VW usa a México de trampolín rumbo a EU

La firma alemana, 15 en Las 500 de Expansión, se consolida como líder en autos compactos en el país; invierte 1,000 mdd en montar su primera planta de ensamble en Tennessee, que operará desde 2011.
Otto Lindner  (Foto: Duilio Rodríguez)
Zacarías Ramírez

A pesar de la recesión económica, los tres primeros meses del año fueron excepcionales para Automotores Ávila Camacho, una agencia de Volkswagen en Guadalajara. Sus ventas crecieron casi 12%, un agradable contraste en comparación con la caída de 26% que registraron las ventas del sector automotor en el mismo periodo.

“Pensamos que si bien nos iba, estaríamos igual que el año pasado, pero sorprendentemente vamos arriba”, dice Moisés de Anda, gerente de ventas de la agencia tapatía.

Lejos de la debacle de GM y Chrysler, Volkswagen (VW), que ocupa el lugar 15 en el ranking "Las 500 empresas más importantes de México" de la revista Expansión, ha logrado sortear la crisis que azota a la industria automotriz. Si bien la firma alemana no ha sido ajena a la tendencia a la baja, la caída de sus ventas en el mercado interno no ha sido tan estrepitosa; además, mantiene el liderazgo en el segmento de autos compactos.

VW de México será también una parte importante de la nueva estrategia del grupo para Norteamérica, la cual contará a partir de 2011 con una planta en Tennessee, la primera de la firma alemana en Estados Unidos. Las operaciones mexicanas serán reforzadas con 1,000 millones de dólares y complementarán la oferta de vehículos en Estados Unidos.

En los primeros cuatro meses de este año, las ventas de GM y Chrysler en el mercado mexicano cayeron 40 y 34%, respectivamente. Por el contrario, las de VW retrocedieron sólo 6%, según cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA). Volkswagen de México obtuvo la mayor participación de mercado (30%) en el segmento de autos compactos, gracias a las ventas de sus modelos Jetta y Bora. La firma superó ampliamente la cuota de Nissan (15%), con sus modelos Tiida y Sentra, y la de Toyota (6%), con el Corolla. Y a nivel de todo el sector, ocupa el tercer lugar en el mercado. 

Esto, a pesar de que la demanda local se encuentra deprimida por la recesión, la escasez de crédito y la importación masiva de autos usados. “Es algo que no conseguíamos desde los tiempos del ‘vocho’”, dice Thomas Karig, vicepresidente de Relaciones Corporativas y Estrategia de la empresa.

Como otras compañías, VW tuvo que adaptarse a la caída del mercado estadounidense, el más importante para México. La producción total de vehículos cayó 42% entre enero y abril, debido al desplome de las exportaciones a EU. Según la AMIA, podría cerrar el año con una baja de 25%.

Para ajustar inventarios, VW bajó su producción 30%: eliminó un turno en la línea de ensamble del Beetle y el Jetta, y recurrió a paros técnicos. Su planta ubicada en Puebla exporta 30% de su producción a EU. “El reto es no perder dinero y cuidar el flujo”, indica Karig. 

La firma espera volver a su ritmo habitual de producción de 1,500 autos al día y no tener que recurrir a más paros técnicos. 

la-marca-mas-solida.gif

Además de lidiar con la crisis, VW se dispone a conquistar el mercado de EU, donde hasta ahora su participación ha sido minoritaria. El grupo alemán tiene la oportunidad de jugar un papel protagónico en el mayor mercado del mundo y busca aprovecharla. Por ello, invierte 1,000 MDD en montar su primera planta de ensamble en Chattanooga, Tennessee, para comenzar a operar en 2011.

“Volkswagen tiene en EU una larga tradición y un nicho de mercado muy específico entre quienes buscan un auto europeo con un diseño refinado y un desempeño extraordinario”, dice Otto Lindner, presidente del consejo ejecutivo de Volkswagen de México. El ejecutivo añade que el grupo busca introducir en EU una gama de vehículos con motor a diesel.

“Las circunstancias en EU le favorecen”, dice Guido Vildozo, analista de la consultora IHS Global Insight. Si bien todas las armadoras padecen la crisis, VW puede compensar las caídas en ventas globales con sus buenos resultados en China y en Brasil.

De hecho, mientras la crisis golpea a la competencia, su posición en EU mejora. Aunque sus ventas bajaron 16% en abril, en los últimos 12 meses su participación de mercado subió de 2.8 a 3.1%. “Este posicionamiento en EU podemos aprovecharlo cuando venga la recuperación, en 2010 o 2011”, dice Karig. VW cree poder duplicar a 6% su cuota de mercado en EU en nueve años, con la venta de un millón de unidades. Para ello, dicen los analistas, ampliará su capacidad de producción en México y lanzará nuevos vehículos para el consumidor estadounidense. “La compañía ya está en sintonía con la tendencia a preferir autos chicos, ya no tiene que invertir en desarrollarlos, dice Vildozo.

Aunque la planta de VW en Puebla ya no será la única en Norteamérica, el plan para EU es una buena noticia. Desde México aumentará el envío de productos a ese país y una vez que funcione la planta de Tennessee el intercambio será en ambos sentidos, añade el analista.

El año pasado, VW anunció una inversión de 1,000 MDD para ampliar su capacidad de producción en México. Según fuentes al tanto del proyecto, la empresa instalará una nueva plataforma para el auto que remplazará al Jetta. La armadora declinó confirmar la versión y revelar cuándo empezarán a operar las nuevas instalaciones. “Pronto habrá un anuncio”, indica Karig.

La planta en Tennessee comenzará a ensamblar en 2011 un sedán mediano, cuyo nombre aún no se revela. Al producir en dólares, VW podrá bajar costos para mejorar sus precios, un tema en el que está en desventaja.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Con un precio de 23,000 dólares, la camioneta VW Tiguan compite con vehículos que la competencia ofrece en 21,000, dice Vildozo. En el mercado masivo, VW enfrentará a jugadores agresivos, como Hyundai, Honda, Toyota y una pléyade de agresivos jugadores coreanos.

Con el telón de fondo de la crisis se gesta un nuevo reparto del mercado de EU, y VW quiere su parte.

Ahora ve
Elmo, de Plaza Sésamo, visitó un campamento de refugiados en Jordania
No te pierdas
ç
×