar un ligero crecimiento del PIB en el cuarto trimestre de este año o en el primer trimestre de 2010. Este fenómeno abrirá la puerta para que la Fed suba su tasa de referencia en algún mes de 2010.

2. La recuperación de los precios internacionales de los commodities hará que regrese el fantasma de la inflación en México. Entre el segundo y el tercer trimestre de este año el país podría vivir un cuadro claro de estanflación.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El autor es director general de Visor Financiero

 

Ahora ve
30 datos de Lionel Messi a sus 30 años
No te pierdas
ç
×