Tiemblan los bancos de inversión en EU

Ante la propuesta de Obama para regular los derivados, Wall Street se prepara para defenderlos; el mercado de derivados no regulados mueve 592,000 mdd, cinco bancos ganarán 35,000 mdd por ellos.
JPMorgan  (Foto: AP)
BLOOMBERG NEWS -

Wall Street se prepara para librar una batalla en defensa de uno de sus feudos más provechosos: el mercado de derivados no regulado, que mueve alrededor de 592,000 millones de dólares (MDD) y encara la mayor reforma desde su creación hace 30 años.

Cinco bancos de Estados Unidos, entre ellos JPMorgan Chase, Goldman Sachs Group y Bank of America, ganarán más de 35,000 MDD este año por negociar contratos de estos instrumentos. En juego está cuánto de este negocio podrán conservar estas instituciones y otros intermediarios.

“Los modelos de negocios de los grandes intermediarios tienen tan pocas oportunidades de obtener beneficios que tienen que defender la última gran frontera de las rentabilidades de dos y hasta tres dígitos”, dice Christopher Whalen, director general de Institutional Risk Analytics, con sede en Torrance, California, que analiza bancos para inversionistas.

La batalla en Washington, que se da a puerta cerrada, se ha visto opacada por el debate sobre la reforma sanitaria que empuja el presidente Obama. Esto le conviene a los bancos de inversión, que durante años ejercieron calladamente su poder financiero y de cabildeo sobre el Congreso para combatir las iniciativas enfocadas a regular los derivados.

Esta vez podría ser distinto. La razón: la generalizada ira pública y del Congreso por el papel que instrumentos derivados, como las permutas de riesgo crediticio (CDS, por sus siglas en inglés), desempeñaron en la peor crisis financiera desde la Gran Depresión en los años 30.

“El público no está muy a su favor”, dijo Richard Lindsey, ex director de Regulación de Mercados en la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) que trabajó en el banco de inversiones Bear Stearns de 1999 a 2006. “En algunos lugares, nadie querrá escucharlos”, dice al referirse a las firmas de Wall Street que negocian estos instrumentos.

Tiemblan los bancos
Parece un mal augurio para el sector el hecho de que en agosto pasado, cuando el gobierno del presidente Barack Obama anunció su plan para regular los mercados de derivados no haya revelado los detalles y el calendario específico.

Robert Pickel, director de la Asociación Internacional de Swaps y Derivados, y Scott DeFife, cabildero jefe de la Asociación del Sector de Valores y Mercados Financieros, estaban reunidos con el subsecretario del Tesoro, Neal Wolin, el 11 de agosto cuando éste mencionó que las propuestas serían enviadas al Congreso dentro de 60 minutos, según una persona con conocimiento de la reunión. El aviso a última hora no era algo a lo que ellos estaban acostumbrados.

“El gobierno desea mantener el control y la iniciativa en esto”, dijo Craig Pirrong, profesor de Finanzas de la Universidad de Houston que ha testificado ante el Congreso sobre la negociación de los derivados. “Querían asegurarse de plantear su visión sin influencia alguna del sector”.

La propuesta de Obama presentada ese día constituye un esfuerzo por instaurar la supervisión y el control del mercado de derivados no regulado. El mercado consiste en contratos negociados de manera privada que permiten a las compañías o a los inversionistas protegerse de los cambios en el valor de los bonos, las tasas de interés, las monedas, las materias primas o las acciones, o hacer apuestas sobre dichos instrumentos financieros. El mercado no está regulado y los precios no se publican.

Hacia finales del primer trimestre, los cinco operadores de derivados más grandes de Estados Unidos (JPMorgan, Goldman Sachs, Bank of America, Morgan Stanley y Citigroup) tenían 95% del valor de los derivados por 291,000 millones de dólares de las 25 sociedades bancarias más grandes del país, según un informe de la Oficina del Contralor de la Moneda (OCC, por sus siglas en inglés). Más de 90% de esos derivados fueron negociados en mercados no regulados, según la OCC.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En los primeros seis meses de 2009, esos cinco bancos ganaron 35,000 MDD negociando derivados, como permutas de tipos de interés y riesgo crediticio (CDS), e instrumentos líquidos, como bonos del Tesoro y de empresa, según informes preparados por el Banco de la Reserva Federal (Fed). El plan de Obama requeriría que los derivados más comunes, o estandarizados, fueran procesados mediante cámaras de compensación, cuyos miembros cubrirían las transacciones en caso de impago.

(Con información de Christine Harper y M. Leising.)

Ahora ve
El expresidente peruano Alberto Fujimori podría salir de prisión
No te pierdas
ç
×