Jubilados extranjeros salvan el turismo

Los baby boomers son un detonante de la industria turística mexicana y la influenza no los asustó; se estima que entre el 2010 y el 2012 el derrame que dejen estos visitantes será de 8.5 mdd anuales.
Jubilados  (Foto: AP)

Que quede claro: la influenza no espantó a los baby boomers (aquellos que nacieron después de la Segunda Guerra Mundial) de venir a México. Por el contrario, su interés ha aumentado. Actualmente viven en el país 1.2 millones de extranjeros jubilados con residencia y se prevé que para 2020 la cifra crecerá a cinco millones de personas, un gran potencial de mercado que demandará servicios.

Esto lo sabe bien REES México, empresa dedicada a planeación, diseño y arquitectura, que lanzó una estrategia para replicar en México el modelo estadounidense Senior Living (Vida Adulta), residencias que incluyen espacios recreativos, de convivencia y servicios de salud de alto nivel.

La estadounidense REES desembolsará en los proximos cinco años 200 millones de dólares (MDD) para levantar desarrollos en la Ciudad de México, Puebla, Morelia, Querétaro y Baja California. Para complementar los servicios de estas residencias la compañía ha hecho alianzas con instituciones médicas y de rehabilitación, indica su presidente y director general, Isaac Abadi.

Grupo Davbsa, enfocado en la operación de residencias de adultos mayores mexicanos de clase media y media alta, arrancará en los próximos meses la construcción de una residencia para 100 inquilinos estadounidenses y que requerirá de una inversión de 20 MDD. Marco Álvarez, socio director de la compañía, confía en que tendrá éxito. “En México, los costos son 60% más baratos que en EU”, dice.

Datos de la Asociación Mexicana de Asistencia en el Retiro (AMAR) revelan que entre 2010 y 2012 se construirán más de 120 residencias de retiro en Jalisco, San Luis Potosí, Yucatán, Nuevo León, Guanajuato, Baja California y Sonora. Cada una albergará a 350 residentes, y cada jubilado gastará en promedio 1,500 dólares mensuales. Al mes erogarán 525,000 dólares. Si un jubilado destina más de 35% de su gasto a actividades recreativas y cuidados de salud “se tendrá una derrama de 8.5 MDD anuales”, pronostica Javier Godínez, presidente de la AMAR.

Uno de los obstáculos que podrían frenar el desarrollo de este sector es que México carece de la flexibilidad en trámites fiscales y de inmigración e incentivos fiscales que sí ofrecen otros países, como Costa Rica y Panamá, para atraer el mercado de los baby boomers.

Ahora ve
Tesla desvela su prototipo de tráiler eléctrico con conducción autónoma
No te pierdas
×