Martí culpa a las dos bandas

Alejandro Martí cuenta a Expansión que no tiene dudas sobre los secuestradores de su hijo Fernando; para él ambas bandas, La Flor y Los Petriciolet, trabajaron juntas o lo hicieron sus células.
Marti  (Foto: Duilio Rodríguez)
Ricardo J. Galarza

Alejandro Martí, empresario y fundador del Sistema de Observación para la Seguridad Ciudadana (SOS), no tiene dudas sobre quienes secuestraron y asesinaron a su hijo Fernando, pese a las nuevas revelaciones del caso que confundieron a la opinión pública. Para él, ambas bandas (La Flor y Los Petriciolet) trabajaron juntas. El defensor de la causa contra el secuestro habló con Expansión antes y después del último informe de la PGR.

¿Está usted confundido con las nuevas revelaciones sobre el asesinato de su hijo?
No estoy confundido. Se me hace muy claro. Se reconoció la casa de seguridad, todo coincide. El hombre confiesa y da datos de Fernando que no podría haber inventado. No tengo duda.

¿Debemos asumir entonces que no fue la banda de La flor sino la de Los Petriciolet?
No, la conclusión a la que yo llego es que las bandas trabajan en células y no se conocen entre ellas. Hay entre 11 y 12 personas que participaron en el secuestro de mi hijo. Dos lo llevaron a la casa de seguridad, pero hay nueve que él confesó no conoce.

¿Entonces ambas bandas trabajaron juntas?
Sí, por una razón muy sencilla: otras víctimas de La Flor reconocen la misma casa de seguridad. Entonces, o las dos bandas trabajaron juntas o lo hicieron sus células.

¿No le parece que el gobierno se ha centrado demasiado en el combate al narcotráfico y ha descuidado el tema del secuestro?
El narcotráfico es un problema mundial. En otros países también hay estas bandas. Lo que es exclusivo de México son los niveles de violencia e inseguridad.

¿Cuánto tiempo le dedica ahora a eso?
El 70% de mi tiempo. A mi negocio, el 30%.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

¿Por qué lo hace?
Lo siento como una obligación de honrar a mi hijo.

¿Cómo se ha sentido estos días?
Hace cinco días que no duermo, me leo todo lo que se publica. Pero debo decir que es un alivio saber que las cosas se aclaran. Ahora tenemos que seguir y terminar con este problema de raíz; no es que agarramos al jefe y ya está. No, ahora tenemos que investigar y entender por qué no llegó el pago, si yo pagué. Tenemos que ir al fondo de las cosas.

Ahora ve
Así se vivió la emoción del eclipse en Salem, Oregon
No te pierdas
×