Dish trae más que ofertas

La televisión de paga vía satélite disparó las ventas y abrió la competencia con la llegada de Dish; Televisa se ha visto obligada a ofrecer productos de bajo costo y estrategias controversiales.
dish  (Foto: Adán Gutiérrez)
Leonardo Peralta

Es mediodía en Plaza Coacalco, un centro comercial en el municipio mexiquense. Señoras caminan con bolsas hacia la parada de microbuses y adolescentes van a la zona de comida rápida. Sin embargo, en uno de los locales la gente se detiene y mira. Algunos entran y preguntan si el precio es real; otros piden detalles. Javier Aguilar asegura: “Sí, cuesta 149 pesos, IVA incluido”.

Aguilar añade que se puede pagar “en bancos con un talonario o en el recibo de Telmex”. En locales como éste, MVS marca una nueva señal para la televisión satelital (llamada Direct to Home, DTH) a bajo costo, y a la medida del cliente. Todo dentro de un entorno donde Sky se enfrenta a viejos rivales y se avizoran nuevos, como Axtel. Todos van por millones de usuarios en mercados de bajos ingresos.

Es un nuevo mercado. Sky (de Televisa y News Corp) operaba un monopolio desde la salida de DirecTV, en 2004.

“Sky se quedó con todo el mercado por cinco años”, dice Diego Gamboa, de The Competitive Intelligence Unit (CIU).

Y no era barato. En un estudio de 2001, Profeco establecía que el servicio básico de DirecTV costaba el equivalente a 36 dólares al mes, contra 54 de Sky. Cuando DirecTV salió, Sky se quedó con uno de cada cuatro de los suscriptores de tele de paga (DTH y cable, para un total de 4.7 millones).

MVS declinó hablar para esta edición, pero en entrevista con Expansión en abril, José Luis Woodhouse, vicepresidente de la empresa, dijo que “a fines de 2002 el mercado de la televisión de paga no crecía; investigamos y hallamos que no existía un producto accesible a la mayoría de los consumidores”. Aprovechando la experiencia en tele de paga por microondas, lanzaron MásTv, un servicio de menos de 100 pesos para la base de la pirámide.

Esto coincidió con el despegue de la convergencia y el Triple Play, que permite que telefónicas y cableras den servicios de voz, internet y video. Woodhouse dice que MVS inició en 2007 pláticas con EchoStar (operador de satélites y DTH) y desde noviembre de 2008 arrancaron las pruebas para lanzar Dish, un servicio en alianza con Telmex (que hace el cobro). El paquete más económico es de 31 canales por 149 pesos, con un cargo único por suscripción de 399.

Interés por la pantalla
Aguilar, el agente de Dish, dice que “no hemos visto crisis. Desde abril hay filas de gente para pedir informes. Vienen de Ecatepec, Tecámac y hasta de Tizayuca, Hidalgo, a suscribirse”. Pero la competencia acecha al final del pasillo: Verónica Tenorio, vendedora en un módulo de Sky, defiende la contraofensiva de su empresa: “MiSky es un sistema de módulos de canales; contratas los que necesitas. Un módulo de canales de películas cuesta 219 pesos y uno de noticias, 65”.

En un reporte, Televisa señala que “durante el segundo trimestre del año, Sky ha enfrentado una creciente y agresiva competencia, así como una baja en la actividad económica”. De cualquier forma, Sky facturó 2,443 MDP en el periodo.

Así, no extraña que Televisa recurra a productos de bajo costo como MiSky e incluso a estrategias controversiales: Dish no ofrece canales de televisión abierta de Televisa porque ésta los hace disponibles sólo en un paquete de 14 canales (cuatro frecuencias de señal abierta más 10 señales de la subsidiaria Televisa Networks) a un precio de 1.96 dólares al mes por usuario.

No es un asunto menor. Según Gamboa, “el que DirecTV no pudiera tener canales abiertos fue una de las razones de su fracaso en México. Es clave para la competencia que no pasen este tipo de cosas”.

En este entorno de competencia se sumaría un nuevo jugador. Axtel (el segundo mayor operador de telefonía fija) anunció su “concesión para proveer el servicio de televisión de paga o televisión satelital en México”. La telefónica de Tomás Milmo facturó más de 850 millones de dólares en 2008. Según Manuel Jiménez, analista de Ixe Grupo Financiero, “35% del mercado de Axtel es residencial, por lo que esta autorización les permitirá enfocarse a un mercado de altos ingresos, que es donde se encuentra su base de clientes”.

Pero el segmento popular seguirá como la gran veta de negocio. Para CIU, 89% de los telehogares en los mercados A y B están cubiertos por tele de paga y se acercan a la saturación; al tiempo que el mercado C tiene un índice de penetración de 33% y los mercados D y E tienen una cobertura de 17%.

“Si la mitad de los hogares en estos mercados paga, se llegaría a un índice similar al de otras naciones latinoamericanas”, dice Gamboa. Es el caso de Argentina, con 80% de cobertura, o Brasil, con 65%.

Usuarios en el aire
La irrupción de nuevos jugadores crea distorsiones en la estadística oficial. El 9 de julio, MVS dijo tener 530,000 suscriptores de Dish. Una semana más tarde, Televisa informó que Sky contaba con 1.65 millones. Con esas cifras, el total del mercado DTH sería de 2.18 millones de telehogares en ese nicho.

Pero en su informe del primer semestre de 2009, la Comisión Federal de Telecomunicaciones informó que al final de junio había 1.77 millones de suscriptores. ¿Se habrán registrado 410,000 usuarios en sólo dos semanas?

Lo cierto es que el DTH crece a pesar de los riesgos de infraestructura. Depende de una tecnología que llega a zonas remotas pero, según Gamboa, “no es buena para transmitir internet o telefonía, por lo que no puede competir contra opciones como el cable”.

Si los proveedores de DTH quieren llegar más allá de la cuarta parte del mercado, tendrán que ofrecer Triple Play, ya sea por medio de alianzas (como MVS con Telmex o Axtel con Cablemás y Yoo, de Cablevisión con otros cuatro socios); adquisiciones (Televisa se marca sola en esto); o como hizo Axtel, consolidando sus operaciones.

Lejos de este debate, en la avenida Gustavo Baz, en Tlalnepantla, Alejandro Ortega, propietario de la dulcería La Colmena, mira el canal Discovery desde su televisión, empotrada entre bolsas de paletas y bombones. “Hace tres meses pasaron los vendedores de Dish y por el precio tan bajo me gustó y me suscribí. Tardaron día y medio en instalar y me llega la cuenta con el recibo de Telmex”.

Ortega ya es cliente de Sky en su casa pero ahora evalúa un cambio. “Quizá me cambie a Dish si el servicio es tan bueno, al fin y al cabo, lo que a mí me interesa nada más son noticias y documentales”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Y probablemente será ése el mayor reto en el mercado DTH, la competencia abre el mercado y deja al cliente la posibilidad de elegir. “El negocio crece aceleradamente en el sector popular, pero a medida que el mercado madure, los clientes comenzarán a buscar opciones más sofisticadas”, dice Gamboa. “Los proveedores buscarán ofrecer paquetes de servicios que impidan la rápida migración y ofertas de valor agregado, como video en alta definición o películas bajo demanda”.

Mientras tanto, en Plaza Coacalco, además de Sky y Dish se halla un local de Cablecom, un proveedor local de televisión por cable, que ofrece su mejor promoción: 76 canales por 250 pesos mensuales. La gente pasa de largo.

Ahora ve
En la última década, el trabajo desde casa aumentó 115% en todo el mundo
No te pierdas
ç
×