Red social promueve el contacto humano

Aka-Aki es una firma que conecta a miembros de una red virtual para que se conozcan en la vida real; con tan sólo un año de operaciones y 18 empleados mantiene una base de 270,000 usuarios activos.
aka-aki  (Foto: Especial)
Marco Appel
BRUSELAS, Bélgica -

Una tarde de junio, en la terraza de un bar en la animada zona berlinesa de Mitte, Inge toma un café. Su teléfono celular hace bip. Le avisa que hay 11 miembros de la red social Aka-Aki que, en vehículo o a pie, pasan a menos de dos kilómetros de donde ella está.

Inge está conectada a internet, y esa novedosa ‘red social móvil’ ha convertido su teléfono en un dispositivo de geolocalización. En la pantalla de su celular se despliegan las fotografías y datos personales de estos otros afiliados.

Suena otro bip. Se suma Stephan, un diseñador de 29 años que adora el jazz y vive a la vuelta del bar. Le manda un mensaje y, mala suerte, no puede acompañarla porque está trabajando. Inge recibe más tarde un mensaje de Joachim y quedan de verse. Un miembro de Aka-Aki puede recibir 30 mensajes como éstos por día.

“Las comunidades virtuales son únicamente divertidas cuando estás en tu casa sentado frente a la computadora”, dice Roman Hänsler, cofundador y director de Relaciones Públicas de Aka-Aki, que el pasado 3 de abril cumplió un año de operar comercialmente. “Las cosas más excitantes pasan afuera: en la calle, las discotecas, los bares, en el metro o en la escuela”.

Aka-Aki es la sensación en algunas partes de Europa. La idea es de cinco estudiantes de publicidad de Berlín quienes en 2006 iniciaron el negocio, y en julio de 2008 lograron que una firma alemana de capital de riesgo, Creathor Venture, invirtiera un ‘pequeño monto’ (no revelado) que les permitió despegar. Hoy la empresa tiene 18 empleados.

Ganar un lugar en el mercado europeo de servicios telefónicos no ha sido fácil. A finales de 2007, Aka-Aki no superaba los 1,000 suscriptores, pero en abril de 2009 tenía 100,000 y 270,000 tres meses después. Es compatible con cualquier teléfono, y tiene versiones en alemán, inglés, italiano, francés y, próximamente, en español. Técnicamente, el sistema podría funcionar en México, dice Hänsler.

El sistema se descarga de su sitio web, es y “será gratuito”, asegura. Su potencial publicitario juega a favor: Aka-Aki está enfocado en un segmento de gran interés para las empresas: un consumidor urbano de entre 24 y 34 años con un poder adquisitivo “por encima del promedio”. Hace poco, la firma alcanzó un acuerdo con la telefónica E-Plus, una de las más importantes de Alemania, para mantener sin costo el servicio.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Hänsler declinó divulgar los ingresos de la compañía, pero informó que “este año, por primera vez, está generando dinero”. Su principal ingreso es la venta de publicidad y de mercadotecnia móvil. Por ejemplo, Aka-Aki patrocina ahora un concurso de grupos de rock en festivales que organiza Coca-Cola (Soundwave Discovery Tour). Creó una ‘comunidad’ para el evento, y les distribuye boletos VIP para los conciertos.

Este tipo de publicidad genera en Alemania 120 millones de dólares (MDD) anuales. El monto alcanzará por lo menos 430 MDD en el mismo periodo en 2013, según la Mobile Marketing Association de ese país. Sin duda, un incentivo estratégico para la futura viabilidad financiera de Aka-Aki, ya que han nacido competidores en la región. Mobiluck en Francia, MeetMoi en Estados Unidos e Imity en Dinamarca.

Ahora ve
Diez alimentos que le hacen bien a tu cerebro
No te pierdas
×